Cupula

Posted inCúpula

Javier Arellano

Romero Serrano eligió el camino de la confrontación

La anécdota fue contada hace algunos años por un grupo de universitarios que salieron de la Ciudad de México. Después del calvario que representa la avenida Ignacio Zaragoza tomaron la autopista a Puebla y, al fin jóvenes, la plática les impidió percatarse que hacía un rato habían excedido los límites de velocidad.

De pronto escucharon la sirena de una patrulla de la Policía Federal de Caminos y el protocolo de siempre: “permítame su licencia y tarjeta de circulación”.

Luego de revisar los documentos el oficial preguntó: “Bueno joven, venia bajando de Río Frio a exceso de velocidad. ¿Qué quiere usted, la guerra o la paz?… Al fin y al cabo, así es la vida”

Esas palabras quedaron grabadas para siempre en la memoria de aquellos universitarios. La disyuntiva es muy sencilla: elegir uno u otro camino, el sendero apacible o el terreno tortuoso.

La anécdota viene a cuenta por la reciente detención de Francisco Romero Serrano quien nunca entendió las reglas escritas y no escritas de la política.

El ex auditor no es un puberto inexperto, sabía perfectamente que recibió una invitación para jugar en la cúpula de la administración pública estatal; conocía las condiciones del terreno, pero poseído por una enorme soberbia quiso medir fuerzas.

Como también lo hicieron en su momento José Juan Espinosa Torres y Alfonso Esparza Ortiz en Puebla o Rosario Robles y Emilio Lozoya en la esfera nacional. 

Nunca leyeron a Cosío Villegas quien siempre subrayó “el estilo personal de gobernar”.

Romero Serrano creyó que tenía un poder político propio, se sentía infalible e intocable, cayó en los más delicados excesos administrativos y luego hizo una alianza con Claudia Rivera Vivanco.

Tuvo todas las oportunidades para renunciar y salir de una manera serena, pero eligió el camino de la confrontación. 

Como alguna vez preguntó aquel policía federal de caminos “¿Qué quiere usted, la guerra o la paz? Al fin y al cabo, así es la vida”.

Hasta hace unos días Romero Serrano a gritos estaba pidiendo la guerra.

Hoy tendrá tiempo para reflexionar sobre sus acciones.

Dulcería poblana

Tunden a morenovallista desmemoriada.

En estos días Mónica Rodríguez Della Vecchia hizo una polémica publicación en su cuenta de Twitter  (@monica_rdv) sobre funcionarios públicos.

Evidentemente la señora sufrió algún tipo de amnesia, tal parece que olvidó que ella y su esposo fueron parte del gobierno imperial morenovallista, que en esos años fueron ampliamente beneficiados en todos los sentidos y gozaron de la cercanía al poder omnímodo.

Ahora Mónica escribe un eufemismo, pero varios tuiteros le recordaron que perteneció a una etapa oscura de Puebla, pero pintada color de rosa.

Esto fue lo que publicó Mónica y lo que le respondieron.

@monica_rdv “Hay que entender que ser funcionario público es una posición temporal para representar y trabajar a favor de los ciudadanos. Veo a muchos que se confunden entre servir a los ciudadanos y servir a una sola persona. El tiempo se los cobrará”.

@camotitos21 en respuesta a @monica_rdv:

“¿Eso no aplicaba cuando tú guapisimo esposo se ponía de tapete de a Rafiruchis? ¿Tampoco cuando votaste por el gasolinaso cuando fuiste diputada federal?”

@rubysoriano en respuesta a @monica_rdv:

“Correcto Diputada…..También aplica para los diputados eh? Sobre todo cuando los poblanos recordamos el servilismo en la época morenovallista -por ejemplo-“.

@jodherlo en respuesta a @monica_rdv:

“Hubo una vez un chavito llamado Pablito que se puso de tapete para Rafael Moreno Valle, como diputado y como funcionario estatal. Creo que usted lo conoce bien”

La señora ya no amplió más sus apreciaciones.

Quedó claro que los poblanos tienen memoria.

Celestino: la diputada temerosa que hace supuesta “asamblea informativa”.

Se llama Araceli Celestino Rosas, junto con su hermano David se iniciaron en el PRI de Mario Marín.

Aunque no eran originarios de Coyomeapan en 2010 se “arreglaron” con algún funcionario del tricolor estatal que les entregó la candidatura a la presidencia municipal.

Desde 2010 iniciaron un cacicazgo en ese municipio serrano; a la par se desataron crímenes y asesinatos que hasta la fecha no se esclarecen.

Ese año David Celestino fue electo presidente municipal bajo las siglas del tricolor; en 2013 toco turnó a su hermana Araceli entonces también priista.

En 2018 repitió David, pero bajo la tutela de los colores morenovallistas.

Todo eso terminó en 2021 cuando quisieron imponer al esposo de Araceli, el nayarita (ni siquiera es poblano), Rodolfo García López.

Ahí el pueblo de Coyomeapan se impuso en un verdadero levantamiento social; acusaron un fraude electoral e impidieron la toma de protesta del alcalde espurio; miles de pobladores tomaron la plaza principal y la entrada del municipio.

Hasta la fecha el edil no puede entrar a la población.

En semanas pasadas se registraron hechos que reflejan un ambiente volátil; unos sicarios pretendieron irrumpir en la cabecera municipal e hicieron detonar granadas de fragmentación; uno de los gatilleros fue detenido y enviado al penal de Tehuacán. Fuentes extraoficiales señalan que ese sicario pertenece a un cártel del crimen organizado. Es el tipo de personas que fueron contratadas para intimidar al pueblo.

El pasado sábado 26 Araceli Celestino hizo una “asamblea informativa” en Tehuacán sobre la Reforma Eléctrica que no tuvo difusión alguna. El hecho de mantenerla en reserva fue para evitar que pobladores de Coyomeapan irrumpieran en su acto.

Para llenar algunas filas de sillas recurrió al tradicional acarreo con personas de municipios cercanos.

En realidad Araceli Celestino tiene un profundo temor de ser interpelada por los coyomeapenses; su esposo también muestra esa inseguridad. Por eso ambos recurren a los servicios de personal de seguridad que los siguen a todos los lugares que van.

La diputada camina con temor, aunque continúa con la sed de recuperar el municipio de Coyomeapan.

Pero es poco probable que lo logre.

Como siempre quedo a sus órdenes.

Cúpula

Tw @CupulaPuebla

[email protected]

Cupula

Javier Arellano

Javier Arellano es uno de los periodistas más reconocidos y experimentados en Tehuacán; en su columna Cúpula, detalla y desnuda a la elite tehuacanera, los líderes de la región y también analiza...