Contratando en “Narnia”: el rol, la penuria y el presupuesto

Todas las empresas requieren de personal capaz y responsable ¡semejante declaración es inobjetable! Sin importar el tamaño de la organización, no se podría garantizar un crecimiento o estabilidad si los empleados no cumplieran al menos con estos requisitos, a menos, claro, que usted tuviera la intención de provocar una implosión en la organización.

Aunque parece simple, no hay labor más difícil que la de saber contratar al personal indicado para el puesto que la empresa requiere. Las maquinas, los materiales, la infraestructura, los métodos y procedimientos de una organización, cuentan con un alto grado de medición y control, sin embargo, el factor humano es tan cambiante y voluble, que los que están a cargo de la administración de esto, requieren habilidades muy especiales (además de la preparación académica). ¿Ya adivinó el nombre? Efectivamente, nos referimos al sufrido departamento de Recursos Humanos o también “la implacable inquisición”, según sea al ambiente organizacional de la empresa.

En los últimos años se han venido manejando términos muy “chic” como: reclutador de talento humano, contratación efectiva, estratega de personal, administrador de capital humano y otros términos similares.

Ser el responsable directo o el “primer filtro” en el proceso de reclutamiento, no es nada fácil.

En los últimos años, las organizaciones están considerando más requisitos específicos (sobre todo para el personal administrativo), más allá de los estudios o experiencia en el puesto, como la inteligencia emocional, estudios psicométricos para confirmar si tiene el perfil para cierto puesto (no confundir con la descripción de puesto), resiliencia y otros detalles. Así que el reclutador debe contar con las habilidades necesarias para evaluar estos aspectos.

Aun con todo, son muy pocas las organizaciones privadas o de gobierno que invierten en este tipo de procesos ( ¿A quienes contratan los grandes hoteles y resorts? | USMP – YouTube).

Lamentablemente, la mayoría de las empresas invierten lo mínimo y obvio esperan mucho, ¿y así quieren ser empresas de éxito? Los responsables del departamento de Recursos Humanos “chocan” con la realidad, sabiendo que deben emplear las técnicas que conocen, pero se ven muy limitados con el presupuesto y prestaciones que la organización ofrece; casi como decir, “contrata a Batman, pero ofrece el salario de Robin”, o deben hacer un esfuerzo para no llorar o gritar cuando se les pide contratar un empleado “triple B” (usted sabe lo que significa).

Es varias ocasiones, luchando contra la realidad y la expectativa, el personal de RRHH se ve “trasportado” a otra dimensión (sintiéndose en “Narnia”, donde todo es fantasía), cuando los directivos o dueños de la empresa les exigen buscar a los mejores, pero con la condición de que “no sean caros”, con la excusa del presupuesto asignado. ¡Ah, pero eso sí!, cuando el empleado contratado no cumple con las expectativas o renuncia por “no aguantar” el estrés de la empresa, entonces es culpa de RRHH. Cualquier parecido con las empresas, tal vez no sea coincidencia.

Los directivos de cualquier empresa olvidan que una persona no sólo está buscando un mejor salario y prestaciones, también busca crecimiento profesional y reconocimiento; sin embargo, desde la publicación de una vacante se va “palpando” el tipo de empresa que es. Por ejemplo, “trabaja con nosotros, tenemos las prestaciones mínimas que establece la ley, ¡no menos que eso!, y respetamos los derechos humanos”, nada más falta que nos digan “agradece que tienes trabajo, mentecat@”.

Por ejemplo, la película “En busca de la felicidad” está basada en hechos reales y el proceso de contratación fue todo un calvario, pero con un final feliz (proceso de reclutamiento y selección – En busca de la felicidad – YouTube).

Obviamente, ese tipo de contratación ya no se aplica en la actualidad, la empresa que lo hiciera sería multada por explotación laboral y entonces una nueva película se estrenaría: “En busca de la sobrevivencia masoquista”.

En conclusión, reclutar al personal ideal para el puesto indicado es un arte, PERO, si la organización no está dispuesta a invertir en su gente, entonces sólo estará “sobreviviendo” y tenderá a implosionar, no importa si el concepto del negocio es bueno, al final… son las personas quienes hacen que las cosas sucedan. Motivación para emprendedores – Tucker – Un hombre un sueño – YouTube).

El Diálogo de hoy: – frase de Warren Buffet –

“Contrata a los mejores y déjalos hacer lo que saben. Si no, contrata los más baratos y que hagan lo que tú dices”.

BonoBus BUAP
Cesar Rios Hernández

Cesar Ríos

Ingeniero Industrial, egresado del instituto tecnológico de Ciudad Juárez, Chihuahua, norteño de sangre sureña. Miembro de la ASQ Asociación Americana de Calidad. Labora en la Industria Maquiladora...