¡Comparte!

Francisco Romero Serrano pasará a la historia como auditor de Puebla que menos tiempo ha durado al frente de la Auditoría Superior del Estado (ASE), con solo dos años y cuatro meses de gestión. Este 31 de marzo, el Congreso local votará su destitución, que se espera será aprobada por mayoría de votos.

Los 41 diputados de la XLI Legislatura pondrán el último clavo en el ataúd de Francisco Romero Serrano, el titular de la ASE quien será destituido luego de que, desde el 25 de febrero, se encuentra preso por el delito de operación de recursos ilícitos.

La Comisión Permanente recibió el pasado miércoles dos oficios de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) y de la Comisión de Control, Vigilancia y Evaluación, quienes solicitaron una sesión extraordinaria, luego de que esta comisión avaló proceder con la destitución del auditor de Puebla.

Como CENTRAL adelantó, la Sesión Extraordinaria es a las 13:00 horas, y los diputados discutirán como único punto en la orden del día la salida del aún auditor. Se espera que el punto sea aprobado por mayoría de votos, pues hasta ahora el cabildeo señala que algunos legisladores panistas podrían votar en abstención.

Se trata del tercer auditor de Puebla que deja su gestión antes de los tiempos establecidos, pero el primero en durar tan poco tiempo. Quienes también dejaron la silla de forma anticipada fueron Víctor Manuel Hernández Quintana y David Villanueva Lomelí, durante los gobiernos de Mario Marín Torres y Rafael Moreno Valle, respetivamente.

Hernández Quintana, el marinista que sacó Moreno Valle

Víctor Manuel Hernández Quintana duró cuatro años como auditor de Puebla. Fue nombrado por el Congreso local como titular del entonces Órgano de Fiscalización Superior (OFS) en 2007. Sin embargo, presentó su renuncia formal el 21 de octubre del 2011, empujado por gobernador Rafael Moreno Valle.

Hernández Quintana era investigado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por un supuesto conflicto de intereses, ya que, cuando asumió el cargo, mantuvo una demanda civil contra el Ayuntamiento de Tlatlauquitepec, por no pagarle sus honorarios cuando brindó asesoría externa en 2006.

También, fue acusado de mantener nexos con Mario Marín Torres, pues fue designado durante su sexenio. El 14 de octubre del 2011, días antes de presentar su renuncia, trató de negar las acusaciones, asegurando que obtuvo el cargo “por diversas propuestas de los colegios de contadores públicos y de la propia Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP)”.

David Villanueva sale a cinco meses de cumplir gestión

Tras la salida de Hernández Quintana, ese mismo mes el Congreso designó a David Villanueva Lomelí como titular el OFS por un periodo de cinco años. Sin embargo, solo estuvo medio año debido a la reforma constitucional que convirtió a estos entes en auditorías.

De esa forma, el 29 de noviembre del 2021, Villanueva Lomelí regresó a la fiscalización como titular de la ASE, con el voto unánime del Poder Legislativo, el mismo día en que se aprobaron las reformas crear este órgano. Fue impulsado por el entonces gobernador Rafael Moreno Valle, ingresando como único candidato.

Permaneció seis años y cinco meses, de los siete años para los que fue electo. El 1 de mayo del 2019, la Cámara de Diputados lo nombró titular de la Unidad de Evaluación y Control de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

El cambio se dio sin haber dejado la ASE, por lo que el día 20 de dicho mes, el Congreso local aprobó por mayoría su renuncia a su cargo en Puebla.

Romero Serrano solo dura dos años

La destitución de Romero Serrano será votada cuando apenas lleva dos años y cuatro meses como auditor. El 27 de noviembre del 2019, fue designado por mayoría calificada para ejercer como auditor de Puebla hasta el 2026.

La entonces LX Legislatura lo eligió, entre cuestionamientos de diputados panistas, quienes acusaron una designación “a modo”, pues se cantó de forma equivocada la votación.

Su desempeño como auditor de Puebla se fue manchando con el paso de los meses, en parte, por el retraso en la revisión de las cuentas públicas del 2019, que el Congreso local pudo aprobar hasta finales del 2021.

CENTRAL informó que entre los despachos que trabajaron con Romero Serrano, cinco pertenecían a sus allegados y conocidos, quienes fueron inscritos en el padrón pese a no cumplir con los requisitos de la convocatoria.

Entre las personas beneficiadas estuvieron los quintanarroenses José Maximino Muñoz Lara y Miguel Ángel Castillo Castillo, amigos personales del titular de la ASE, y quienes además reportaron el mismo domicilio fiscal en Puebla, colocando como sus teléfonos números de Quintana Roo.

Las otras firmas beneficiadas fueron: Grupo Jus S.C., que tenía como representante legal a Diego Rodríguez Cruz; Maldonado Jurado Asociados S.C., cuyo representante legal es Juan Manuel Maldonado Calderón, así como Soluciones Profesionales Modernas S.C., a cargo de Antonio Sánchez López.

Para que en 2021 pudieran mantenerse en el registro, Romero Serrano como auditor modificó la convocatoria y quitó, como parte de los requisitos, que las firmas contaran con licencia de funcionamiento.

Con estos antecedentes, el auditor fue detenido por el presunto delito de operación de recursos de procedencia ilícita. El 25 de febrero del presente año, la Fiscalía General del Estado (FGE) realizó un cateo en su domicilio, ubicado en el exclusivo fraccionamiento de La Vista Country Club, en San Andrés Cholula.

A eso, se suma la denuncia en su contra por violencia familiar que CENTRAL dio a conocer. El 28 de octubre del 2021, policías de San Andrés acudieron a su residencia, atendiendo una llamada de auxilio, pues supuestamente agredió a su esposa, a su hijo y a una nana, en estado de ebriedad.

Una vez que el Congreso local apruebe la destitución de Romero Serrano como auditor de Puebla podrán emitir la convocatoria para designar al nuevo titular de la ASE.