¡Comparte!

José Luis Bello y González, el gran coleccionista de arte en Puebla fue patriarca de una de las familias más representativas de finales del siglo XIX y principios del XX, en cuyo seno se creó la maravillosa colección de arte que actualmente podemos observar en el museo que lleva su nombre. Es por ello que al aniversario de su muerte te contamos un poco de su historia para que conozcas a tan importante figura.

José Luis Bello y González nació en 1822 en una familia veracruzana de escasos recursos. Trabajador de la Aduana Marítima de Veracruz en su adolescencia, y empleado de la Casa de la Moneda a los 18 años.  Su esfuerzo y dedicación hicieron que creara una fortuna importante, permitiendo llegar a la ciudad de Puebla con un poder adquisitivo alto.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Aquí conoció a su esposa María Josefa, hermana de su amigo Francisco Cabrera con quien abrió tiendas de ropa y compró diferentes inmuebles en el centro, así como fábricas textiles.

El 31 de diciembre de 1870 ambos socios decidieron repartirse los bienes, Cabrera conservó tres casas y Bello la fábrica textil que destacó por los buenos frutos que rindió, asociándose después con Manuel Penichet, con quien estableció una fábrica de tabaco en Puebla.

Su posición acomodada hizo que comprara la casa número 2 de la calle Victoria (3 Poniente y 3 Sur), donde hoy día se encuentra el museo que lleva su nombre.

Fue en ese momento de su vida donde comenzó a adquirir obras de arte para deleite personal, sin darse cuenta que estaba coleccionando obras para el acervo cultural de todos los poblanos. Inicio la colección con oleos traídos desde Europa.

Y continuó comprando diferentes obras de diversos movimientos artísticos. Algunos de los artistas que pintaron cuadros para José Luis Bello y González destacan: Francisco Díaz San Ciprián, Alejandro Ruiz Olavarrieta, Manuel Cardoso, Luis Suárez Peredo y Rafael Lucio.

También consiguió obras de órdenes religiosas e incluso pinturas que pertenecieron a la misma Catedral de Puebla, obras que aseguran pertenecieron al coleccionismo episcopal. A su muerte el 11 de junio de 1907 sus bienes pasaron a ser propiedad de sus tres hijos.

Sin embargo, José Mariano, su hijo más chico siguió los pasos de su padre, dedicando el tiempo a incrementar las piezas de arte a diferentes anticuarios y coleccionistas. La recopilación de pinturas que Bello compilo en vida es rica en arte de los siglos XVI al XX, de Asia, América y Europa.

Las obras de arte del coleccionista y su hijo Mariano fueron donadas a La Academia de Bellas Artes en Puebla donde puedes conocer más de cerca al legendario personaje a través de sus obras adquiridas así como entrar al lugar donde vivió y murió.

El Museo José Luis Bello y González es un baluarte del coleccionismo poblano y es un claro ejemplo del paso de una colección privada al ámbito público que busca la continuidad del nombre, el reconocimiento de nuestro pasado a través de José Luis Bello y González que da identidad a todos los poblanos.

Te puedo interesar:

Hot Sale Estrella Roja