¡Comparte!

La venta irregular de alcohol en Puebla capital es un negocio fructífero que persiste, pese a la intervención de las autoridades. En la primera mitad del año, el 53% de los operativos se concentraron en unidades habitacionales. En cambio, el 47%, tuvieron lugar en alguna de las 17 juntas auxiliares.

Los vecinos de la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan apenas pueden caminar por las angostas banquetas de la calle Francisco I. Madero, sorteando a los puestos ambulantes que, en cartulinas de color rosa y verde, anuncian micheladas en hasta sesenta pesos.

En esta zona, ubicada al norte de la ciudad de Puebla, en la zona limítrofe, el tráfico es denso. Los automóviles rozan a centímetros de lonas, sillas y mesas, que ocupan al menos dos metros de la calle, turnándose con otros vehículos para avanzar.

Con bolsas de mandado y hasta con niños tomados de la mano, personas de todas las edades caminan con su vaso de un litro. Por el ajetreo y el apabullante calor, el chamoy —bañado con ajonjolí—, resbala sobre el logotipo de Corona.

La misma variedad de bebidas se repite en la Unidad Habitacional de la Rivera Anaya, donde las rejas de estacionamiento han sido adaptadas con mesas, sillas y hasta una bocina que permite cantar el reggaetón y la música de banda a todo volumen.

En los tianguis y mercados de diversas juntas auxiliares y unidades habitacionales, ha proliferado la venta de bebidas alcohólicas, en especial las micheladas. Aunque se tienen cifras de decomisos y regulación, en CENTRAL se ha documentado el aumento y normalización de este comercio, que se da sin normas de por medio. 

La venta irregular de alcohol en Puebla se ha hecho presente en unidades habitacionales como Loma Bella, Manuel Rivera Anaya, Manzanilla y Amalucan.

También en las juntas auxiliares de San Francisco Totimehuacan, San Pablo Xochimehuacan, San Felipe Hueyotlipan, San Miguel Canoa, Ignacio Romero Vargas, San Sebastián de Aparicio y La Libertad.

Además, en algunos de los mercados y tianguis de la capital poblana se han encontrado este tipo de puestos, como son: Zaragoza, Morelos, Los Lavaderos, Xonaca, Hidalgo e Independencia.

Estos espacios ocupan banquetas, camellones y espacios para peatones que han sido adaptados con mesas y sillas para clientes.

Sin embargo, es de mencionar que el actual gobierno de Eduardo Rivera Pérez ha afirmado en varias ocasiones, desde su entrada en octubre de 2021, que se regularán los mercados municipales y tianguis de la ciudad, lo cual avanza a paso lento.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Unidades habitacionales y juntas auxiliares, el centro de los decomisos

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) registró 22 denuncias vecinales por venta de alcohol, principalmente en juntas auxiliares, tianguis y unidades habitacionales, que se ubican en las zonas periféricas de la ciudad de Puebla.

Por otra parte, la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial del Ayuntamiento de Puebla, realizó un total de 43 sanciones y clausuras de negocios ambulantes con venta de alcohol, del 1 de enero al 6 de junio del presente año, de acuerdo con información compartida por dicho órgano a CENTRAL.

De estas acciones, el 53.49% ocurrieron en unidades habitacionales, pues de los 23 operativos registrados, nueve derivaron en sanciones y 14 en clausuras de comercios con venta irregular. En cambio, en las juntas auxiliares se concentraron el 46.51% de los operativos, pues, con un total de 20 acciones, se efectuaron 4 sanciones y 16 clausuras.

Sin embargo, en la administración municipal de Claudia Rivera Vivanco, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad tenía 77 expedientes por venta ilegal de alcohol en unidades habitacionales, hasta agosto del 2021.

La entonces titular de dicha dependencia, María Graciela León Matamoros, informó que los vendedores presentaron tres amparos para evitar el retiro de rejas que, en los cajones de estacionamiento, forman espacios improvisados para el consumo.

La propia secretaria reconoció que la venta de cerveza y la adaptación de las cocheras es una práctica común en las unidades habitacionales, pues por la sola modificación de las jaulas de estacionamiento, tenían 10 procesos.

El tema de las rejas evidentemente es complejo porque no están permitidas como tal en los espacios públicos, en la Secretaría Desarrollo Urbano lo que hacemos es hacer inspecciones constantes en distintos tipos y espacios del municipio y también muchos que tienen que ver con denuncia ciudadana, entonces los inspectores acuden e inician con el procedimiento”.

Esta situación ha causado conflictos para los vecinos de cada una de las unidades habitacionales y de las juntas, debido al exceso de basura, al alto volumen de la música y hasta por riñas entre clientes, siendo los días de mayor concurrencia los sábados y domingos.

Este es un trabajo de Mariana Camarillo y Bryan Rivera.

Te puede interesar: