El otro desfalco de Aréchiga y Yassir

Basta con una publicación, una nota, para que empiecen a surgir los actos de corrupción, vaya, para que flote la caca y eso es lo que está pasando en la Secretaría de Movilidad y Transporte. Ahora me pregunto: ¿alguna área se habrá salvado del saqueo de Memo Aréchiga y Yassir Vázquez?

No les bastó con robarse el dinero del programa de conectividad, que hasta el día de hoy no sabemos a cuánto asciende dicho fraude. Pero sí hay otro del que tenemos más datos.

Aréchiga y Yassir también metieron las manos en las multas a los taxis piratas y a las unidades del transporte público a las que les detectaron irregularidades en los operativos. De hecho, fue el propio ex subsecretario de Transporte quien delató su estafa.

Siempre la tuvimos en nuestras narices y no la vimos. Esto fue cuando anunció que se modificaría el reglamento de operativos y que las multas pasarían de 8 mil pesos a los 40 mil, mínimo, para que los concesionarios de verdad sintieran el rigor.

Pero, más bien, encontró una nueva mina de oro que, por supuesto, también repartió el botín con Aréchiga. Fueron 400 multas de las que no se sabe dónde está el dinero. Además, para que los concesionarios pagaran estas infracciones tenían que dejar de fianza una placa, tarjeta de circulación, algo, pero ese algo nunca existió.

Como tampoco existen los 16 millones de pesos que se acumularon por esas 400 infracciones. Nadie sabe a dónde fue a parar el dinero, pero esperamos que el nuevo director de Inspección y Vigilancia de la Secretaría de Movilidad y Transporte, Fernando Loranca pronto explique qué pasó.

BonoBus BUAP
Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...