¡Comparte!

Las toallas femeninas son indispensables para las mujeres y aunque algunas personas menstruantes comienzan a usar otros métodos, éstas continúan vigentes. Son compresas sanitarias que retienen el flujo menstrual para evitar el manchado de la ropa interior. Las mujeres también las usan como método de retención de flujos posterior al parto.

Las primeras toallas femeninas fueron retazos de tela, generalmente de lino, que retenían la sangre menstrual y eran reutilizables. Las mujeres las sostenían con cinturones, fajas y hasta alfileres y luego del periodo menstrual las lavaban para seguir usándolas.

Las primeras marcas de toallas femeninas desechables datan del siglo XIX. Sin embargo, fue hasta el siglo XX que se comenzaron a comercializar al público en general, gracias al material con el que estaban elaboradas. En ese momento se hicieron de un tejido a base de celulosa.

Posteriormente, en 1980 se creó la primera patente de toalla sanitaria gracias a  Robinson and Sons en Chesterfield, Inglaterra.

También les incorporaron “alas” (extensiones de plástico con pegamento que sujetan a la ropa interior) para que las mujeres las mantuvieran en su lugar y por ende fueran más cómodas.

Generalmente, cada mes una persona menstruante tiene su periodo, en promedio de 3 a siete días, por lo que este tipo de contenedores son ampliamente requeridos y comercializados. Sin embargo, a nivel global no hay un criterio que regule la venta de toallas femeninas.

¿Qué pasa con las toallas femeninas en México?

En México, según un estudio presentado en el Senado de la República, una persona menstruante usará 13 mil 320 toallas femeninas o tampones, lo que también representa un gasto si tomamos en cuenta que en promedio cada toalla tiene un costo de 2 pesos, lo que da como resultado 26 mil 400 pesos gastados a lo largo de su vida.

Afortunadamente en el arranque del 2022 se eliminó el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en productos de gestión menstrual. Esto gracias a que el Congreso de la Unión aprobó suprimir el impuesto en todas las toallas femeninas, tampones y copas menstruales.

La promotora de esta iniciativa fue la colectiva Menstruación Digna México, la cual tiene como objetivo la distribución gratuita de productos de higiene femenina en las escuelas de México.

Además, el Congreso de Puebla aprobó una reforma para que la Secretaría de Salud regale insumos menstruales a la población.

Esto quedó asentado en la Ley Estatal de Salud, Artículo 12, que corresponde al Gobierno del Estado por conducto de la Secretaría de Salud en su Fracción C dicta:

Procurar suministrar de forma gratuita y permanente, métodos anticonceptivos y productos de higiene menstrual”.

Dicha iniciativa fue impulsada por las diputadas locales Nora Merino Escamilla y Mónica Rodríguez Della Vecchia, del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Acción Nacional (PAN), respectivamente.

Sin embargo, muchas personas menstruantes han considerado el impacto ambiental de la fabricación y los residuos que generan las toallas femeninas, por lo que han optado por métodos alternativos.

¿Qué es y cómo funciona una copa menstrual?

Una persona menstruante puede usar entre 12 a 17 mil unidades de productos a lo largo de su vida. O lo que es lo mismo, 136 y 200 kilogramos de residuos.

Ante este impacto ambiental surgieron las toallas femeninas de tela, que son reutilizables, además de la famosa copa menstrual. Algunas personas prefieren éste último método por practicidad y sanidad.

La copa menstrual es un contenedor que se inserta en la vagina durante el periodo menstrual para recolectar la sangre de la persona menstruante.

Toallas femeninas ¿se extinguirán algún día?
Así se coloca una copa menstrual Creditos: Cultura Colectiva

Es una excelente opción para tener la libertad de sentirte cómoda en esos días de sangrado menstrual. Debido a su estructura y materiales no absorbe la sangre, sólo la contiene para ser eliminada.

No debe estar dentro de la persona menstruante más de 12 horas y debe desinfectarse antes y después de cada ciclo menstrual.

Y aunque se crea un método novedoso, data de 1967 con las primeras patentes, pero no fue hasta 1930 que se comenzaron a comercializar las primeras copas menstruales en Estados Unidos.

Aunque actualmente se distribuyen en 99 países, las toallas femeninas siguen dominando el mercado. Sin embargo, las copas menstruales son una excelente opción para las personas menstruantes de todos los estratos sociales, por su bajo costo en comparación al egreso realizado por comprar otros productos como los tampones.

Además, tienen un periodo de vida de diez años y significan un menor impacto ambiental. Sin embargo, en muchas culturas no se les permite a las mujeres utilizarla por los tabúes acerca de la virginidad.

¿Cuál es la mejor toalla femenina para niñas?

La menstruación o también llamada regla,  se da en las personas menstruantes cuando comienza su edad reproductiva. Sin embargo, en México algunas jóvenes la presentan a una edad temprana, es decir, aproximadamente de los nueve años. Pero en promedio la primera menstruación aparece a los 12 años.

Por ello, es importante conocer algunos productos y marcas que ofrecen toallas femeninas de menor tamaño que se adaptan mejor a los cuerpos aún infantiles de las menores de edad.

La primera vez que las mujeres experimentan su periodo menstrual desconocen cuántos días y cuánta cantidad de sangre expulsarán, por lo que es importante estar atenta a los cambios que el cuerpo sufre en esta etapa.

Dependiendo de la cantidad de flujo menstrual se elegirán las toallas femeninas. Es decir, si es liviano las toallas femeninas invisibles son ideales, ya que no te sentirás incómoda por el lienzo en tu ropa interior. Además, no se notará en tu outfit.

Por el contrario, si tienes flujo abundante las toallas femeninas ideales son las nocturnas ya que al ser más largas cubren totalmente el área genital y evitan manchas por sangre en la ropa. Te sentirás más cómoda ya que gracias a su elaboración absorbe rápidamente el flujo menstrual.

Elige siempre toallas femeninas de algodón para evitar alguna infección o respuesta alérgica en la piel. Actualmente en el mercado la mayoría de las marcas usan este producto. Sin embargo, es importante verificar en el empaque que realmente lo contenga.

¿Qué tipo de toallas existen en el mercado?

Estos productos de absorción se dividen dependiendo del flujo menstrual de la persona, la forma, protección, comodidad y otras especificaciones. Por eso aquí te dejamos la lista, según la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO):

Flujo / Absorción

Moderado: poca.

Normal o regular: regular.

Abundante: mayor.

Forma / Protección:

Sin alas: riesgo de escurrimiento a los lados.

Alas: evita escurrimientos y manchados.

Forma / Comodidad

Delgada: poca absorción, mayor comodidad y discreción.

Anatómica: con recortes a los lados.

Normal: toalla femenina rectangular con bordes redondeados.

Tanga: forma de trapecio para que se amolde a la ropa interior.

Nocturna: más larga y gruesa para absorber el flujo menstrual por las noches.

Otras especificaciones:

Con manzanilla: evita malos olores

Telas de protección: para mantener seca el área

Canales de absorción: evita escurrimientos pues concentra el flujo menstrual al centro de la toalla femenina.

Te puede interesar: ¿El algodón con alcohol en el ombligo quita el dolor menstrual? Aquí la respuesta

Etiquetas: