12 de Noviembre del 2019

¿Revisas el teléfono de tu pareja?

Por Betzabé Vancini / /
¿Revisas el teléfono de tu pareja?
Foto: Central

 betza identifi

La mayoría de los problemas de pareja que me toca atender en el consultorio están relacionados de alguna manera con el uso del celular. Ya sea que la pareja usa demasiado tiempo el teléfono y eso les ha alejado, o que se han revisado el celular y han encontrado evidencias de infidelidad o cualquier otro tipo de traiciones a la confianza. Y pese a que muchas personas justifican esa incursión como una manera de confirmar sus sospechas o como algo “necesario” para estar en paz, déjame decirte que no es sano en lo absoluto. A continuación, te explico las razones para afirmar esto.

Desde hace algunos años, varios países europeos, incluido España, han tipificado como delito revisar el teléfono de cualquier persona; incluida la pareja. Este delito amerita una pena de entre dos y cuatro años de cárcel, y la razón principal es porque es un abuso de confianza y al mismo tiempo, invasión a la privacidad y a información sensible. Ahora bien, si nos enfocamos únicamente en las razones psicológicas para no hacerlo, podemos hacer una lista:

En primer lugar, como dice el dicho, “el que busca encuentra” y si lo haces, seguramente te encontrarás con algo que no quieres saber o que va a molestarte. No hablo únicamente de pruebas irrefutables de infidelidad, sino de conversaciones en las que quizá se burle de ti con sus amistades, se queje de ti o tu familia, o bien, puede que incluso descubras que tu pareja se involucra en actividades poco éticas o hasta ilegales. Incluso si no encuentras evidencia tangible de traición, de todas formas siempre habrá algo que pueda malinterpretarse.

En segundo lugar, es importante considerar que nuestros teléfonos celulares son una extensión de nosotros mismos y un medio importante para mantener nuestras relaciones interpersonales. Revisar las conversaciones de tu pareja con sus amistades, su familia o sus clientes, empleados, etc., es equiparable con interrumpir cualquier conversación en persona que tu pareja pueda estar teniendo. Es una total falta de respeto a su privacidad, así como a la privacidad de las personas con las que interactúa. ¿Te gustaría que alguien revisara la conversación que tienes con tu mamá, con tu pareja o la privacidad de una consulta con tu médico?

En tercer lugar, revisar el teléfono implica un problema fuerte de confianza ya sea en tu pareja o en ti. Si no puedes confiar en tu pareja, ya sea porque sospechas algo o porque ya te engañó en algún otro momento, ¿por qué sigues ahí? O si no puedes confiar en tu pareja porque has notado que le gusta demasiado coquetear con otras personas, ¿por qué sigues ahí? Vaya, la pregunta es la misma en todos los casos.

Finalmente, la razón más frecuente para revisar los teléfonos tiene que ver con la necesidad de controlar a la pareja: con quién habla, a quién tiene en sus redes sociales y qué tanto interactúa en ellas o con quiénes lo hace. Todo eso es una muestra enorme de inseguridad y de la necesidad de crear “certeza”, creyendo que tienes todo bajo control, pero no es así. Las personas no le pertenecen a nadie y controlar o prohibir amistades es una forma de violencia en la pareja. Eventualmente, la gente se harta de estar siendo siempre fiscalizada en sus amistades o sus interacciones y  con esto sólo lograrás el efecto contrario al que deseas.

En resumen, tu pareja puede tener miles de fallas por las cuales puedas sentir “la necesidad” de invadir su privacidad para buscar en su teléfono, sin embargo, esta necesidad dice más de ti y tus inseguridades que de tu pareja, y siempre indica que es momento de buscar ayuda en terapia. Créeme, se puede vivir en paz sin invadir la privacidad de alguien pues, al final, ninguna revisión te garantizará la fidelidad o la lealtad de tu pareja, eso es algo que existe o no existe y no hay ningún factor que pueda mediarlo o influir más allá de la convicción y la voluntad.

Libérate de esos celos e inseguridades y aprende a vivir en una relación sin violencia, basada en la confianza mutua y en el respeto al mutuo derecho a tener amistades o a compartir sus intereses con otras personas.

Como siempre, estaré atenta a todas tus preguntas y comentarios vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl

ANTERIORES