¡Comparte!

El exsecretario de Movilidad y Transporte de Puebla, Guillermo Aréchiga Santamaría, es exonerado por el delito de ejercicio indebido de la función pública; asimismo, se dijo “preso político” del exgobernador, Miguel Barbosa Huerta.

Incluso, señaló que el fallecido mandatario estatal mintió para iniciar un proceso en su contra por señalamientos de corrupción dentro de la dependencia. 

A través de un video publicado en sus redes sociales, el exsecretario barbosista se dijo víctima de difamaciones y calumnias. El mensaje se encuentra titulado como: “La historia de la noche más larga y oscura que nos ha tocado vivir”.

En el video, exhibió un documento de la justicia federal con la sentencia que lo exime de las acusaciones realizadas por el gobierno de Puebla. Asimismo, advirtió que inició procesos legales en contra de quien “dolosamente los calumnió” a él y su familia.

Era una arbitrariedad anunciada, a pesar de las difamaciones e intimidaciones, no trate de escapar (…) el que nada debe, nada teme. No pudieron acusarme de robar un solo peso, no pudieron acusarme de corrupción a pesar de sus señalamientos públicos, mintieron para culparme”.

Por lo que consideró que deberá “limpiar su nombre” para contrarrestar las mentiras en las que, según él, incurrieron aquellos que lo acusaron por corrupción durante su gestión.

Asimismo, Guillermo Aréchiga agradeció al actual gobernador de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, por retomar “el respeto al estado de derecho” que Miguel Barbosa usó de forma vengativa y que lo convirtió en “preso político”. Además,  aseguró que no existen rencores ni resentimientos.

El mensaje también estuvo dirigido a sus familiares, amigos y profesores, que en algún momento encabezó, con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El exgobernador Miguel Barbosa Huerta dio a conocer en marzo de 2022 que su administración presentó una denuncia penal en contra de Guillermo Aréchiga, quien ahora se autonombra “preso político”.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Tiene que ver con irregularidades que el gobierno del estado le imputó al exsecretario de Movilidad y Transporte”, mencionó Barbosa durante su mañanera.

En su momento, Barbosa Huerta sentenció que su administración no toleraría actos de corrupción. Además, rechazó proteger a los involucrados, a pesar de que pertenecieran a su gobierno. 

Si encuentro irregularidades cometidas por gente de mi gobierno, pues también se investiga, aquí no hay un manto protector. El gobernador no se vincula con nadie en ningún acto irregular ni recibe canonjías de nadie, ni de ningún área gubernamental”.

La detención del extitular de Movilidad y Transporte ocurrió el 28 de febrero del 2022 a las 22:00 horas. 

Elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) lo capturaron en la carretera federal Atlixco-Izúcar de Matamoros, a la altura del municipio de Atlixco. 

El gobierno de Miguel Barbosa acusó a Guillermo Aréchiga de intentar salir del estado, por lo que el exfuncionario explicó, en el video, que no se escondió y “siempre dio la cara”, lo que lo convirtió en “preso político”.

Posteriormente, enviaron al exsecretario de Movilidad y Transporte a prisión preventiva el 4 de marzo del 2022.

Como CENTRAL informó, el 3 de marzo del 2023 liberaron a Guillermo Aréchiga Santamaría. Luego de que un juez otorgó la suspensión de su proceso penal. Cabe mencionar que representantes legales de Aréchiga promovieron una audiencia de revisión de medidas cautelares.

Además, el exsecretario ganó un procedimiento de amparo. Por lo que el juez de control aceptó retirar la prisión preventiva necesaria u oficiosa en su contra. Con ello, lograron liberarlo.

Guillermo Aréchiga estuvo denunciado por el uso de empresas fantasma para monitoreo

De acuerdo con la exsecretaria de Movilidad y Transporte, Elsa Bracamonte, Aréchiga estuvo investigado por la fallida modernización y conectividad en el transporte público.

De acuerdo con la exfuncionaria, Aréchiga Santamaría operó el programa de monitoreo de las unidades con 21 empresas de las cuales 13 eran fantasma. Y, presuntamente, algunas de ellas estaban vinculadas a uno de sus hijos.

Por esa razón, la información sobre los asaltos a las unidades nunca llegaba en tiempo real al C5, y lo único que hacían los responsables era llamar al 911.

Con información de: Carlos Cózatl (@cr_cozatl) y Edmundo Velázquez (@mundovelazquez)

Te puede interesar:

BonoBus BUAP