¡Comparte!

Pobladores del municipio de Xiutetelco, en la Sierra Nororiental de Puebla, buscan rescatar una de las 13 pirámides sobre las que se construyó la localidad. Sin embargo, se requieren más de 119 millones de pesos, así como la voluntad de las autoridades municipales, estatales y federales para lograrlo. Ya que se tiene que hacer un programa de recuperación que incluye la reubicación de varias familias.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Con el paso de los años y el crecimiento de la mancha urbana, se han ido perdiendo importantes vestigios de la cultura totonaca que encontró en Xiutetelco, uno de sus paraísos para establecerse. Aquí, en cada lugar que rascan los pobladores para buscar el chayotextle —raíz del chayote— encuentran tumbas, piezas arqueológicas y muchas cosas más.

De esta riqueza histórica, dan fe las tres mil 250 piezas encontradas dentro del municipio, que datan desde el año 15 mil A. C., que actlamente se exhiben en el Museo Comunitariode la población, todas ellas registradas ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Rafael Julián Montiel, director del Museo Comunitario, asegura en entrevista que pese a esto, la región sufre de abandono por parte de las instituciones. Los habitantes son quienes principalmente se han dedicado a la preservación de petroglifos y piezas arqueológicas de la cultura totonaca.

Toda esta zona está virgen, en el aspecto de investigaciones. No se ha explorado como debe ser. Está en abandono. Sí pediríamos a las autoridades municipales de toda esta zona, que nos apoyen para rescatar lo que nos queda de vestigios arqueológicos. Independientemente de Xiutetelco, toda esta zona está rica, tanto como en pinturas rupestres, petroglifos, y zonas arqueológicas”.

Julián Montiel precisa que una gran cantidad de hallazgos se deben a la búsqueda de la raíz de chayotextle. Campesinos excavan hoyos profundos, dando accidentalmente con tumbas prehispánicas, pues la cultura totonaca acostumbraba enterrar a sus seres queridos con sus pertenencias en sus hogares.

Hoy, en la actualidad, las personas que buscan el chayotextle, no saben dónde hay una tumba prehispánica, y casualmente, o accidentalmente, las van encontrando”.

Por el rescate de una pirámide de Xiutetelco

Uno de los principales intereses es el rescate de una de las pirámides que, en su momento, formó parte de un centro ceremonial compuesto por 13 edificaciones similares, de las que solo quedan tres pirámides grandes y una pequeña, así como un fragmento de plataforma.

El especialista destaca que, actualmente, estos espacios están rodeados de viviendas, siendo difícil su recuperación sin un acuerdo entre las autoridades y los pobladores.

El estado de Puebla es riquísimo en cultura totonaca, pero se ha quedado en completo abandono. Sabemos que toda la Sierra Nororiental y Sierra Norte, está tapizada de vestigios arqueológicos totonacos”.

Calcula que para la indemnización e inicio de restauración de una de las pirámides, se necesitan alrededor de 119 millones de pesos, un gasto que el Ayuntamiento de Xiutetelco no puede absorber por sí solo.

El Museo Comunitario ha tocado las puertas de dependencias estatales y federales para recibir apoyo, pero les dicen que solo pueden proceder si el Ayuntamiento aprueba un proyecto para la recuperación de estos espacios, mediante un convenio tripartida que involucre a los tres niveles de gobierno.

Dicen: ‘pero si no viene la firma del presidente municipal o del Cabildo, nosotros no podemos intervenir. Si a la autoridad no le interesa rescatar la cultura de su pueblo, nosotros no podemos intervenir’”.

No obstante, subraya que hay interés del actual edil emanado de Morena, Baltazar Narciso Baltazar, en lograr una colaboración y poder etiquetar recursos para 2023.

¿Qué pasó con el centro ceremonial?

Julián Montiel explica que tras establecerse Xiutetelco como municipio de Puebla, a partir de 1985, el pueblo comenzó a constituirse en los alrededores de las 13 pirámides que componían el centro ceremonial.

Con el paso de los años, los habitantes utilizaron las piedras de estos monumentos, borrando paso a paso la imagen original de los mismos, reduciendo sus tamaños.

Esas rocas fueron usadas para la construcción de casas y hasta de chiqueros en los alrededores de estás pirámides, hecho que derivó en un crecimiento población que, progresivamente, borró los límites del centro ceremonial y la naciente ciudad.

Es por eso que el rescate de vestigios y de al menos una pirámide inyectará un futuro cultural y turístico a la región. Conoce más de la pequeña ciudad en Puebla construida entre 13 pirámides.

Te puede interesar: ¡Duerme bajo las estrellas! Los mejores Glamping en Puebla