05 de Diciembre del 2022

Ambiente organizacional toxico nivel Chernóbil

Por Cesar Rios Hernández / /

inte ElefanteBlanco

Desde hace varios meses, todos los sectores industriales y de servicios del país han estado enfrentando múltiples crisis, no solo por los cuidados y restricciones por la pandemia, sino también por la crisis económica y el desgaste emocional de sus empleados (para aquellos que aun mantienen su trabajo), provocando que el ambiente laboral se vuelva más “pesado”.

Ninguna organización privada o de gobierno tiene un ambiente laboral perfecto, sin embargo, en tiempos de abundancia (si se le puede llamar así a la situación anterior a la pandemia) se tienen opciones de cambio para cualquiera que ya no esté a gusto en su trabajo, pero en tiempos de crisis, dichas opciones no existen.

Con o sin crisis, el estar laborando en una empresa con un ambiente toxico es perjudicial para ambas partes, el empleado corre el riesgo de quedar afectado en su salud física y emocional… y la empresa se expone a una venganza organizacional que puede afectar los productos o servicios que ofrezca. Un caso reciente de toxicidad laboral, si hizo evidente hace unas semanas, cuando una empleada de Walmart (en Texas, Estados Unidos) hizo pública su renuncia y la subió a las redes sociales, en donde a través de un altavoz, lanzo una serie de insultos e improperios sobre sus jefes y compañeros de trabajo (con todo y nombres), concluyendo con esta frase: “Finalmente renuncié a mi trabajo tóxico que me estaba haciendo absolutamente miserable durante un año y siete meses…”.  Si siente morbo para conocer o repasar los detalles, aquí está el enlace Mujer renunció a su trabajo por megáfono en Walmart - YouTube. Aunque nos puede causar cierta gracia “el estilo” que uso para renunciar, el trasfondo es mas que preocupante, pues ¿a que niveles de estrés laboral tuvo que llegar para tomar esa decisión?

Los expertos han señalado ciertas características que hacen que una empresa sea toxica, tales como: liderazgo negativo, nulo trabajo en equipo, ausencia de comunicación, no se respetan reglas o procedimientos, y no se reconoce el mérito entre otros.

La “toxicidad laboral” no solo se manifiesta en la industria privada, también muchas dependencias de gobierno y escuelas están viviendo un verdadero estrés de trabajo, pregunte a algún maestro o maestra como se ha sentido últimamente ¡si es que todavía siente algo! y ni mejor preguntar cómo están “nuestros héroes” en los hospitales (doctores, enfermeras, camilleros y demás), laborando todo este tiempo, con el riesgo del virus de la pandemia, presión de sus superiores, además de permanecer en la incertidumbre por pagos y bonos atrasados.

En estos días, la mejor representación de un ambiente organizacional toxico nivel Chernóbil, la están viviendo los partidos políticos, que están en el proceso de definir a los que serán sus candidatos para contender en las elecciones del año entrante, para diputaciones (locales y federales), alcaldías y gubernaturas. Los “valientes” que se apuntaron por algún puesto político, tienen que enfrentar primero el “fuego amigo” de sus colegas, que no dudan en lanzarse acusaciones, señalamientos y hasta demandas. Al final de este tormentoso proceso, cada partido lanzara a su “candidato de unidad”, producto de su democracia interna o “dedazo”, según sea el caso. Y como ya es costumbre, los resentidos no se vengarán, solo se cambiarán de partido buscando un futuro mejor, no importa si es de izquierda o derecha, la ideología es lo de menos. ¡Que políticos tan miserables tenemos!

Retornando a los sectores industriales y de servicios, son pocas las empresas que tienen una preocupación genuina por sus empleados, pues muchas de ellas, solo se enfocan en medir eficiencias, tiempos de entrega, costos de calidad y hasta cumplimiento regulatorio con alguna norma de ISO 9000, todos estos métricos son muy importantes, pero… ¿cuántas

empresas monitorean su ambiente laboral? Sin duda, son pocas las empresas que lo hacen y como beneficio, se mantienen más estables en la calidad de sus productos o servicios. No importa si la empresa es grande o pequeña, un empleado que se siente valorado dará siempre lo mejor de sí, vale la pena el esfuerzo, es un “ganar-ganar” para ambas partes. ¿Imposible? Aquí está el ejemplo de una empresa maquiladora en Ciudad Juárez, BRP: Una empresa reconocida por su compromiso con la sociedad y con sus trabajadores. (mexicoindustry.com).

El Diálogo de hoy- entre intelectuales –

I1- ¿sabías que Richard Branson dueño del corporativo Virgin Group, valora mucho a sus empleados?

I2- Si sabía algo, creo él dijo que “Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados, SI CUIDAS A TUS EMPLEADOS, ELLOS CUIDARÁN DE TUS CLIENTES”.

I1- Pero creo que, en algunas organizaciones y empresas de México no le creen mucho.

I2 - Así es, aquí la frase es: “si no te gusta el trabajo, encontraremos a alguien que lo haga… y que disfrute el trabajar bajo presión”

I1- ¡Ahora entiendo!, la toxicidad de la planta nuclear de Chernóbil se queda corta, con el ambiente laboral toxico de muchas empresas en nuestro país.

Puebla GOb

Puebla GOb