15 de Septiembre del 2019
Ayuntamiento de Puebla

El mal del coleccionista

Por Betzabé Vancini / /
El mal del coleccionista
Foto: Central

Tú, yo y el Ello...

Mi abuelo comenzó un día una colección de trenes a escala que llegó a ser enorme, sin embargo, a la par de los trenes, comenzó a coleccionar revistas, juguetes de Bimbo y Coca Cola, piezas de electrodomésticos, herramientas y hasta rondanas. Su colección llegó a tal grado que tuvieron que designar una gran parte de su casa para colocar las piezas que iba añadiendo. Cuando era niña, era fascinante llegar a su casa ¡había de todo! Sin embargo, con el paso de los años fui dándome cuenta de lo difícil que era para mi abuelo deshacerse prácticamente de cualquier cosa y la imposibilidad que tenía de tirar a la basura incluso aquellos objetos que ya eran inservibles. Aunado a esto, mi abuelo empezó a salir de casa cada vez menos y, las pocas veces que lo hacía, tardaba muchísimo tiempo en salir porque tenía que revisar varias veces que todas las ventanas estuvieran cerradas, el gas, el agua, la estufa, y que todos los accesos a la casa estuvieran cerrados con llave. Lo revisaba en varias ocasiones hasta que se sentía seguro. 

Este padecimiento es una de las múltiples manifestaciones del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). El TOC es uno de los padecimientos que se derivan de los Trastornos de Ansiedad y consisten en conductas que la persona no puede evitar hacer o en desarrollar un excesivo apego a las cosas. En esta manifestación del TOC, los “coleccionistas” comienzan a sentir agrado por objetos o figuras que les representan algún apego emocional y que van guardando a modo de colección. En principio esto no parece extraño, hasta que la compulsión se agrava y la ‘colección’ se amplía a todo tipo de objetos: enseres del hogar, documentos, artículos de despensa, muebles, ropa, material de desecho, prácticamente cualquier cosa. Incluso hay casos reportados de personas que acumulan animales que, por supuesto, se encuentran en pésimas condiciones y sin calidad de vida.

Los acumuladores son personas ansiosas que han crecido con la idea de que el futuro es incierto y no pueden saber qué va a suceder o de qué manera van a actuar en caso de una emergencia, así que guardan todo “por si acaso.” Suelen ser incomprendidos por sus familias y en muchos casos se les obliga a limpiar o a tirar los objetos acumulados sin tomar en cuenta que esto supone un sufrimiento extremo para ellos. En sus formas más graves las personas pueden acumular objetos durante años hasta convertir sus casas en focos de infección. En muchos casos el piso queda completamente cubierto de objetos, desechos o basura de tal manera que pasan años sin ver el piso de su casa o después de años de no hacer aseo, encuentran el cadáver de alguna de sus mascotas debajo del caos.

Por extraño que pueda parecer, los acumuladores no eligen ser así, sino que tienen un padecimiento neurológico que les hace imposible frenar la conducta de acumulación, así como deshacerse de los objetos acumulados. De ahí la importancia de que acudan con un profesional de la salud mental para ser adecuadamente diagnosticados y tratados. En los casos leves, la psicoterapia es suficiente para trabajar el padecimiento y aliviarlo, ya que muchos acumuladores de objetos son también acumuladores de emociones. Una vez que pueden comenzar a dejar ir sus emociones por medio de la terapia suelen empezar a poner en orden sus casas también y a desprenderse de lo acumulado. En los casos más graves es necesario acudir con el psiquiatra para recibir la medicación adecuada que usualmente consiste en ansiolíticos y antidepresivos que suelen tener una excelente respuesta en la mayoría de las personas.

Cuando la persona sigue el tratamiento de manera adecuada, mejora con rapidez y en algunos pocos meses deja de estar “atrapada” entre todos los objetos que ha acumulado a lo largo de los años. Es importante considerar que es un padecimiento mental que debe tratarse porque a la larga puede producir problemas de salud graves o bien, puede dejar a la persona en total aislamiento.

Si conoces a alguna persona con “el mal del coleccionista” puedes hacerle llegar esta columna o si tienes algún familiar con este padecimiento, puedes encontrar más información buscando información del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Comparto este enlace de Mayo Clinic con información que puede serte de utilidad: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hoarding-disorder/symptoms-causes/syc-20356056

Como siempre, estaré atenta a tus preguntas y comentarios vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl

ANTERIORES

 

Selene Rios

Neoderma Clinica

final 32 fenali. 800 x 800