¡Comparte!

Puebla está entre los tres estados del país que concentran el mayor número de ataques con ácido contra mujeres. En la mayoría de este tipo agresiones, los victimarios son la pareja o expareja sentimental de las víctimas.

A pesar de que no existen datos oficiales sobre este tipo de agresiones en el país, la Fundación Carmen Sánchez MX cuenta con un registro de 28 víctimas registradas durante la última década.

Hilo de Twitter sobre los ataques con ácido en Puebla

La Ciudad de México, el Estado de México y Puebla son las entidades en donde existe una mayor incidencia de ataques con ácido.

En el 85% de las agresiones, el autor intelectual fue un hombre, cinco de ellos fueron su pareja y 11 su expareja.

La mayoría de estos ataques ocurrieron en la vía pública, en el interior de la vivienda de la víctima o en la puerta de la entrada de su propio domicilio.

Para llevar a cabo este tipo de agresiones, en un 30% de los casos, el victimario necesitó la ayuda de dos o más personas.

El 96% de estos ataques no cuentan con sentencia, y solo 4 agresores han sido vinculados a proceso. Tres de ellos se encuentran privados de su libertad por el delito en grado de tentativa y uno por violencia familiar.

La Fundación Carmen Sánchez MX explica que las víctimas no reciben un trato digno de parte de las autoridades, porque no les informan sus derechos ni se lleva a la cárcel a sus agresores. Además, cuando recurren a los servicios de atención médica, el personal minimiza sus lesiones y las discrimina.  

Prevenir la violencia contra las mujeres

Al ser víctima de un ataque con ácido, Carmen Sánchez fundó una organización para visibilizar, prevenir, atender, erradicar, investigar y sancionar este tipo de agresiones.

A ocho años del ataque que recibió de su expareja, la activista explica que la agresión no fue un accidente porque su victimario lo planeó.

Por el ataque, la sometieron a 61 reconstrucciones, injertos de piel, y limpiezas quirúrgicas.

La Fundación Carmen Sánchez MX con el apoyo de activistas, académicos, trabajadores sociales, profesionales de la salud, abogados, funcionarios públicos y legisladores, buscan generar campañas para prevenir los ataques con ácido que sufren las mujeres.

Además, una reforma legal que tipifique estas agresiones como delitos autónomos, rutas de actuación para que las víctimas sepan qué hacer y cómo actuar ante este tipo de atentados.

Así como protocolos de atención especializada y manuales de cambio de narrativas en los medios de comunicación, que vulneren la dignidad y la integridad del género femenino.  

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

El último caso de un ataque con ácido ocurrido en Puebla

Una mujer en Puebla sufrió quemaduras de segundo grado por un ataque con ácido cuando iba a realizar un trámite en las oficinas del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

La agresión ocurrió el pasado 25 de mayo, cuando la mujer bajaba de su vehículo, que estacionó cerca de las instalaciones del SAT, y unos sujetos la rociaron con un líquido.

Al comenzar a sentir un ardor en un antebrazo, la mujer le pidió a su hija que le llevara bicarbonato de sodio y agua para neutralizar la corrosión porque, al ser química farmacobióloga, la profesionista descubrió que fue víctima de un ataque con ácido.

Piden hasta 21 años de prisión por ataques con ácido en Puebla

Ante los siete ataques con ácido que las autoridades poblanas tienen registrados, el diputado local, Néstor Camarillo Medina, trabaja en una iniciativa de ley para que se castigue hasta con 21 años de prisión este tipo de agresiones hacia las mujeres.

En su propuesta, Camarillo sugiere agregar al artículo 309 Bis del Código Penal estatal, un castigo de siete a 13 años de prisión y multas de 300 y 700 Unidades de Medida y Actualización (UMAS), que equivalen a un monto de 28 mil 866 a 67 mil 354 mil pesos.

Si el victimario es un familiar, o la pareja sentimental de la víctima, las sanciones aumentarán hasta en dos terceras partes.

Te puede interesar: