Frida Guerrera

Posted inLa Columna Rota

Frida Guerrera

Ruth y Francia Ruth: Madre e hija en un abrazo eterno

Solía ser una chica alegre y buena amiga, aunque era muy tímida. 
Bueno, en general pienso que tuve una buena infancia y adolescencia. 
Porque tuve buenos padres, nunca me hizo falta nada… Fui muy feliz  
Francia, Ruth-Cho Muraskabi; Maestra de inglés y parte de una familia que me ama mucho

Ruth Ramírez Guzmán nació el 30 de diciembre de 1961, originaria de León, Guanajuato, estudiaba en la Normal Básica de León, cuando conoció a Arturo Ibarra Serrano, los presentó una prima de Ruth, en 1982.  

Arturo nos relata con lágrimas en los ojos. Desde que la vio se enamoró de ella, la esperaba para acompañarla a su casa, empezó a conquistarla como antes se cortejaba una pareja.  Bromeaba con ella y en una ocasión jugando Arturo, intenta arrebatarle un zapato, ella se molestó mucho y lo rechazó, triste se fue caminando por aquellas calles que los vieron a ambos crecer, “hacía mucho viento, de pronto escucho que alguien me nombraba, volteo era ella corriendo hacía mi, su cabello volaba, se veía tan bonita, que cuando nos reunimos la besé, fue el primer beso que le dì. Ese beso la enamoró, más tarde me lo hizo saber”. 

Arturo tocaba la guitarra y cantaba, a Ruth le gustaba que lo hiciera, él reservado no sabía cómo decirle cuanto la quería y amaba. Entonces le cantaba, “Te quiero” de José Luis Perales, “No son palabritas” de Heleno. Y lo único que le decía a ella, era que en esas canciones le decía todo lo que sentía.  

Cuando Arturo terminó la Normal Básica, se separaron. Luego de unos años se reencuentran, le propone matrimonio, ella acepta y como antes se acostumbraba, acudió a su casa a pedirla en matrimonio formal. Lo acompañaron su mamá y su tío. Arturo había perdido a su papá a los 8 años, por ello no fue fácil para él salir adelante. Estudió en la Normal Superior y cubría interinatos, cortaba pasto, pintaba casas, y así ahorrar para su boda. 

Se casaron el 17 de diciembre de 1988, fue uno de los días más felices para ambos. Fue una gran boda, no hubo luna de miel porque se habían quedado sin dinero, pero a partir de ese momento tenían mucho amor, desacuerdos y todo lo que conlleva una relación de esas que duran una eternidad. 

Son padres de 4 hermosas y brillantes hijas, Grecia, Francia Ruth, Kenia y Atenas. Todas brillantes y educadas por dos seres llenos de conciencia, amor y respeto para los demás.  

Todo iba bien, sus hijas crecieron, Arturo y Ruth trabajan como maestros. Así fue como les dieron educación a sus hijas, quienes crecieron e iniciaron su camino profesional, en 2016 la vida y la decisión de un sujeto les cambió la vida para siempre. 

El 3 de diciembre de 2016 Francia Ruth salió de casa para no regresar jamás, cuando Arturo, acudió a reportarla, las autoridades negligentes como siempre le dijeron que no se preocupara que tal vez estaba con el novio; no le levantaron la denuncia. Francia salió de su casa junto con su madre a las ocho de la mañana a su clase de inglés al Centro de Estudios de Idiomas en la Universidad de Guanajuato, más tarde le envió un mensaje a su mamá para hacerle saber que iría a ver a su novio Emmanuel Denalí Váldez Bocanegra; fue la última vez que supieron de ella; desde el primer momento que Arturo, fue notificado por su esposa de que Francia no se reportaba, el corazón le dijo que ella no estaba bien. 
 
En agosto de 2016 Francia Ruth, conoció por la red social Tinder a Emmanuel, iniciaron una amistad que semanas después pasó a Facebook, un mes después Francia y Emmanuel se conocieron físicamente, Francia, estaba buscando su camino en la vida, no estaba cometiendo pecado alguno al relacionarse con él además ya lo conocía físicamente, le hizo saber a sus padres que era su novio, sin embargo, Emmanuel cuidó que su familia de Francia no lo conociera: “en una ocasión su mamá la siguió sin que se diera cuenta para saber quién era ese misterioso sujeto, lo vio muy bien su cara quedo grabada en su mente, a pesar del enojo de Francia al darse cuenta de que Ruth la seguía, su madre ya sabía por lo menos como era. 
 

La búsqueda por encontrarla fue ardua; el padre de Francia investigaba todo lo que podía y que las autoridades de León, no tenían el más mínimo interés en investigar, así dio con quién era Emmanuel, el nombre de su padre, dónde vivía y que había pasado desde ese 3 de diciembre.  En días Arturo se contactó con el Ingeniero Químico, Catedrático de la Universidad de Guanajuato, Ricardo Váldez González, quien fue llamado a declarar, Francia se registró en la libreta de entradas del fraccionamiento donde vivía Emmanuel en San Isidro, el 3 de diciembre. Ricardo Váldez, no se presentó a declarar cuando fue citado por las autoridades el 7 de diciembre de 2016, por lo que, ante la negativa, personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato, fue a buscarlo a su domicilio particular en la Capital del Estado. Fue trasladado a la agencia correspondiente para que rindiera su declaración, en donde dijo que su hijo estaba desaparecido y levantó la denuncia por su no localización, el hombre además les hizo saber que su hijo Emmanuel sufría de sociopatía y estaba en tratamiento psiquiátrico. El 4 de diciembre Francia fue vista por última vez en casa de Emmanuel por los guardias de seguridad. 
 
Los días pasaban, Arturo recorría a diario los lugares donde fue vista Francia, los lugares que ella a diario transitaba, su mente se llenaba de miles de peticiones a su hija, ¿Dónde estás?, ¿Por qué te fuiste?, ¿Por qué no te dije que corrías peligro?, Francia, regresa, hija, no va a pasar nada. La esperanza por encontrarla con vida disminuía, pero Arturo, incesante, no perdía la ilusión de verla a los ojos otra vez, de sentirla, de estrecharla en sus brazos. 
 
Los días pasaron, una página en Facebook  apareció con la siguiente leyenda; Buscamos a Francia Ruth; Francia Ruth Ibarra Ramírez, te estamos buscando, toda la familia está muy preocupada por ti. 
 
El 10 de diciembre de 2016; Arturo, como todos los días, recorría la calle Loma de San Vicente, en la colonia San Isidro, donde estaba ubicado el departamento de Emmanuel; se percató que había policías resguardando el inmueble, observo camionetas blancas del Servicio Médico Forense, las lágrimas cegaron sus ojos con la fotografía de su hija en la mano, siguió pegando volantes; con la esperanza de que no fuera Francia Ruth a la que habían encontrado. 

 
Lo que a vino después fue raudo: un rayo que en medio de una sorpresiva tormenta da justo en el blanco de aquel roble para desintegrarlo, para acabar con él descargando toda su fuerza; así se sintió Arturo, cuando el 11 de diciembre leía el diario donde se sospechaba que se habían encontrado restos del cuerpo de Francia, las autoridades ni siquiera le notificaron, solo le hicieron saber que en el lugar habían encontrado prendas femeninas, perfumes, zapatos de Francia; ahí fue donde Arturo se partió en mil pedazos. (La Columna Rota)

Arturo evitó a toda costa que Ruth y sus hijas supieran todo lo que le habían hecho a Francia, por ello en su siempre afán protector las mantuvo ajenas de toda investigación. De aquella búsqueda constante de la verdad y de llegar a la justicia para su hija. Sin embargo, con todo y ello el corazón de Ruth se partió en mil pedazos, desde aquel 3 de diciembre de 2016, su salud empezó a deteriorarse, la extrañaba, cuando estaban en la calle la veía, ella esperaba que su hija regresará, no aceptaba que había sido asesinada. Desde aquel septiembre de 2017, que acudimos a casa de Arturo, nos mantuvimos cerca de su lucha por alcanzar, Justicia, Verdad y Reparación. Luego de amenazas, abogados privados que solo sacaron provecho de Arturo, autoridades renuentes a hacer justicia gracias al tráfico de influencias del padre de Emmanuel. 

Arturo logró que fuera sentenciado en abril de 2020 a 60 años en prisión por el feminicidio de su hija.  

En diciembre de 2023, acudimos una vez más a casa de Arturo y Ruth, para una nueva entrevista. Por primera vez Ruth quiso participar en una charla pública hablando de aquello que le arrebató la vida junto con la de su hija. En aquella ocasión visitamos el panteón donde están sepultados los restos de su hija, le llevamos de regalo una suculenta para enterrarla ahí y con ello ayudar un poco en ese proceso de empezar a darle un poco de calma a los padres y hermanas de Francia. Ruth al fin sabía todo lo que pasó a su hija, el porqué Arturo no le permitió verla. Ya aceptaba que Francia no iba a regresar. “Yo quiero estar con Francia, solo espero ese momento”, me dijo Ruth, la abracé y le dije que llegaría, pero que aún faltaba sacar a delante a dos de sus hijas. 

Entrevista a Arturo y Ruth. Padres de Francia Ruth.

Habíamos quedado en regresar el 20 de enero ya de 2024, para festejar el cumpleaños de Francia y cantar, a Ruth le gustaba mucho cantar y eso haríamos, cantar, convivir y seguir abrazando. No se concretó esa visita, el 16 de febrero Arturo me aviso que Ruth estaba en el Hospital, que le habían detectado 2 aneurismas y el estudio que le realizaron le había generado un accidente, por lo que tenía paralizado el lado derecho y estaba perdiendo el habla. Acudimos a León, a verlos para buscar también la forma de apoyarlos. Arturo estaba deshecho. 

Entré a ver a Ruth, todavía la vi consciente, cuando entré con dificultad me dijo “Frida” y comenzamos una charla. “Tengo tantas cosas que decirte, vino Francia me tomó de la mano y el pie” A lo que le contesté no, dile que no, que todavía te falta cuidar a sus hermanas. Ese 24 de febrero, lloramos, reímos juntas. Nos prometimos que cuando se recuperará haríamos esa reunión y cantaríamos. Ella con lágrimas en los ojos y sonriendo me dijo “sí, vamos a cantar como la tesorito” Le besé la frente, le acaricié su cabello, le pedí, hiciera lo que ella quisiera respecto a la cirugía que debían realizarle, ella dijo sí, me voy a operar, expresó que me quería y le contesté que yo también la quería mucho eso la hizo sonreír. Me salí del cuarto con la tristeza encima, pensando qué quería decirme.  

Durante la noche de ese 24 de febrero, luego de pedirle apoyo a Ramiro López Elizalde, director médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), su apoyo para el traslado de Ruth, al Hospital 20 de noviembre en la Ciudad de México. Quien desde ese primer momento apoyó en todo para lograr que la atención a Ruth se llevara a cabo y así fue. Luego de la llegada de Arturo y Ruth a la Ciudad de México, nos contactó con Víctor López de la dirección médica para ser nuestro enlace referente a la salud de Ruth. Desde ese 26 de febrero no nos separamos de Arturo, él no conocía la Ciudad y no podíamos dejarlo solo.  

El 7 de marzo fue intervenida Ruth, ya no despertó. El 12 de marzo, su corazón dejó de latir. Al siguiente día temprano ya nos encontrábamos con él, Daniel y yo, lo acompañamos a la funeraria que se haría cargo del traslado de Ruth a León, esperamos que la prepararán, los trámites legales y a las 19:00 horas, salimos a casa para regresar a Ruth a sus hijas. 

El lugar donde sería sepultada Ruth, era el mismo donde estaba Francia, donde estuvimos platicando 3 meses antes, de cuanto la extrañaba, de todo lo que añoraba volver a abrazarla.  

Los restos de Francia, en un acto de amor, de reencuentro, fueron exhumados en un acto para darles un poco de paz a sus hermanas y a Arturo, “fue un regalo” Me comenta Miriam, hermana de Ruth. Les llevaron los restos, y acomodaron en el regazo de Ruth, los restos de Francia. “Madre e hija, en un abrazo eterno”, comentó Arturo.   

La misa fue para las dos, no soy católica y me generan muchas emociones encontradas (enojos) los sermones de los sacerdotes, pero ahí estábamos. Al final con un arreglo musical impresionante. Y una voz que parecía acariciar el alma las despidieron.  

Como nadie te ha querido (Como nadie) Como nadie te querrá (Te lo juro) Yo te quise, yo te quiero Y por siempre te querré Te quiero como nadie te ha querido (quisiera creerte sabés) Te quiero como nadie te querrá (Pero tengo miedo) No creas que son solo palabritas (No, ¿seguro?) Que se dicen nada más (Es que te quiero tanto, pero tanto) Te quiero tanto y tanto que aunque lejos Mi calor recibirás”. 

 En ese momento las lágrimas no fueron retenidas por muchos que nos encontrábamos ahí. Abrazó a sus hijas y de fondo la canción que enamoró a Ruth, diciéndole una vez más cuánto la amaba.  Los cuatro las despidieron, con aquella paradoja de calma y dolor por su perdida, calma porque ahora Ruth ya está con Francia y se fue con ella en los brazos cerca de su corazón. Dolor porque les hará mucha falta. Nos hará falta a todos.  

Arturo escribió estas líneas para Ruth, para acompañar este sencillo homenaje a una madre que se fue acabando, por la decisión del asesino de su hija.  

Ruth, Uva… Uvita como tu padre te decía, también yo te llamé.  Y te amé con ese nombre. Ayer tu perrito te lloró y hoy está abatido y lloro con él tu partida. Tu Copito de nieve, tu chompiras, ayer agreste hoy dócil busca el consuelo. Me dio tanta tristeza su triste estampa, y hasta hoy se dio cuenta de que tú ya no vendrás. Huele y se acurruca sobre una blusa tuya y descansa. Del mismo modo, por la noche, al ver la cama vacía, abrazo tu almohada, y no termino por encontrar la paz. Continuaré todos los proyectos que construimos juntos, cuidaré de nuestras hijas y las mascotas que amaste. 

La lucha incansable que tuviste por superar tu dolor en cama durante tanto tiempo, tú deseo de estar de nuevo en casa cuidando de nuestra hermosa familia, fue una gran muestra de tu amor. Sin embargo, tu noble corazón partió para cuidar a otro angelito que un día nos arrebataron  y ahora reclamó tu presencia. Descansa uva…uvita…mi amor. Que yo cuidaré de nuestras hijas.” 

Muchas veces lo hemos dicho. Las secuelas que deja un feminicidio son eternas. Pocas personas alcanzan a entender que la vida arrebatada de una hija no sólo se llevan sus sonrisas, sueños. No sólo privan a las familias de disfrutarlas, pelear con ellas, abrazarlas, llamarles la atención. 

El feminicidio asesina a toda la familia, las va aniquilando de poco y aunque llegué la justicia, sus vidas, su salud va decayendo, las extrañan. Muchas veces su único deseo es morir con la ilusión de volver a verlas, abrazarlas y ser felices con ellas otra vez. 

Esa es la ilusión que las mantiene muertas en vida.  

Ruth y Francia Ruth: Madre e hija en un abrazo eterno
Ruth, madre de Francia. Creditos: Especial

Marzo 2024 

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia. 

 P.D. Cada uno de los textos expuestos en este espacio, son con autorización y acompañamiento de las familias directas de las víctimas, que son las únicas autorizadas para hacerlo. Porque solo somos la extensión de su grito de justicia. 

@FridaGuerrera 

@vocesDLAusencia 

Te puede interesar:

BonoBus BUAP
Frida Guerrera

Frida Guerrera

Frida Guerrera es una de las periodistas más reconocidas en cuanto a seguimiento de feminicidios a nivel nacional. Ha relatado casos, acompañado a familias e incluso ella misma ha apoyado a la detención...