Dario Mendoza

Posted inCoordenadas Electorales

Darío Mendoza

Las estrategias y rutas electorales

La estrategia política es la herramienta más importante para fijar la ruta que seguirá cada partido político rumbo a las elecciones presidenciales de 2024. Ahí se identifican las acciones y pasos que se deben seguir para conseguir los objetivos de triunfo. En los partidos hay verdaderos profesionales de la política, y otros que no saben del todo de qué se trata el juego y como se está jugando. Los políticos más avanzados suelen calcular que consecuencias traerá una acción y cómo reaccionará el adversario; en cambio hay otros que solo reaccionan al ritmo que se les toca.

En términos generales, los partidos políticos en todas partes del planeta persiguen tres objetivos básicos:

  • La Consolidación del partido:

Para ello se generan una serie de acciones vinculadas a fortalecer al partido, desde el nivel distrital, hasta el nivel nacional.

  • Alcanzar el poder:

Los partidos deben realizar un trabajo orientado a obtener victorias en los distintos procesos electorales en los cuales se participa: desde una alcaldía, una diputación, una senaduría, una gubernatura, y hasta la presidencia del país.

  • El Ejercicio del poder:

Con todos los recursos legales que dispone, el partido se propone realizar acciones destinadas a materializar los programas de gobierno o sus agendas políticas; y, sobre todo, a mantenerse en el poder, para ello usará los recursos que dispone desde el Poder Ejecutivo o el Poder Legislativo.

Es por eso que independientemente de los candidatos, las agendas partidistas son las que fijan metas de rentabilidad política y electoral, generando coaliciones, diálogos o confrontaciones para sacar la mayor ganancia.

La estrategia política elemental, en este momento, para el presidente López Obrador sería consolidar a su partido en el poder, por al menos para los próximos 30 años; restaurando el presidencialismo meta constitucional, y para eso tendrá que desmontar recursos a la oposición y mantenerla dividida. Por eso ahora busca que Movimiento Ciudadano se consolide para dispersar el voto opositor, rumbo a las elecciones del próximo año.

Por su parte, Movimiento Ciudadano buscará aprovechar esa necesidad que tiene el presidente en este tiempo, y utilizar este factor para hacer realidad el objetivo de su líder Dante Delgado: convertirse en la segunda fuerza política de México y así obtener más beneficios en la repartición del pastel. Así lograría avanzar en el objetivo de consolidar a su partido Movimiento Ciudadano y en obtener más posiciones de poder político.

Y si en Morena el estratega indiscutible es López Obrador y en Movimiento Ciudadano es Dante Delgado, en el PRI el personaje que sabe muy bien leer para donde corre el viento y calcular los movimientos es Rubén Moreira, este personaje sabe cuál es el momento de apretar, estirar, presionar, negociar y prever reacciones; y por eso identifica que una posición clave a jugarse es la del gobierno de la Ciudad de México, entonces juega con Marko Cortez y su pretensión de reservar ese lugar para Santiago Taboada. Aquí las maniobras están a todo lo que da, mientras se reparten las posiciones plurinominales.

Por el lado del PAN, el chico que más se distingue por calcular y tejer movimientos es Jorge Romero, el cual no juega a que el PAN triunfe, sino que su grupo se consolide y próximamente tome control del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, para hacer una marca más rentable como una franquicia que negocie las fichas del poder político. Su meta es hacer todo lo que sea necesario para que su grupo compacto siga con la filosofía del “pensador” Güémez: “En política, como los frijoles de olla, arriba o abajo, pero siempre adentro”.

En política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno”. Konrad Adenauer

Coordenadas Electorales /@dariomendoza

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

BonoBus BUAP
Dario Mendoza

Darío Mendoza

Darío Mendoza Atriano es consultor en comunicación política y manejo de crisis. Asesora a líderes políticos y del sector privado, en México y Centro América.