20 de Septiembre del 2021

El Reto de la Ciudadanía Digital

Por Ricardo Gali / /
Inden interior SeamosClaros

El avance de las tecnologías de la información (“TICs”) en las últimas décadas ha cambiado radicalmente nuestra sociedad, modificando la manera en la que nos comunicamos, educamos, hacemos negocios y participamos en el debate público, rompiendo a su vez el oligopolio informativo que predominaba en el Siglo XX.

Con la evolución de las TICs y el aumento exponencial del acceso al internet, se transformó la forma en cómo se ejerce la comunicación entre los ciudadanos y los diferentes órdenes de gobierno, abriendo con ello un espacio de debate en el que las ideas se contrastan, en un nivel de participación horizontal donde convergen, funcionarios públicos, partidos políticos, sociedad civil y ciudadanos, situación que ha traído como resultado una democratización exponencial de los espacios.

La evolución de la TICs ha permitido que millones de personas, todos los días manifiesten libremente su opinión sobre la manera en que se toman las decisiones en el ámbito público, creando canales de comunicación multidireccionales en donde no hay receptores y productores definidos, ya que, con estas herramientas, todos los que tenemos acceso podemos participar distribuyendo y creando contenido que contribuye a la formación de la opinión pública.

La multidireccionalidad en el intercambio del contenido, ha expandido el debate público fuera de los espacios formales de discusión, permitiendo así que las personas que interactúan, formen parte de una sociedad más conectada, con mayor información a su alcance y con acceso a canales de comunicación, que les permiten expresarse libremente y generar vínculos con personas que comparten causas en común y con ayuda de estos, sumar esfuerzos para alcanzar objetivos determinados, situación que sin la existencia de estas plataformas, sería prácticamente imposible.

Frente a esta nueva dinámica, es innegable que el ejercicio de la ciudadanía ha mutado en gran medida hacía una “ciudadanía digital” y una “sociedad de conocimiento”, sin embargo, en nuestro país, aún tenemos alrededor de un 30% de la población (de seis años o más) que no cuenta con acceso a internet, según datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares de 2019 (“ENDUTIH”).

Esta limitante, impide que un sector importante de la población sea partícipe del proceso de digitalización, propiciando la existencia de una brecha digital que profundiza aún más la desigualdad social ya existente en nuestro país, la cual, se ha acrecentado a raíz de la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19, en donde la falta de acceso al internet se ha convertido en un amplificador de la desigualdad.

Por lo anterior, es de suma importancia que se diseñen políticas públicas que permitan reducir la brecha digital, ya que, si no garantizamos el acceso las TICs, un sector de la población se quedará fuera del ejercicio de la ciudadanía digital y de la sociedad del conocimiento y con ello, estaremos condenados al subdesarrollo, ya que, un 30% de nuestra población estará impedido de desarrollar capacidades que les permitan salir de la situación precaria en cuestión económica y de servicios que de por sí ya enfrentan.

Con el objetivo de hacer frente a la brecha digital, será necesario que facilitemos a los sectores más vulnerables de la población, una Renta Básica Digital, con el propósito de garantizar su acceso al servicio de internet con estándares de calidad mínimos establecidos por el Estado.

Para lograr lo anterior, es necesaria la coordinación de los tres niveles de gobierno; quienes deberán actuar de forma coordinada, a fin de que las administraciones locales, ya sean estatales o municipales, tengan facultades suficientes para habilitar la mayor cantidad de espacios públicos con internet de banda ancha, cuidando  la neutralidad de la red y permitiendo que las personas que hoy no cuentan con internet puedan acceder al mismo, ya sea para educarse, entretenerse y/o expresar su opinión.

Sólo de esta manera lograremos que todos los mexicanos sin distinción alguna puedan ejercer plenamente la ciudadanía digital, formar parte de la sociedad del conocimiento y desarrollar sin importar su lugar de procedencia habilidades que les permitan acceder a mejores condiciones de vida.

ANTERIORES

Puebla GOb

Puebla GOb