20 de Septiembre del 2020

El caso del director del Colegio Iberia que bullea a los niños

Por E. Sarah Goza / /
El caso del director del Colegio Iberia que bullea a los niños
Foto: Central

 Que Perra

En el Colegio Iberia se esconde un tipo que se dedica a bullear a los niños. Que si son chaparritos, morenitos, listos o un tanto distraídos. Pero en especial a las niñas como si no hubiera ya bastantes problemas por violencia de género.

Este señor de nombre Roberto Ricardez Zapta, director de la Secundaria del Colegio Iberia, se dedica a exhibir y humillar a las niñas que por si usan fleco, si se maquillan o usan faldas cortas, augurándoles un mal futuro y juzgándolas por sus gustos

Guauuuuuu, guauuuuuu, guauuuuuuu.

Yo me enteré de pura casualidad porque una amiga de caminata que es de raza Pomerania, es la mascota de una de estas alumnas que ya fue humillada.

Mi amiguita de nombre Copo de Nieve me platicó que estaba realmente furiosa, que quería morder en las nalgas al rufián éste, y es que su ama llegó llorando un día a su casa por tremenda humillada que le dio este señor.

Guau, guauuuuu, guauuuuuu.

Mi amiguita hizo lo que cualquier mascota haría, lamió sus lágrimas y la consoló pero ahora busca venganza, pues lo que hace Roberto Ricardez no tiene nombre ni perdón de Dios. Como si el tipo fuera una eminencia o tuviera calidad moral para tratar así a los alumnos.

Que agradezca que Copo de Nieve no lo ha mordido o que no lo han denunciado ante la SEP o judicialmente por sus excesos, lo peor es que así pretende enseñar o hasta trata de educar. Si esa es la educación que imparte, prefiero seguir siendo  una ignorante.

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuu.

Y es que los maestros no entienden que los límites a los niños no tienen que ver en cómo se visten, sus gustos o aficiones. Estos maestros deberían de quitarse de prejuicios y descalificaciones, porque peores cosas llegan a hacer, decir e inculcar.

Con todo lo que me platicó Copo de Nieve que le dijo este señor a su ama, hasta a mí me dieron ganas de darle una buena mordida para que aprenda, ponerle orejas de burro o jalarle la patilla.

ANTERIORES