¡Comparte!

Al caer a un socavón que se formó en una de las habitaciones de su departamento, tres mujeres desaparecieron cuando las arrastró el cauce de un río subterráneo en la colonia Tepeyac de la ciudad de Puebla.

La tarde del 29 de julio de 1987, Manuel Rojas Contreras salvó a su papá de caer a una horadación de 10 metros de profundidad por tres de diámetro, que se formó en la vivienda número seis del domicilio dos de la calle Tepeyac.

Cuando se enteraron del percance que padecieron la mamá de Manuel Rojas, su hermana y prima, sus vecinos sufrieron una crisis nerviosa.

Una hora después, elementos del Cuerpo de Bomberos, al mando de Juan Aguilar de la Peña, llegaron al lugar del incidente para rescatar a Margarita C., María Luisa R., quien estaba a punto de dar a luz, y a Adriana R., de 67, 27 y 6 años, respectivamente.


MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

En el momento en que ingresaron a la habitación en donde ocurrió el hundimiento, los Bomberos notaron que el piso estaba flojo y lanzaron unas cuerdas y lámparas para localizar a las tres mujeres, pero solo escucharon el sonido que producía el cauce del río.

Mientras los agentes de Tránsito despejaron el área de vehículos pesados y cerraron la circulación de las vialidades cercanas al socavón, el Cuerpo de Bomberos, paramédicos de la Cruz Roja y elementos de la Policía del Estado de Puebla desalojaron a las 15 familias que vivían en la calle Tepeyac.

En autos oficiales del ayuntamiento de Puebla, el personal de emergencia trasladó a las familias al cuartel general del Cuerpo de Bomberos, sitio en donde se les proporcionó alimentos, cobertores y ropa.

El presidente municipal, Guillermo Pacheco Pulido y el director de Obras y Servicios Públicos, Arnulfo Luna Arévalo, acudieron a la zona del incidente para ofrecer apoyo a las familias damnificadas.

Portal a otra dimensión en Santa María Zacatepec

Un socavón destruyó una vivienda del municipio Juan C Bonilla en Puebla. Por unas semanas, el hundimiento se volvió una atracción turística y una fuente de ingresos económicos para los habitantes de la zona.

La madrugada del 29 de mayo del 2021, por un reblandecimiento en un campo de cultivo de la comunidad Santa María Zacatepec, se generó un hundimiento de más de 20 metros de profundidad.

El acontecimiento atrajo la atención de personas de diferentes partes del país, quienes, durante varios días, permanecieron a la expectativa del crecimiento de un agujero que destruyó el patrimonio de una familia.

De acuerdo con el investigador en suelos de la Universidad Iberoamericana campus Puebla, la falla geológica no se originó de manera espontánea. Con respecto al agua en el fondo del socavón, el académico explicó que tenía una relación con los mantos freáticos que existen en la región.

Sin embargo, la explicación del profesor universitario no hecho abajo las teorías que algunas personas idearon sobre el origen del hundimiento y desde Chiapas, la Ciudad de México, Hidalgo, Oaxaca, Nuevo León y Tamaulipas, viajaron a Santa María Zacatepec para observar el oleaje que se formaba en el socavón.

Algunos habitantes de Juan C. Bonilla aprovecharon la presencia de los turistas para obtener ingresos económicos extras con la venta de pan, memelas, nieves y playeras alusivas al socavón. Otras personas, mediante el cobro de cinco pesos, permitieron a los excursionistas subir a sus azoteas para que observaran el crecimiento del agujero.

El campo de cultivo en donde se formó el hundimiento dejó de ser un lugar atractivo cuando personal de la Secretaria de Infraestructura instaló una malla, que tuvo un costo de 1.4 millones de pesos, para impedir que los visitantes pusieran en peligro sus vidas.

La información del hundimiento en la colonia Tepeyac es de Gustavo Paz Breton, periodista del periódico El Sol de Puebla. Fondo: Hemeroteca Pública “Juan Nepomuceno Troncoso”, perteneciente a la Secretaria de Cultura del Estado.

Te puede interesar:

BonoBus BUAP