29 de Septiembre del 2022

Las exigencias del Kraken

Por Cesar Rios Hernández / /
En cualquier situación de crisis, siempre se deben considerar las prioridades. La pandemia por la está pasando el mundo nos ha hecho aprender y valorar las cosas vitales y esenciales contra las triviales y de vanidad, de eso no hay duda.

Desde que inició la pandemia, los gobiernos pudieron determinar que había actividades esenciales que no podían detenerse (sobre todo los hospitales), así como también los sectores industriales y empresariales asimilaron lo que era más importante. Así pues, desde hace varias semanas, las empresas del ramo alimenticio, médico y farmacéutico no se han detenido en absoluto, así como todas aquellas medianas y pequeñas empresas que dan soporte a estos grandes conglomerados. Aun los taqueros de las esquinas y los vendedores en los cruceros siguen en pie de guerra, no dude en valorarlos, casi todos ellos viven al día.

Habiendo entendido lo esencial en todo este proceso de cuidados por la pandemia, hace varias semanas hubo una extraña petición por parte del gobierno de (Donald) Trump, donde se pedía que las empresas que proveen componentes al sector militar también se mantuvieran activas. ¿Pero cómo? ¿En medio de esta crisis sanitaria, los insumos militares son esenciales en este momento? ¿Acaso el inventario de misiles y bombas se ha reducido grandemente? Habría que razonar de dónde viene este requerimiento y, no sólo eso, desde hace tres días el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la CONCAMIN están evaluando otra exigencia de Estados Unidos, en donde piden que también las empresas del ramo automotriz se reactiven. Claro que los directivos y trabajadores de este sector estarían más que entusiasmados por retornar a su trabajo, aunque en esta parte no se entiende la urgencia, ¿acaso las agencias de autos ya no tienen nada que ofrecer? ¿La gente está a la expectativa de que lleguen los nuevos modelos 2020 para comprarlos inmediatamente como si fuera pan recién salido del horno? Pero lo más increíble de estos requerimientos, es que nuestro país está pasando “por el pico” de la pandemia y el vecino del norte todavía no termina de “aplanar la curva”, de tantas muertes que han ocurrido, ¿y aun así están pensando que hay otras prioridades además de la salud?

Estados Unidos aún sigue siendo una potencia y la industria de nuestro país está muy ligada al mercado de ellos, pero lo más lamentable es la forma en que ven a nuestra gente, casi como desechables. La mejor evidencia de desprecio se manifestó el 20 de abril de este año, cuando el presidente Trump contestó (en una conferencia en la Casa Blanca) lo siguiente: “No va a afectar al comercio. Y si lo hace, te diré, si la cadena de suministro en México o en Canadá interrumpe que nosotros hagamos algún producto grande o importante, o un producto militar, no vamos a estar felices”. En pocas palabras, “el Kraken” estará herido, pero aún tiene todo el poder de las armas para hacerse de recursos, sin importar que sus “socios” tengan que morir para alimentarlo o en su caso, tomar por la fuerza todo un país para su “pronta recuperación”.

Este tipo de decisiones ya se han presentado anteriormente, por ejemplo, en el año 1492 cuando los reyes de España financiaron el viaje de Cristóbal Colon, no lo hicieron por mera curiosidad para saber si el mundo era redondo o no; en ese tiempo la ruta a “las Indias” estaba ya monopolizada por los portugueses (bordeando África) y los Italianos tenían la ruta secreta de Marco Polo; así que España necesitaba urgentemente otra ruta, pues su economía se estaba “secando”, entonces cuando el gran navegante genovés salió con su “loca propuesta”, no tuvieron más opción que apoyarlo, pero era una apuesta muy riesgosa (casi como un crédito a fondo perdido), así que le dieron los barcos, pero la tripulación estuvo compuesta en su gran mayoría de reos, piratas y algunos avarientos aventureros, en pocas palabras, “la pus de la sociedad” de ese entonces. Si Colon fracasaba, al menos el tipo de personas “perdidas” no serían de impacto a la corona española.

Pues han pasado los siglos y parece que ese concepto de “administración de recursos” no ha desaparecido, “el Kraken” del norte ya quiere levantarse, pero los directivos industriales de México tienen serias dudas para reactivarse, nadie quiere perder a sus trabajadores en el intento por volver a las labores, pues el mejor ejemplo de riesgo lo están viviendo los trabajadores de la industria maquiladora en la frontera del país, en donde ya se está pagando el precio por no parar. Estamos en un dilema, o trabajamos para “el kraken” o morimos por la mirada de “Medusa COVID-19” y sin un Perseo que salga al rescate.

El Diálogo de hoy: – entre comerciantes –

C1.- Ya incrementé la producción de mi pequeña fábrica de cubrebocas. Y la voy a duplicar el mes entrante.

C2.- ¿Pero no estarían en riesgo tus inventarios? Pues todo esto es temporal, y todo indica que va de salida.

C1.- Pues hace unos días escuche las palabras del “Gatell” ese y dijo que es muy probable otro rebrote en pocos meses, así que, el rebrote de la pandemia, más el inicio de las campañas políticas intermedias y luego el mes patrio… me ha abierto más oportunidades.

C2.- Entiendo lo del rebrote de la pandemia, ¿pero y lo otro que tiene que ver?

C1.- Pues estoy haciendo cubrebocas con el logo de los partidos, esos políticos buscaran quedar bien con todos y también cubrebocas tricolores, ya sabes, el amor a México no tiene límites de expresión.

ANTERIORES

Puebla GOb

Puebla GOb