Julio Huerta y sus tres días sin ser secretario de Gobernación

Pues después de que anunció el domingo que dejaría la Secretaría de Gobernación, imaginé que Julio Huerta iniciaría un gran despliegue territorial para darse a conocer.

Supongo que ya tiene definido un programa, una plataforma político- electoral que le permita moverse por todo el estado. Pero si pretende recorrer todo Puebla en su calidad de coordinador de campaña de Claudia Sheinbaum, lamento decirle que se equivocará.

Y es que me estoy enterando que en la práctica todo el mundo es coordinador de Claudia Sheinbaum en Puebla. Los alcaldes, los diputados, los operadores de Morena, funcionarios federales, consejeros estatales de Morena, todos andan metidos en su campaña y no precisamente los coordina Julio.

Espero que nos dé un thelocico y diga ‘Miren, sí la armo fuera de la Secretaría de Gobernación’ aquí está mi plan de promoción, mi visión de gobierno, mi plataforma. Así como Armenta que ya lleva la centésima vuelta al estado repartiendo arbolitos y leyendo el libro sobre el litio.

O como Morenacho que lleva más de 3 mil 500 asambleas del Instituto Mexicano para la Transformación de la Vida Pública. Pero en estos tres días, creo que Julio Huerta solo ha dado unas entrevistas, pero imagino que ya viene lo bueno, lo estoy esperando con ansias.

Ya quiero llevar mi cartulina, mi matraca y gritar “¡Julio! ¡Julio! ¡Julio!”, claro con la misma emoción con la que escribí la porra. Así quedándome sin voz como casi me quedo sin dedos. Porque promocionarse como coordinador de alguien que ya tiene muchos coordinadores, pues no es muy buen negocio.

Y no hay que dejar de pasar de largo algo. Por supuesto, que la advertencia de López Obrador, la sugerencia de López Obrador para que Ardelio Vargas no forme parte del gobierno, tiene un damnificado.

Y no, no es Ardelio. Bueno, sí pero no. Al pobre le pegó solo porque ya no pudo ser, y porque lo puso en la mira de la esfera pública. Pero hasta ahí, es decir, no es algo que le preocupe, al final es política.

El damnificado tampoco es el gobernador Sergio Salomón, a él solo le llegó el mensaje de “Sé todo lo qué haces”, pues López Obrador es como el cuervo de tres ojos de Juego de Tronos, todo lo ve.

Pero a quien le pegó más la advertencia de López Obrador, fue al propio Julio Huerta pues es el proyecto por el que están volcados diputados, alcaldes y funcionarios. Y ahora ese proyecto transexenal tendrá una aduana y no cualquier aduana.

Ahora López Obrador menos quitará la vista de Puebla. Estará más que enterado de todo lo que ocurre en el estado. Vigilará los pasos de todos, nadie se le volverá a salir del huacal y verá qué tanto trae Julio Huerta.

Y es que sobre el escritorio presidencial, hecho de esa madera gruesa, pesada, brillosa, descansa un expedienté con tremendo grosor de todo el cagadero que hubo en Puebla con Barbosa y de todos los pasos de los funcionarios públicos del estado.

Los amantes del poder

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Te puede interesar:

BonoBus BUAP
Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...