Servir a dos amos… (Problemas en la SEGOB: Segunda Parte)

Se acuerdan que en este bonito espacio les conté de las peripecias de la Coordinadora General de Administración de la Secretaría de Gobernación en Puebla.

Ajá, mejor conocida como Claudia Lizzette Chávez Ramírez.

Una chava tipo bien como “Cindy, la regia”. Una chica Lomecan. Fuerte como mujer Banorte. Ruda como Martha Villalobos en la AAA.

Sólo ella sabe qué pasa por su mente y sus manos porque andaba muy segura de sí misma.

Les conté que la funcionaria, además, andaba muy soberbia. Y provocó e hizo que medio mundo la odiara por los recursos que no caen y los que llegan a caer vienen como ella autoriza.

Bueno, pues, después de la primera publicación descubrimos que esa no era la nota.

Ya me parezco a Javier López Díaz, que en paz descanse.

La verdadera nota es que más allá de todos los pleitos, ires y venires de los fondos y las aprobaciones atoradas, así como uno que otro curioso adelanto –o moche–, hay varios temas.

Claudia, nuestra Diva de la SEGOB, no le reporta a su jefe.

Bueno, más bien, primero hay que definir… ¿quién es su jefe?

Y ahí es donde comienzan a explicarse un par de cosas.

En la estructura original de la SEGOB, si uno ve el organigrama, el “mero mero, petatero” es Julio Huerta Gómez.

O bueno… Eso se lee en el organigrama.

Pero para la Diva de la SEGOB hay uno, o dos… o hasta tres jefes.

Y pues ya saben lo que dice el viejo y conocido refrán: Quien sirve a dos amos…

La parábola viene hasta en La Biblia.

Es muy fácil de entender. No se puede servir a dos señores… o tres.

Y es que a la larga lista de enemigos que ya se armó la Diva de la SEGOB tiene usted que agregar, querido lector, una corta lista de jefes.

En teoría, su jefe, según el organigrama, es Julio Huerta Gómez.

Lo que no sé es por qué Claudia Lizzette Chávez acuerda con el priista, José Antonio López Malo.

Sí, recordarán que por meses se dijo que el priista se integraría al equipo del Gobierno de Puebla como titular de Finanzas.

Y nomás no cuajó. Incluso, después de los escándalos de María Teresa Castro Corro y los pesitos mal invertidos en Accendo Banco. Una bicoca. Cosa de nada.

Bueno, pues, nuestra Diva de la SEGOB va y viene. Lleva y trae. Y mantiene de todo muy informado a López Malo.

¿Y pues a quién le informa todo López Malo?

Ding, ding, ding.

Ahí está el jefe número tres de nuestra súper poderosa de la SEGOB.

Sí, Jorge Estefan Chidiac.

El diputado local del PRI, ese señor que maravillado ve cómo su mamá vende sus terrenos en una verdadera ganga, también tiene todo el reporte de lo que se gasta, en qué se gasta y en qué no en la SEGOB.

No vaya a ser que en una de esas no sea Julio Huerta quien lo apruebe si no los otros dos amos de Lizzette.

Ahora entendemos los bloques selectivos.

El relajo en la administración que se carga. Y por el que, no lo dude, querido lector, va querer culpar a quien sea. Menos a ella, claro.

Por cierto… ¿Será que ya aprobó los fondos de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas?

Yo nomás lo digo porque temas sensibles como ese no pueden ser ignorados por funcionarias insensibles. Como ella.

Ah y ojo. Cuando decimos que esta señora anda muy soberbia, lo decimos con conocimiento de causa.

Sabemos de buena fuente que sus maltratos llegan incluso al primer círculo del secretario de Gobernación.

Pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otro momento.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Te puede interesar:

Hot Sale Estrella Roja
Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...