La mafia del transporte público tiene nombre y apellido… tiene halo de antorcha

Ojalá que el gobierno del estado se ponga enérgico y no permita ningún chantaje, presión ni intimidación de los concesionarios del transporte público.

Durante muchos años y muchos sexenios, quienes vivimos en la ciudad de Puebla hemos sido rehenes de los concesionarios.

Han incumplido todos los acuerdos, las condiciones y programas que a lo largo de los años se han querido implementar para mejorar el servicio.

Pero eso sí, ellos creen que tienen toda la calidad moral para exigir el aumento de pasaje y los privilegios de los que han gozado pese a los accidentes que ocasionan como choques, personas atropelladas, lesionadas y hasta fallecidos.

Pero en esta ocasión llegaron bastante lejos al exigir un aumento en la tarifa del transporte público cuando han incumplido. Y me voy enterando que son pseudo concesionarios, pues las concesiones ni siquiera están a sus nombres.

Y encima de todo chantajean, presionan, y hasta intimidan a los verdaderos concesionarios, que claro, muchos de ellos son igual de mafiosos. Pero en esta ocasión los que empezaron el desmadre fueron Samuel Méndez a quien el gobierno del estado ya tiene bien identificado.

Se trata de un antorchista que quiere hacer su agosto y está manipulando a los concesionarios para que se sumen a su “movimiento social”. Y el otro es Delfino Juan Reyes Abocardo, quien está identificado como un estafador y vividor.

La mafia del transporte público tiene nombre y apellido… tiene halo de antorcha
Delfino Juan Reyes Abocardo y Samuel Méndez Creditos: Especial

Lo peor del caso es que amenazan a los concesionarios, pues si no quieren sumarse a ellos por las buenas, lo tienen que hacer por las malas. Y a pesar de que según ellos son dueños de concesiones y su movimiento es legítimo, les cobran una cuota por “representar” al movimiento.

Y ni siquiera tienen tanta fuerza, pues los otros transportistas ya saben de dónde vienen, a qué se dedican y que son un fraude. Es más, por la mañana de este lunes escuchaba el noticiario radiofónico de Carlos Martín Huerta.

Se comunicaron algunos choferes y decían que a ellos les daba igual si aumenta o no la tarifa, pues al final ni siquiera un sueldo fijo tienen.

Ojalá que el gobierno del estado no haga caso a estos tipos que insisto, uno es antorchista y el otro un estafador, su movimiento ni siquiera tuvo convocatoria y solo buscan aumentar sus ingresos a costa de los demás.

Los amantes del poder

Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...