¡Comparte!

¡Qué crueldad! Dos sujetos abandonaron a un perrito en las inmediaciones de la Central de Abastos de la ciudad de Puebla.

En un video compartido en redes sociales se observa a dos hombres a bordo de un auto blanco marca Chevrolet Cavalier que estacionan a un costado del centro de abasto, bajan del vehículo y dejan salir a un perro.

El lomito es sacado de la cajuela. Una vez afuera, el can ronda por el auto y poco a poco se aleja del lugar, hasta que ya no se percibe.

Mientras que los dueños dejan que el perro vague, tratan de arreglar su auto para posteriormente irse sin ningún remordimiento tan sólo minutos después de haber llegado, en una zona transitada por los autos y corriendo el riesgo de ser atropellado.

Las cámaras de seguridad de la zona dieron a conocer el video de estos sujetos que abandonan al perrito en la Central de Abastos, y ha indignado a la comunidad de Puebla y han pedido que se dé con los responsables para que el Instituto de Bienestar de Puebla pueda actuar contra este caso de maltrato animal.

De acuerdo con la Unidad de Rescate y Soporte Vital Animal de Puebla (URSVA) el lomito ya fue resguardado por una protectora animal y piden que cualquier información que tengan sobre estas personas, manden un mensaje vía WhatsApp al 2224605986.

La denuncia de perros abandonados y/o maltratados puede realizarse a través de las redes sociales @PueblaAyto, @BuzonAyto o @InfraPue, o llamando al teléfono 0-7-2. Para cualquier duda o informes sobre el trabajo de Protección Animal de Puebla, comunícate a los números 222-233-46-11 o 222-264-32-51.

¿Cómo se castiga el maltrato animal en Puebla?

En octubre de 2020, el Congreso del Estado de Puebla aprobó una sanción de hasta 10 años de cárcel a quienes maltraten y provoquen la muerte de mascotas, así como hasta cuatro años a quienes las secuestren.

A manera de castigar a quienes asesinen deliberadamente o provoquen la muerte de un animal con maltrato, obtendrán de cuatro a ocho años de prisión y multas que van desde los 17 mil 376 pesos a los 43 mil 440 pesos.

En caso de que la muerte de la mascota haya sido provocada con armas o explosivos, la sanción se incrementará en un tercio, por lo que los responsables podrían alcanzar hasta 10 años y medio de cárcel.