15 de Agosto del 2022

Agua que nos has de beber, déjala correr… en Wall Street

Por Cesar Rios Hernández / /
inte ElefanteBlanco

Hace unos días se publicó una noticia que causó polémica en algunos sectores de la sociedad, de hecho, no se difundió mucho en nuestro país, sin embargo, pocos pudieron entender el impacto de esto. La agencia EFE difundió una nota que explica que en California se generó un índice que refleja los precios de los futuros del líquido para cotizar en la bolsa de valores de Wall Street.

Leyó usted bien, el agua ahora será objeto de especulación y está muy cerca de ser valorada como el oro o el petróleo.

Con esto, los economistas se verán obligados a cambiar los conceptos de liquidez y dinero líquido, pues tendrán que clarificar la aplicación, hasta la adivinanza de “agua pasa por mi casa…” ya no se podrá entender.

Por el momento este índice de control de precios sobre el agua, solo se estará aplicando en California; por lo que suena muy lejos para ser aplicado en México, pero cuando el interés y el lucro se unen, no tardara en extenderse en otros países, como una pandemia de avaricia para los grandes corporativos.

Este control sobre el agua (aunque por el momento sea algo regional), debe ser interpretado como un mal presagio para la humanidad o el inicio de una serie de conflictos internacionales, por mantener este vital líquido.

Aunque el 70% de la superficie del planeta está cubierto de agua, casi el 97% es salada y solo está disponible menos del 1% en agua potable, el resto es agua se encuentra en el subsuelo o congelada de los polos, aunque al paso que va el derretimiento de estos, pronto tendremos “un poco” más de agua disponible, si es que antes no desaparece la península de Yucatán con el incremento del nivel del mar, ocasionado por este deshielo.

Tenemos un escenario nada halagüeño para esta década que comienza, cambio climático, mal aprovechamientos de recursos, crisis económica y crecimiento poblacional exponencial… todo un “caldo de circunstancias” ideal para más guerras. El ejemplo más reciente se vivió en el norte del país, donde hace aproximadamente tres meses, se generó un conflicto con Estados Unidos para pagar la cuota de agua al vecino país, a costa del sacrificio de las tierras de los campesinos. Bajo el tratado de 1944, México le debe a Estados Unidos casi 426 millones de metros cúbicos de agua este año, que debían pagarse antes del 24 de octubre (ya se negoció un acuerdo por otros cinco años). México se ha retrasado de manera significativa en sus pagos de años previos y ahora debe ponerse al corriente ¿Nos cobraran intereses o podremos cubrir la deuda con petróleo?

Otro ejemplo por el control del agua, pero esta vez con sectores industriales, se vio hace unos meses con la cancelación de la construcción de una empresa cervecera ubicada en Mexicali, Baja California; en donde debido al uso desproporcionado de agua que impactaría a la población, tuvo que ser relocalizada (aunque ya contaba con todos los permisos legales, bajo la administración anterior) ¿acaso fluyo el dinero mejor que el agua, entre las autoridades de ese entonces?

A pesar de las limitaciones, otros países han dado el ejemplo, Arabia Saudita no tiene ríos ni lagos naturales (a lo mejor algún oasis por ahí perdido en sus extensos desiertos, pero nada más), sin embargo, ha instalado varias plantas para desalinizar el agua del mar y proveer de agua potable a su población y cultivos agrícolas. Y debido a que cuenta con mucho petróleo, no tiene problemas para “alimentar de energía” dichas plantas tratadoras.

Ahora más que nunca, se debe valorar a los científicos que puedan hacer estas conversiones de agua en forma más económica, o si ya lo han hecho, tal vez sus inventos ya han sido saboteados ¡Ojalá no sea así!

Con todo esto, no es de extrañarse que las regiones que cuentan con más reservas de aguas dulces (como África o Sudamérica) estén en la mira de los países industrializados y de los grandes corporativos, que ya empiezan hacer alianzas o amenazas sutiles, con tal de controlar el preciado líquido de esos países.

Las guerras que han ocurrido en los últimos 30 años se han sido motivadas por el control del petróleo (no es ningún secreto), claro siempre se ha utilizado la excusa de que dichas guerras fueron para “quitar tiranos” y llevar la democracia a esos países ¡cuánta hipocresía! Lamentablemente, todo parece indicar que las guerras que siguen serán por el control del agua, no nos extrañemos.

Mientras tanto, hagamos nuestra parte, cuidemos el agua, aprovechemos al máximo la captación por las lluvias ¡y no solo la que se acumula en los baches! La solución está en nosotros.

El Diálogo de hoy: – entre madres de familia –

M1.- Me enteré que tu hijo ahora come mejor y que ya no desperdicia nada, ¿cómo le hiciste? Es un adolescente ejemplar.

M2.- Todo fue cuestión de concientización, vimos juntos una película “viejita” de 1973, “CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE” (SOYLENT GREEN), en donde se supone es una sociedad futurista ubicada en año 2022, cuando la humanidad acabó con todos sus recursos naturales, solo los muy ricos comen carne y verduras. El resto solo come “unas galletas” de algas y el agua solo es para tomar, bañarse es un lujo.

M1.- ¡Qué asombrosa “técnica” usaste! Pero al menos lograste que tu hijo valore más lo que tiene. Por lo que me dices, dudo que esa película deba ser llamada “futurista”… parece el presente. Bueno, siguiendo tu ejemplo algo similar, mejor le pondré a mi hijo la película de “Elysium”, pues todo ese feo futuro seria en el año 2154.

ANTERIORES

Puebla GOb

Puebla GOb