¡Comparte!

¡Qué la fuerza lo acompañe! Murió Colin Cantwell, el diseñador de la Estrella de la Muerte y otras icónicas naves de la saga Star Wars.

El artista falleció a los 90 años en su hogar en el estado de Colorado, Estados Unidos, informó su esposa Sierra Dall, el pasado domingo 23 de mayo al Hollywood Reporter.

El diseñador nacido en San Francisco en 1932 estudió en la Universidad de California con especialidad en Animación. También pasó por la Escuela de Arquitectura de Frank Lloyd Wright antes de iniciar su carrera en Hollywood.

Su increíble imaginación para trabajar en estudios donde se realizaban películas de ciencia ficción está relacionada con sus trabajos en el Laboratorio de Propulsión a Chorro y la NASA, donde colaboró en programas educativos sobre vuelo.

Incluso, tuvo participación con la agencia CBS News encargada de transmitir el alunizaje del Apolo 11, narrado por el periodista Walter Cronkite en 1969.

Fue así que a petición de George Lucas, se desempeñó como artista conceptual desde la primera película de Star Wars y en 1974 fue contratado de manera oficial.

Junto con Lucas, Colin Cantwell creó los diseños originales de varias naves y vehículos más famosos de la franquicia, entre ellos la Estrella de la Muerte, el caza X-wing, el Y-wing, el destructor estelar, el TIE Fighter, el Tantive IV (el que iba a ser el Halcón Milenario) entre otros.

Pero antes de ser conocido por la Guerra de las Galaxias, trabajó con Stanly Kubrick para crear el universo del clásico del cine “2001: Una odisea del espacio”, en la cual tuvo a su cargo los efectos especiales, incluso presentó la idea de iniciar la cinta con la famosa escena de los hombres al amanecer. A la lista se suman títulos como “Encuentros cercanos del tercer tipo” y “Juegos de guerra”.

En sus últimos años, rechazó la oferta para liderar el estudio de efectos especiales Industrial Light & Magic de Lucasfilm y se desempeñó como ingeniero informático en Colorado.

Etiquetas:
BonoBus BUAP