¡Comparte!

“¡Este sí, este no!”, diría la canción de Bad Bunny. Esta frase se la aplicaron a Luisito Comunica durante su reciente visita a Corea del Sur, pues por “viejo” lo vetaron de un antro.

El influencer poblano describió esta mala experiencia en un video de YouTube, en el cual aseguró que a su llegada al país asiático, decidió salir de fiesta con su novia Ary Tenorio.

Sin embargo, no todo resultó como lo esperaba, ya que en las discotecas de aquel país está prohibida la entrada a turistas extranjeros, debido al choque cultural.

Me acaban de discriminar por viejo. Media hora esperamos acá, entonces ya que llegamos, me pidieron mi identificación y me dicen ‘no, es que tienes 30 y no puedo dejar entrar a nadie de más de 29 años”, relató entre risas.

Agregó que pese a que buscaron en otros sitios, la restricción era la misma: “Uno quiere divertirse, uno quiere gastar su dinero y no lo dejan… por viejo”, recalcó.

En un último intento, dijo haber sido rechazado por no hablar coreano; por lo que sugirió a sus fans de más de 30 años, no salir de fiesta en Corea del Sur, si visitan dicho país.

Nos referimos a que no vengan de fiesta, no nos referimos a que no vengan a este bello país”, dijo.

El video ya cuenta con más de tres millones de reproducciones en YouTube y se posicionó en el número 30 en tendencias, en el que aseguró que para él es raro y extraño que no lo dejaran pasar.

Y después de que Luisito Comunica posteara una serie de fotografías en Instagram simulando estar viejo, sus fans no dudaron en poner comentarios como:

Luisillo, el viejillo”.

Me deprimí de pensar que a los 30 ya somos viejos para el mundo”.

Próximo video, hice mi propia discoteca”.

También, no mms, dices discotecas”, fueron algunos de los comentarios que se leen en el video.

Algunos usuarios bromearon con el mexicano, asegurando que un buen negocio para el youtuber sería abrir una disco para turistas mayores de 30 años, luego de que incursionara en el ámbito restaurantero en otros países.

Recién se armó la polémica porque un artesano le confeccionó una silla y que al final no le gustó, por lo que ya no la quiso pagar y la regresó.

Te puede interesar:

Etiquetas: