Violencia llama violencia, el caso del Oriente

La semana pasada, el Instituto Oriente de Puebla se vio envuelto en un escándalo luego de que CENTRAL, y después otros medios de comunicación, diéramos eco a la denuncia de un padre de familia por la agresión física que dentro de la institución sufrió su hijo.

La institución, en ejercicio de su derecho de réplica, lanzó un comunicado, a mi parecer, bastante desafortunado. Pareciera que carecen de departamento de comunicación social. Recuerden: la violencia llama violencia.

Primero porque es bastante agresivo empezar descalificando, rotundamente, la declaración pública hecha por los padres de familia y después decir que “lamentan mucho la agresión al menor”.

Es violento porque el joven que fue agredido sí puede ser identificado, porque al declarar sus padres revelaron sus identidades, por ende, toda la comunidad de la institución sabe que el director, quien firma el documento, ha llamado mentirosos a los padres de familia.

Peor aún, empezar invalidando su percepción de lo que los padres creen que sucedió, la poca empatía que tiene la institución para con los afectados.

Los padres acudieron con los medios de comunicación después de haber agotado todas las instancias, la interior de la escuela y los Jesuitas, la Comisión de Derechos Humanos y la Fiscalía General del Estado, cuando comúnmente sucede al revés.

Lamentablemente, solo el escándalo mediático logró que los mandaran a llamar de la institución para, ahora sí, intentar resolver el conflicto.

El comunicado del Oriente, a mi parecer, pone aún más vulnerable la situación del menor, dentro de la comunidad de estudiantes, muchos ven a la institución como la que tiene la verdad absoluta y revictimizan al joven por “haber intentado manchar la imagen de la escuela”.

¡Ey! Hay prioridades, un menor de edad fue golpeado y no es la primera vez que pasa.

¿Y si se tratara de su hijo? Siempre pasa que uno alza la voz para que a los demás no les suceda, valoren eso.

El PRI tiene una nueva oportunidad

El PRI tiene una nueva oportunidad con la renovación de sus 217 Comités Directivos Municipales en Puebla.

La semana pasada el dirigente, Néstor Camarillo anunció que todos serían renovados por “designación directa”, es decir, por dedazo, y serán electos para el periodo 2022-2025.

Los electos serán responsables de la elección del 2024, es por eso que el partidazo tiene una nueva oportunidad de renovar su estructura y fortalecerla de cara al proceso electoral.

El problema es que muchos de los dirigentes municipales están “amarrados a la silla”, se aferran a ella pensando que con esa posición pueden lograr una candidatura.

Así le pasa al dirigente en la capital, Sebastián Hernández Orozco, quien anda diciendo que podría ser candidato a la Alcalde de Puebla, ¡háganme el favor!

A Hernández Orozco no parece que vaya a alcanzarle ni siquiera para quedarse en el cargo.

Hay ya unos cuantos apuntados para el cargo: Lidia Ocaña, Paco Jiménez, José Luis Carranza Magallanes y Rocío Toxqui.

Viridiana Lozano Ortíz

Viridiana Lozano Ortíz

Estudió la licenciatura en Comunicación en la BUAP, es egresada de la maestría en Letras Iberoamericanas por la Universidad Iberoamericana Puebla. Actualmente estudia la maestría en Escritura Creativa...