El nuevo oro blanco: carbonato de litio

“La única persona que lleva el listado de tus logros y fracasos, eres tú”, por Eckhart Tolle.

En las últimas semanas se ha estado comentando mucho sobre la nacionalización del litio en nuestro país, México, y en efecto, el 3 de mayo del 2022, este metal alcalino fue decretado como exclusivo de explotación sólo para la nación.

El litio es un elemento que fue descubierto a mediados de los 1800, y fue como coincidencia al estar relacionado con dos elementos: sodio y potasio. Fue en 1855 cuando se logró aislar individualmente en grandes cantidades por electrólisis.

El litio es usado en varias actividades industriales, pero de igual forma es uno de los escasos elementos químicos que sirven para almacenar energía, también en la fabricación de aparatos electrónicos y como mecanismo energético de motocicletas, automóviles y camiones.

Hablando coloquialmente, nadie “pelaba” al litio, el oro blanco, para uso energético, pero los japoneses se lanzaron en los años 90 a producir las primeras baterías de iones de litio para almacenamiento de energía a base de este mineral.

La parafernalia para este elemento incrementó debido a los carros híbridos o eléctricos, como los Tesla, que están usando una cantidad impresionante de baterías de iones.

Los principales productores del llamado oro blanco, litio, son Australia, Chile, China, Argentina y Brasil, pero tenemos a países como Bolivia, Zimbabue y Portugal, que empiezan a aparecer en el mapa de productores. La producción actual ronda de entre las 90 y 100 mil toneladas a lo largo del mundo.

Es por eso que en varios países, como Bolivia, Ecuador y México, se ha vuelto un tema de política nacional en control de este mineral.

México tiene reservas probadas de 243 millones de toneladas en las concesiones de Sonora. Una de las empresas que ya había iniciado a explotar el producto es Bacanora Lithium, la cual se rumora era propiedad indirecta de Elon Musk. De igual forma, Baja California, San Luis Potosí y Zacatecas ya contaban con proyectos privados de explotación de litio.

El precio del carbonato de litio se ha ido a las nubes. En menos de tres años ha subido de 10 mil dólares hasta 73 mil dólares la tonelada, un incremento impresionante. Ahora imagínense cuánto valen las reservas de este metal en México y el mundo. Es por eso que la Unión Europea ya lo considera dentro de las 40 materias primas estratégicas en el mundo.

El nuevo oro blanco vendrá a sustituir las economías petrolizadas, pero esto tendrá un campo de conversión y transformación de por lo menos 150 años, amigos. De aquí a ese tiempo, ya podremos ir viendo carros, aviones, camiones, estufas, entre otras cosas, que trabajen a base de baterías de iones de litio.

Comentarios: Jorge.mesinadal@gmail.com.

BONOBUS
Columna, Emprende y Aprende

Jorge Medina

Ingeniero Industrial y de Sistemas de profesión, con una Maestría en Economía para Negocios; sus cartas académicas lo llevaron a tener 14 años de experiencia como docente en universidades públicas...