¡Comparte!

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advirtió a la población de posibles fraudes en la compra de paquetes y promociones de viajes a través de redes sociales, las cuales están más presentes en esta temporada de vacaciones.

En la pasada edición de abril de la Revista del Consumidor, la dependencia publicó un artículo sobre cómo operan los actores de este tipo de delitos con perfiles de redes sociales más frecuente en Facebook e Instagram, que tienen miles o millones de seguidores. Los estafadores suelen ofrecer los paquetes turísticos a precios muy bajos, además de que al contratarlo piden el dinero por anticipado.

Una vez que las personas interesadas realizaron el depósito, los supuestos proveedores dejan de responder los mensajes y cortan toda la comunicación o desaparecen los perfiles de las redes sociales y sus sitios de Internet. Agregado a ello, quienes resultan estafados no cuentan con la suficiente información de la supuesta empresa para poner una reclamación.

Comprar paquetes vacacionales en redes sociales es como comprar electrodomésticos en el semáforo”, explicó Ricardo Sheffield Padilla.

En los casos registrados hasta ahora que han sucedido en Facebook, el modus operandi suele iniciar debido a que el consumidor encontró en dicha red social una liga a la página del supuesto proveedor, en la cual lo redirige a un formulario donde le solicitan: nombre, teléfono, correo electrónico y fecha estimada del viaje que desea realizar.

Poco tiempo después, la supuesta agencia de viajes se pone en contacto con el consumidor vía Messenger y le solicita un número telefónico para enviar los detalles del viaje, como lo son el destino, las fechas estimadas y el hospedaje. Como parte de esto también suelen compartir fotografías de los lugares y cadenas con las que supuestamente trabaja en las zonas turísticas, y con ello, el supuesto asesor ofrece planes atractivos para el consumidor.

De forma frecuente, si el pago no se está hecho al día siguiente en el que se confirmó el contrato de viaje, la supuesta agencia llama nuevamente al cliente para pedir con urgencia el pago anticipado y le comentan que una vez que el dinero sea recibido, se les remitirá un correo electrónico con la “documentación de los servicios contratados”.

Los consumidores esperan máximo un día para decirle a la supuesta agencia de viajes que no recibieron ningún correo electrónico con la documentación que respaldara su compra, pero suelen darle excusas como “llamar más tarde” o, desde 2020, que “por motivos de pandemia, la documentación sería entregada posteriormente” (esto debido a que los estafadores suelen argumentar que los hoteles y lugares turísticos están pasando por momentos complejos de poco personal).

Al no recibir una respuesta clara de la situación, el cliente llama al hotel donde se tiene la reservación, pero se entera que ésta no existe y que tampoco tienen relación comercial con la empresa mencionada.

Finalmente, cuando las personas que contactaron a la supuesta empresa por medio de Facebook acuden a las direcciones que proporciona la página acuden a las direcciones domiciliarias proporcionadas, se dan cuenta que éstas son falsas también, por lo que no pueden reclamar bajo ninguna vía.

En los casos de fraudes reportados en Instagram, usualmente se dan porque el consumidor vio en dicha red social ofertas de viaje, por la cual envía un mensaje directo por medio de la plataforma y el supuesto proveedor se pone en contacto con el cliente para ofrecerle promociones adicionales o paquetes atractivos que coaccionen el pronto depósito, sin embargo, una vez que éste se realiza, comienzan las evasivas sobre la documentación y finalmente cierran los perfiles o bloquean a los usuarios.

Debido a que estos casos han aumentado potencialmente en los últimos años, la Profeco recomendó leer y analizar las ofertas que aparecen en redes sociales, ya que usualmente ofrecen hospedajes en hoteles de lujo a muy bajos costos, al mismo tiempo que otorgan cosas gratuitas, cuando los hoteles de lujo tienen precios muy elevados tan sólo por una noche.

Como parte del protocolo para no caer en fraudes, hay que asegurarse que la empresa con la que se contrate sea real y tenga veracidad, que puede corroborarse en sitios oficiales en donde tengan más de una vista de contacto, página web además de redes sociales, referencias, verificaciones digitales.

Como parte de lo anterior, se debe checar que antes de hacer cualquier depósito o transferencia bancaria no se soliciten a cuentas personales o de alguna tienda de conveniencia.

Si la empresa dice estar promocionada o utiliza logotipos de instituciones gubernamentales mexicanas, se puede consultar el Registro Nacional de Turismo, un catálogo público de prestadores de servicio autorizados en el país, donde se puede checar información confiable al respecto.

Como parte de la ayuda que ofrece la Profeco para la prevención de fraudes al adquirir promociones de viajes a través de redes sociales de particulares y sitios web apócrifos, compartió diversas herramientas que a las que se puede recurrir y consultar para obtener mayor información sobre proveedores que ofrecen paquetes turísticos, y de esta manera realizar compras informadas:

– Buró comercial de la Profeco

En él puedes consultar el número de quejas del proveedor con el que planeas contratar, disponible en https://burocomercial.profeco.gob.mx/.

– Monitoreo de tiendas virtuales

Si existen dudas del sitio de Internet en donde se realizará la compra, es recomendable no comprar hasta asegurarse de que cumple con las disposiciones contenidas en la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC). Para ello revisa la página https://www.profeco.gob.mx/tiendasvirtuales/index.html.

– Distintivo digital Profeco

En este sitio podrás revisar cuáles son los proveedores de bienes, productos o servicios que se destacan por promover y garantizar la información clara y completa, así como la seguridad, transparencia, confidencialidad, confianza y certeza jurídica al consumidor en el comercio electrónico, lo cual puede consultarse en https://distintivodigital.profeco.gob.mx/.

―Con información de Sin Embargo

Te puede interesar:

Etiquetas: