20 de Septiembre del 2019

¿Padeces Burn Out?

Por Betzabé Vancini / /

Tú, yo y el Ello...

Cada día es más frecuente en todo el mundo que las personas requieran días de incapacidad pues se encuentra en una condición llamada en varios países ‘burn out’. 

El burn out es el agotamiento físico, psicológico y mental que se produce después de mucho tiempo de no haber tomado vacaciones o después de periodos prolongados de estrés. Las personas que padecen burn out manifiestan tener dificultad para pensar, les cuesta levantarse por las mañanas,  su nivel de energía durante el día es muy bajo, se irritan con facilidad, tienen poco apetito pero a veces tienen la necesidad de atracarse de comida dulce, suelen aislarse y evadir el contacto social. ¿Te ha pasado? 

Hace algunos años se podían distinguir con mucha facilidad las profesiones que eran más propensas a padecerlo: médicos, enfermeras, psicólogos, sacerdotes, personas en oficinas de atención al cliente, etc. Estas profesiones presentan burn out con frecuencia debido a que su función principal es el contacto con otros seres humanos, especialmente con seres humanos que están pasando por un mal momento. Este contacto frecuente con personas que están padeciendo algún conflicto suele drenar la energía de quienes les atienen llevándolos a un profundo agotamiento emocional que se manifiesta en síntomas físicos como: somnolencia, fatiga crónica, dolores de cabeza o musculares, propensión a enfermedades infecciosas, entre otros. 

Tiempo después, los estudiosos de este fenómeno se dieron cuenta de que lo padecen muchas otras personas: maestros, abogados, choferes, estudiantes, empleados de bancos, mamás... En pocas palabras, descubrieron que cuando una persona se dedica demasiado tiempo a atender a otros y descuida su bienestar llega, irremediablemente, al burn out. Actualmente, la tecnología celular hace más factible que aparezca pues nunca estamos fuera del alcance de otros. 

¿Qué hacer para evitar el burn out o para remediarlo si ya lo tienes? 

Hay varias opciones que funcionan a modo de prevención y que también son un tratamiento efectivo para el agotamiento psicológico. A continuación te menciono algunas: 

⁃ Tomar descansos cortos durante el día: al menos 10 minutos para distraerse en algo que no sea ver el teléfono. 

⁃ Ejercicio: las personas que realizan actividad física al menos 4 días a la semana son menos propensas a sentirse abrumadas que las que no hacen ejercicio como parte de su rutina cotidiana. 

⁃ Comer saludable y a tus horas: consumir alimentos frescos y de color verde ayuda a mejorar la atención, la energía y el ánimo. 

⁃ Ponte límites: hay que hacer conciencia de cuándo es buen momento para ayudar a otros y cuándo necesitas tiempo para ti. Asimismo, establecer horarios de trabajo que te permitan tener un adecuado descanso y vida fuera de la oficina.

⁃ Aprende a decir que no: cuando te sientes en disposición o capacidad de ayudar, salir, o dar un extra, no lo hagas. 

⁃ Tratamientos clínicos: si el burn out es muy grave o se ha vuelto crónico, existen tratamientos médicos que pueden ayudar a mejorar el estado mental, la concentración y la atención. Existen fármacos diseñados para esto -frecuentemente son anti depresivos- y alternativas como la Estimulación Magnética Transcraneal, que mejora la conexión de los grupos neuronales que se han desconectado por el agotamiento.

Cuando no se trata adecuadamente, el burn out puede llegar a tener consecuencias graves como: depresión, ataques de ansiedad o pánico, problemas de adicciones e incluso ideas suicidas.

Es importante saber que el autocuidado es la mejor herramienta para evitarlo. No podemos estar bien siempre para todos y es muy importante darte cuenta de que, si tú no estás bien, poco podrás hacer para ayudar a los demás. Esto no te hace egoísta, sino una persona consciente de su salud física y emocional. 

Como siempre, estaré atenta a tus comentarios y preguntas vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl. También te invito a visitar mi Instagram: @plenia.salud.mental 

 

ANTERIORES

 

Informe

Selene Rios

Neoderma Clinica