Puebla, 19 de octubre del 2021

Las promesas incumplidas

Por Ricardo Gali / /

El tercer informe y las promesas incumplidas

Tenía tiempo que no escribía mi columna, sin embargo, al ver el informe del presidente me motivo retomar esta actividad y poder desde, mi trinchera, seguir colaborando en sembrar la semilla del México que queremos y merecemos.

Con el triunfo de López Obrador en 2018, la opinión se dividió y hubo quienes apostaban a que finalmente se podría construir la tan ansiada e inexistente democracia liberal, y, por otro lado, estaban quienes consideraban que la democracia imperfecta de nuestro país tendría un grave retroceso con la llegada de López Obrador al poder.

A 3 años del inicio del gobierno de López Obrador, podemos observar que “del dicho al hecho hay mucho trecho”, ´pues al revisar los datos publicados por su propio gobierno y compararlos con lo que ha enunciado en el informe, se hace evidente que nuestra democracia, economía y los avances logrados en la construcción de contrapesos para fomentar la división de poderes han retrocedido considerablemente, y que estos, van de la mano con el sin fin de promesas sin cumplir, decepcionando a la gran mayoría de los que votaron por el cambio.

La desilusión por la expectativa generada cada día crece y la cuarta transformación nos demuestra que será uno de los más grandes errores que los mexicanos hayamos cometido . En los siguientes párrafos, haré énfasis sobre los principales fracasos que se traducen en promesas incumplidas, demostrando que este gobierno pretende seguirnos dando atole con el dedo.

1.- Fin de la inseguridad y de la violencia

López Obrador prometió que se reduciría la violencia y que los militares y marinos, volverían a los cuarteles, sin embargo, ha sucedido todo lo contrario. De acuerdo con Amnistía Internacional, el gobierno de López Obrador es por mucho, el más militarizado; incluso más que el de Felipe Calderón, ya que encontramos a los militares no solo haciendo labores de seguridad, sino que ahora construyen aeropuertos, refinerías y trenes.

Por otro lado, las masacres en nuestro país no cesan, ya que, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se han registrado más de 95 mil homicidios dolosos, cantidad que representa más homicidios que los registrados en los sexenios de Calderón y Peña Nieto combinados. Evidencia contundente que los niveles de inseguridad y de violencia están en su punto más alto en la historia moderna del país.

Si bien, muchos podrían decir que la tendencia de violencia iba en aumento desde años atrás, (lo cual es cierto), y a su vez, podrían mencionar que la verdadera causa fue la comúnmente calificada de inútil guerra contra el narcotráfico iniciada por Felipe Calderón. Entonces ¿cuál es la razón de continuar con una estrategia de corte militar creando la Guardia Nacional, que implicainstitucionalizar la estrategia fallida implementada hace más de 2 sexenios?

2.- Combate a la corrupción

El combate a la corrupción fue la principal bandera que permitió que, Andrés Manuel construyera el discurso que lo llevo al poder, capitalizando el hartazgo de la gente contra una clase política abusiva y sin escrúpulos. Curiosamente es este en el rubro en el que, personalmente creo, que más ha fallado el presidente. En más de una ocasión, hemos escuchado repetir en sus ya famosas conferencias “mañaneras” que la corrupción se ha acabado y que las viejas prácticas del pasado han sido desterradas.

Sin embargo, el discurso dista mucho de las acciones. A día de hoy no existe una sola sentencia condenatoria relevante en materia de corrupción, se evidencia una mayor opacidad en el manejo de los recursos, la justicia se aplica de forma selectiva, y peor aún, es el mismo Presidente, quien se niega a ver los elefantes que caminan dentro de su propio círculo, pues son sus funcionarios más cercanos quienes no pueden explicar las discrepancias en su patrimonio, son sus propios hermanos los que son evidenciados en videos recibiendo fajos de dinero en efectivo (aportaciones al movimiento, según el Presidente) acciones que a su vez constituyen delitos bajo la legislación electoral y de lavado de dinero y, son sus hijos los que viajan a costa del presupuesto y, benefician a sus cercanos con puestos, contratos y apropiaciones de terrenos en zonas de alta plusvalía turística.

Asimismo, y a pesar de haber establecido lo contrario en el Plan Nacional de Desarrollo de 2019, es la cuarta transformación el gobierno que más contratos públicos han adjudicado sin realizar licitación pública, montos que ascienden, entre 2019 y 2020, a cerca de 350 mil millones de pesos

Todo ello, , sin mencionar el uso discrecional del presupuesto usando, como mecanismo, la controversial Ley de Austeridad Republicana, cuyos decretos subsecuentes le permiten utilizar los subejercicios de las diferentes dependencias a su discreción, por no hablar de la tramposa extinción de cientos fideicomisos. Situación que ha dejado sin protección a sectores estratégicos del país como educación, ciencia, la atención a desastres naturales y deporte.

3. Crisis Sanitaria

Es innegable que el presidente no es responsable de la aparición del COVID-19, sin embargo, sí lo es del criminal y pésimo manejo de la pandemia. Es responsable de la falta de empatía frente a la necesidad económica que la pandemia ha generado, con acciones de carácter neoliberal, pues prefirió priorizar el superávit primario, en lugar de atender las necesidades de la población a través del incremento del gasto social ordenado, y a la par suspender las obras faraónicas innecesarias como lo son el Tren Maya y las Refinería de Dos Bocas, cuyos dictámenes de viabilidad tanto técnicos como económicos, aún se encuentran en tela de juicio.

Asimismo, se ha presumido de la intención de establecer un sistema de salud como el de los países nórdicos, sin embargo, el Presidente y su equipo no especificaron la época, y se inspiraron en los Vikingos, pues en plena pandemia, decidieron reducir en más de 1000 millones de pesos el presupuesto de la Secretaría de Salud, hacer desaparecer el Seguro Popular, para acabarse en quién sabe qué ocurrencias el Fondo de Estabilidad de los Ingresos Presupuestarios, justificando dicha acción en destinar mayores recursos en atención de la pandemia y garantizar el suministro de insumos y de medicamentos. A pesar de ello, no dejamos de ver a médicos y familiares de enfermos, manifestarse por la falta de insumos y medicinas, pues son responsables de descomponer el sistema de contrataciones públicas y el sistema de abastos de fármacos, principalmente en lo que respecta a medicamentos oncológicos que ha afectado a cientos de niños que han recaído y, en muchos casos fallecido, por no poder acceder a sus tratamientos.

4. Economía Estancada

La economía se encuentra estancada, ya que el gobierno se ha encargado de vulnerar una y otra vez las reglas del juego, generándose una situación de inseguridad jurídica constante. Ejemplos de ello, son la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, misma que resultó ser más costosa que su conclusión, así como la cancelación de las subastas eléctricas que han generado un freno a la inversión y comprometiendo la transición a energías limpias del país, una decisión que conllevará un costo altísimo que pagaremos los jóvenes y las generaciones futuras. Todo lo anterior, se traduce en falta de crecimiento económico y por tanto de oportunidades, generada por la pérdida de confianza tanto de inversionistas nacionales como de extranjeros para apostar por el mercado mexicano.

Para nuestra mala fortuna, de este tercer informe no podemos rescatar absolutamente nada, ya que, estamos frente a un gobierno que prefiere no asumir sus deficiencias y crímenes, ignorar la verdad y seguir con discursos abstractos, polarizantes y sin sentido. Un gobierno encabezado por un Presidente que, a pesar de haber logrado tener una causa que todos los mexicanos compartían, fue incapaz de pasar del discurso a los hechos, de utilizar ese respaldo popular como margen de maniobra para tomar las decisiones que México necesitaba, prefiriendo tomar decisiones sin ningún tipo de base técnica y fundadas en un resentimiento que enfrenta a los mexicanos todos los días.

ANTERIORES

BUAP