Los 3 años del gobierno de Barbosa

Se cumplieron 3 años del gobierno de Miguel Barbosa Huerta. El primero de izquierda en el estado de Puebla, y podría decir que hay muchos claro-oscuros de la administración. Por supuesto, una administración marcada por la pandemia de coronavirus y una guerra contra los regímenes anteriores, a veces un tanto visceral y otras más, muy necesaria.

No podría decir que todo lo que ha ocurrido en el gobierno de Miguel Barbosa es malo. Al contrario, ha habido cosas muy positivas. Por ejemplo, siempre reconoceré la sensatez y la inteligencia con la que atendió la crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus. Incluso yendo en contra de las decisiones del gobierno federal. Mientras, a nivel nacional la estrategia para hacer frente a la pandemia fue un desastre, en Puebla nos salvamos del colapso.

Los hospitales públicos siempre respondieron, los decretos ayudaron a contener los fallecimientos, los contagios y todo lo que implicó la pandemia. El cierre de negocios si bien fue significativo, tampoco puso en jaque a la economía del estado, o sea, logró mantenerse en un equilibrio y el programa de reactivación económica en lo particular me ha gustado.

Sobre todo, por ese apoyo a los artesanos, a la economía local, a la reactivación de los micro y pequeños comercios, aunque no ha habido apoyos en créditos para emprendedores, el respaldo a los ya establecidos ha servido para contener la crisis económica, pero en una economía de abajo hacia arriba. Apoyos a productores del campo, artesanos, al turismo. Y bueno, un pendiente era la obra pública, pero ya en una rueda de prensa nos hizo saber que sí hay, que sí se están haciendo caminos, carreteras, edificios, etc.

Ahora, es mi percepción, y que conste que es solo una opinión, creo que de pronto esas batallas políticas que se echa encima el góber son innecesarias. Y es que hay algo de lo que pecan muchos de los políticos en México, aunque estoy seguro que también en el mundo, tiene que ver con el hecho de que son figuras públicas, eso hace que todo el tiempo estén sometidas al escarnio, que sus decisiones sean celebradas por unos y desaprobadas por otros.

Cualquier decisión que tome un gobernante será reconocida por ciertos sectores por la sociedad y otros estarán a disgusto. También siempre habrá una oposición, es natural, hasta entre los grupos vecinales hay oposición, pero también como lo dijo la mañana de este lunes, hay y debe haber libertades, plenas libertades. Creo que como ciudadanos podemos estar a favor de ciertas decisiones y en contra de otras más.

Solo espero que el estado llegue a buen puerto, nos lo merecemos los poblanos y veo que hay un trabajo arduo para las clases menos favorecidas, eso siempre dará el sello de un gobierno de izquierda, de un gobierno progresista.

Los amantes del poder

Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...