Tehuacán, la gran cantina ilegal de Pedro Tepole

Edmundo Velázquez

En un fin de semana el presidente municipal de Tehuacán, Pedro Tepole Hernández, perdió a tres funcionarios.

Su contralor José Ranulfo Morales Martínez, el tesorero José Alfredo Vitela y el director de Grupos Vulnerables, Julio García.

Todos salieron en medio de escándalos que provocaron que la ya cuestionada administración municipal volviera a ser noticia por razones negativas.

Y si a esto sumamos que el tema de las cantinas clandestinas –las cuales deben haber sido un buen negocio por aquellos de las mordidas–, el problema podría ser aún mayor para la administración de Pedro Tepole Hernández.

Porque, por lo menos dos feminicidios están relacionados u ocurrieron en estos bares sin permisos que ha permitido la administración de Tepole.

El más visible de los casos fue el de Linda, la joven de 29 años quien fue asesinada la madrugada del 11 de mayo.

El cuerpo de la joven presentaba huellas de violencia y fue encontrado en una casa ubicada en la calle Josefa Ortiz de Domínguez entre la 7 y 5 Sur la cual funcionaba como bar clandestino.

En ese lugar fue encontrado su novio, Carlos, de 40 años de edad, quien dijo ser la pareja de Linda y quien admitió que tuvieron una fuerte discusión e incluso llegaron a forcejear y de la nada Linda se desvaneció, al ver que no reaccionaba pidió el apoyo de una ambulancia.

Carlos actualmente se encuentra prófugo y se le busca como principal responsable del feminicidio de Linda porque la joven presentó lesiones que sugieren que su pareja la rompió el cuello.

La clandestinidad del lugar donde ocurrieron los hechos jamás se cuestionó ni las autoridades municipales señalaron algo en relación con el bar clandestino.

¿Qué dijo Pedro Tepole? Nada. Y dudo que diga algo más del tema.

Aunque ahora, hay una segunda cantina clandestina, relacionada a otro feminicidio. Se trata de una casa que fue cateada ayer 5 de junio.

Se encuentra en el número 2009 de la calle 13 Poniente, en la colonia Tehuacán, de El Poblado de El Riego.

Aquí ocurrió un feminicidio más o hubo indicios que llevaron a las autoridades a asegurar el inmueble.

Los dueños de esta casa admitieron que rentaron el inmueble y al poco tiempo sus vecinos les informaron que sus inquilinos habían abierto un bar y billar clandestino.

El domingo la orden de cateo llegó con el detalle de que tenía que ser asegurado el inmueble por estar relacionado a una carpeta de investigación por feminicidio.

El caso que más podría acercarse por las fechas y la zona es el de la joven Ana Karen quien fue vista por última vez el 3 de diciembre de 2021 y cuyo cuerpo fue encontrado sin vida el 9 de diciembre del 2021 en el mismo municipio de Tehuacán.

Aquí, el punto es que dos feminicidios en el municipio de Tehuacán están relacionados con bares y cantinas clandestinas que han sido permitidas y solapadas por la administración de Pedro Tepole.

La corrupción que permite la operación de estos sitios en total clandestinidad está también cobrando vidas. Sitios que, por cierto, ya son muchos en Tehuacán.

Porque Tehuacán parece que se ha vuelto una cantinota ilegal.

¿De verdad gobierna Tehuacán este señor Pedro Tepole?

¿Sabe la responsabilidad de su cargo y dónde está parado?

¿Qué ocurra una matanza mayor en alguno de estos bares?

¿Qué tengan un caso tipo Lobombo ya que no cuentan con ninguna medida de Protección Civil y seguridad?

¿Qué hace falta para que Pedro Tepole ponga orden?

Quizá espera caer de la gracia del gobernador Miguel Barbosa Huerta y que se desate otro episodio al estilo de Pat jane.

Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...