¡Comparte!

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recordó al gobernador Miguel Barbosa Huerta como un compañero de lucha. En su discurso durante el tercer homenaje póstumo del mandatario poblano, el tabasqueño reconoció que hubo un tiempo en el que estuvo distanciado del oriundo de Zinacatepec, Puebla.

Este martes 13 de diciembre, el gobernador Miguel Barbosa Huerta falleció de un infarto cerebral a causa de un infarto. Y este 14 de diciembre, se llevaron a cabo tres homenajes póstumos: en el Congreso del Estado, en el Palacio del Tribunal Superior de Justicia y en Casa Aguayo, recinto donde despachaba.

A este último homenaje, llegó casi toda la plana mayor del gobierno federal, así como las “corcholatas” para la Presidencia de la República, es decir, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y el canciller de México, Marcelo Ebrard. Barbosa Huerta también estuvo acompañado de varios gobernadores, legisladores y diferentes políticos.

En su discurso, López Obrador recordó que Miguel Barbosa fue su compañero de lucha, que tienen más de 25 años de conocerse y de amistad. Aunque reconoció que por un tiempo estuvieron distanciados, luego se reencontraron, también explicó que la marcha del pasado 27 de noviembre en la Ciudad de México fue iniciativa del mandatario poblano.

Dijo que fue el principal impulsor para que Barbosa fuera el candidato en 2018 a gobierno de Puebla, y pese a que nadie lo quería para las elecciones extraordinarias, López Obrador se mantuvo firme en que el oriundo de Zinacatepec repitiera como abanderado de Morena, por lo que no se equivocó.

“Puebla vive un día triste”: Orozco Caballero

La primera en emitir su discurso en el homenaje de Barbosa Huerta fue su esposa, Rosario Orozco Caballero. Con voz entrecortada, señaló que “para Puebla era un día triste” luego del fallecimiento del mandatario.

Orozco Caballero también señaló que su esposo libró dos batallas. Una de ellas fue aquella contra la corrupción de un poder oscuro que tenía en su yugo a Puebla.

Y finalizó mencionando que siempre mantuvo su palabra para ayudar a los más necesitados, por lo que no fue un hombre de discursos.

Al término de los discursos, los primeros en realizar la guardia de honor fueron el presidente de México, Rosario Orozco y sus hijos.

A la salida del evento, varios de los asistentes expresaron sus condolencias y refirieron que fue una pérdida repentina y dolorosa.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Tercer homenaje de Barbosa Huerta

Alrededor de las 11:00, el cortejo fúnebre del mandatario que venía del Palacio de Justicia, arribó a Casa Aguayo para el tercer homenaje de este día. Minutos antes, los primeros en llegar fueron el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso, Sergio Salomón Céspedes Peregrina y la magistrada, Margarita Gayoso.

A la par del arribo de la carroza, el mariachi también empezó a sonar, ahí su esposa, Rosario Orozco Caballero y sus dos hijos levantaron la puerta y decidieron que el cuerpo de Barbosa Huerta escuchara la música.

Pocos minutos después, el cortejo ingresó por la puerta lateral de Casa Aguayo, ahí Rosario Orozco y Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX, se abrazaron.

Sheinbaum fue una de las personalidades políticas que arribó al homenaje de Barbosa Huerta. Además del canciller de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; el secretario de Gobernación Federal, Adán Augusto López; el exgobernador de Puebla, Manuel Bartlett. También, el delegado de Bienestar, Rodrigo Abdala, gobernadores de otros estados y presidentes municipales de la entidad.

Te puede interesar:

BONOBUS