Wednesday, 23 de October de 2019

Las otras familias…

Por Edmundo Velázquez / /

La noche del domingo, en Twitter, un diputado panista y un usuario iniciaron un debate.

El tuitero @Manolakiz inició la réplica a Pablo Rodríguez Regordosa por su última publicación en Sexenio.

El  texto de Rodríguez, “La intolerancia de los tolerantes”, habla sobre la Marcha de la Familia en la que participó el sábado pasado, así como la repercusión –negativa– que sufrió tras acuñar el término “Isonomio” para que el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Tras leer un par de tuits, entré al debate con el diputado y el tuitero. Y el panista nos llamó intolerantes a @Manolakiz y al que esto escribe por no compartir su punto de vista y aseguró que nosotros resultábamos ser el ejemplo perfecto de la intolerancia que hablaba en su colaboración.

Vaya, se tiró al suelo.

E insistió en ser casi un mártir por mostrar tolerancia, por poner la otra mejilla.

Pero el diputado insiste en repetir un mensaje velado de homofobia que sistemáticamente generó el Frente Nacional por la Familia.

Viñeta: Berto Márquez

En la publicación señala sobre la marcha del sábado pasado:

…el propósito fue defender que los conceptos de matrimonio y de familia se respeten como lo conocemos; para hacer referencia a la unión de un hombre con una mujer y su prole”.

O bien, lo que acuñan como “familia natural” o “familia tradicional” desde el Frente Nacional por la Familia, un concepto que únicamente está conformado por padre, madre e hijos, como ha insistido la vocera de la organización en Puebla, Maria Eugenia González Serafín.

Sobre las personas que no coincidimos con su forma de pensar, como con la del Frente Nacional por la Familia, Pablo Rodríguez lanza en su columna una frase:

Hoy no los entiendo. Lanzan un grito pidiendo tolerancia y el siguiente es para descalificar a otros. Piden inclusión, pero se auto excluyen. Piden respeto, pero ofenden sin piedad. Es la intolerancia de los tolerantes, o más bien, la expresión de lobo que hay bajo el vestido de oveja pintado a los colores del arcoíris”.

Ahora, la comunidad LGBTTTI y aquellos que osen opinar de manera contraria al diputado Rodríguez, son los lobos vestidos de oveja arcoíris.

Algo que tanto Pablo Rodríguez Regordosa como los miembros del Frente Nacional por la Familia están ignorando selectivamente, es  que solamente el 40 por ciento de los hogares mexicanos se sujetan al esquema de familia natural o tradicional formada por padre, madre e hijos en común según datos del INEGI.

El panista podría dar un vistazo sobre estos detalles en este texto publicado por Jenaro Villamil. (Dele clic aquí diputado).

Números más, números menos, en México existen 28 millones 700 mil hogares.

De estos, 11 millones 700 mil están conformados en el modelo aprobado por la Iglesia Católica y defendido por algunos políticos, como Rodríguez Regordosa, e instituciones como el Frente Nacional por la Familia.

Es decir, existen 17 millones de hogares a los que los grupos conservadores les están negando espacio o discriminan por no tienen un padre varón y una madre mujer, e hijos en común. Porque no están conformados como a la Iglesia le gustaría.

Y eso implica que por lo menos existen 11 tipos más de familias ya determinados, incluso por sus hábitos de consumo. Así que la familia que quieren imponer las personas que se manifestaron el sábado pasado en once Estados del país no es la única, ni va a ser la única.

Fuente: Merca 2.0

Las cosas cambiaron. México cambió. El mundo ha cambiado. Y eso lo tienen que aceptar hasta los más conservadores. La misma Iglesia Católica.

Vaya, hasta Diego Fernández de Cevallos, un panista de pura cepa admitió que la Iglesia debe evitar emitir opiniones, generar movilizaciones o posturas políticas y los matrimonios entre personas del mismo sexo deben de ser respetados.

Y que el Jefe Diego sea más gay friendly que otros miembros de Acción Nacional, es ya el colmo.

 

ANTERIORES