Selene Ríos Andraca

Posted inDios en el Poder

Selene Ríos Andraca (1983-2016)

La pandemia de la soberbia morenovallista

Hasta ahora caí en la cuenta que la principal responsabilidad del hundimiento del barco morenovallista y de la inestabilidad del proyecto presidencial es exclusiva del gobernador Rafael Moreno Valle. Él es el punto donde las cosas empiezan y terminan.

Si tuviera sano el juicio, hace años habría sancionado a las constructoras que hicieron y deshicieron el concreto hidráulico en la capital poblana;a Cagalán Macari por los atrasos y sobrecostos en las obras o por el desmadre de la 31 poniente;a Facundo Rosas por Chalchihuapan;  a Eukid Castañón por incendiar la política interna del morenovallismo; y así ad infinitum. Si hubiera tomado cartas en esos asuntos, Puebla no estaría inundada hoy; la popularidad del morenovallismo no estaría en los suelos; Tony Gali no tendría un escenario casi imposible para el 2016; el escándalo por la Ley #Antibronco no existiría; el caos por el robo a Pemex de parte de funcionarios morenovallistas no sería público y así, hasta la náusea.

Uf.

Pero el hubiera, ya saben, es el verbo de los ilusos —por usar un efuemismo—.

Los vientos se mueven contra la voluntad morenovallista: a escasos meses de la sucesión en Casa Puebla, el PRI lleva ventaja;a tres años de la Presidencial, Moreno Valle está en el fondo de las preferencias. Y eso que ha invertido tiempo, noches, enfermedades, insomnios, amores, familia, amigos y aliados en su proyecto. Sin embargo, es su culpa.

El estilo morenovallista, la pesada personalidad de @Rafagobernador tiene infestado el gobierno en su totalidad. Desde el primer nivel hasta el cuarto. Algunos funcionarios y empleados del gobierno imitan a cabalidad los modos de Moreno Valle.

Ay Jesucristito. Nomás eso nos faltaba, aguantar al Góber y a sus #Rafabeliebers.

En lugar de aprender las cosas buenas que tiene Moreno Valle —trabajador, obsesivo, disciplinado, puntual, visionario—, sus empleados, asesores, funcionarios le aprenden lo malo. Claro, es más fácil agarrar lo malo que lo bueno.

Vamos, en el área de Comunicación Social es donde más luce la pandemia morenovallista. En casi cinco años de gobierno, el mandatario ha cambiado de titular de Comunicación Social unas seis o siete veces. El resultado ha sido el mismo siempre: la política de odio contra los medios no-morenovallistas, contra los medios no-aplaudidores y con los sí-aplaudidores la política también ha sido la misma, exigencias, regaños, retraso en los pagos, recorte del contrato de publicidad, amenazas.

Nada cambia, pues. No importa si el tipo contratado fue asesor de Felipe Calderón en Pinos, o si fue funcionario en alguna dependencia federal o si fue baterista de alguna banda de pop. El modelo se repite hasta el cansancio. La soberbia impera desde arriba hasta abajo.

Comenzó con el brote del virus (el gobernador),se expandió al primer nivel (Jorge Aguilar, Patricia Leal, Bernardo Huerta, Ardelio Vargas), se propagó al segundo nivel (Los Riestra, Mario Rincón, Eukid Castañón), trascendió al tercer y cuarto nivel (Alberto Crisanto, Máx Cortázar, Sagrario Conde, Lybia Carrillo).Así sucesivamente.

Cada uno de ellos detrás de los pasos de su patrón. Copiándole los modos, los gritos, las humillaciones, los aires de superioridad.

La alerta de pandemia ya está encendida. No hay vuelta atrás. Lo único que nos resta hacer a los no-infectados es mirar cómo se devoran entre ellos.

Let´s see.

** 

La semana pasada el reportero de Televisa México, Aldo Meza, visitó la ciudad de Puebla para realizar un reportaje sobre el cambio de identidad en miembros de la comunidad LGBTTT.

El reportero siguió el protocolo del gobierno morenovallista para conseguir una entrevista en el Registro Civil y para que sus camarógrafos pudieran entrar. Las solicitudes las envió dos semanas antes de venir a Puebla, pero nunca recibió respuesta de parte de la Secretaría General de Gobierno, así bien raro.

El reportero logró acreditarse en las oficinas del Registro Civil para hacer su entrevista e investigación sobre las facilidades-dificultades que brinda la dependencia a las personas transgéneros/trasnsexuales para los trámites de identidad. 

Después de una ardua negociación con la directora del Registro Civil en Puebla, el reportero Aldo Meza consiguió que la funcionaria aceptar hablar ante las cámaras, siempre y cuando estuviera Lybia Carrillo, la enlace de Prensa de la Secretaría General de Gobierno.

La entrevista comenzó cuando Lybia Carrillo llegó a las oficinas del Registro Civil. Apenas había empezado la entrevista, ya saben cámaras y micrófono encendido, cuando la Enlace de Prensa se puso de pie a dar de gritos.

—¡Se acabó la entrevista! ¡Se acabó! ¡Váyanse!

—Tranquila, señora. Ya empezamos la entrevista —intervino el periodista.

—¡Que no! No pueden hacer la entrevista.

—Pero ya habíamos empezado.

—No. Además usted ni siquiera es reportero.

—¿Entonces qué soy?

—No lo sé, pero no es reportero de Televisa.

—¿Quién le dijo que no? Búsqueme en el google, si quiere.

—No, ya le dije que se terminó la entrevista. Sálganse todos, por favor.

—Dígame con quién habló de Televisa, mire llevo años trabajando…

—No, ya me dijeron que usted no trabaja en Televisa. Nadie lo reconoce.

—¿A dónde habló? ¿Con quién?

—No importa, ya me dijeron aquí que no lo conocen.

—¿Aquí? ¿Habló a Televisa Puebla? Yo vengo de Televisa México.

—¿México? No importa, se acabó la entrevista. Váyanse. 

Plop.

El agarrón en el interior de la oficina fue grabado por Televisa México. Lo que hará el reportero con ese material y con la histeria de Lybia Carrrillo es un misterio.Quizá no pase nada y todo quede enlatado, o, el reportero decida mostrar cómo en Puebla la soberbia está enquistada hasta en los niveles más bajos del gobierno.

O quizá, el gobierno deba pagar una jugosa cantidad para que la grabación de la histeria de la Enlace de Prensa quede en el archivo de los impublicables.

¿Qué le hace pensar a la Enlace de Prensa de la SGG que hacer ese tipo es parte de su trabajo?

¿Por gritar ante las cámaras y por silenciar una entrevista ya iniciada le pagan a esta señora?

Anyway, la culpa no es del indio, sino del que llevó el virus de la Soberbia a ese gobierno y lo infestó todo sin conmiseración alguna.

Salud. 

BONOBUS
Selene Ríos Andraca

Selene Ríos Andraca (1983-2016)

Fundadora de Periódico Central. Licenciada en Comunicación por la UPAEP, egresada de la maestría en Literatura Iberoamericana en la Universidad Iberoamericana Puebla. Amante de la lectura. En este espacio...