20 de Noviembre del 2019

El madruguete a la Majo

Por E. Sarah Goza / /

Que Perra

Bien dice la Ley del Talión: "ojo por ojo, diente por diente”. O como diría mi abuelita Pug "Entre gitanas no nos leemos las manos", solo así nos podemos explicar el madruguete que le dieron a esta muchacha que ahora se erige como la defensora de la comunidad gay, María José Flores alias Majo.

A pesar de que las ONG's y sobretodo los activistas sociales siempre andan pidiendo inclusión, pregonando la tolerancia, pues en realidad es un discurso de dientes pa' fuera o al menos en ciertos casos como el de la Majo.

Guauuuuu, guauuuuuuuu, guauuuuuuuuu.

Todo transcurrió en el mes de junio, cuando la comunidad gay se disputaba la pinta de las cebras de la discordia con el grupo Provida.

Y mientras un día pintaban de blanco el paso peatonal del Boulevard 5 de Mayo y la Fiscalía General del Estado, y al otro de arcoíris, se cocinaba un bonito boicot contra la Majo.

Guauuuuu, guauuuuu, guauuuuuuuu.

Sí, las organizaciones LGTTTBI que sí tienen historia, trabajo y lucha, y que fueron desplazadas por la Majo, le dieron tremendo madruguete, hasta en sus entrevistas se le ve la boca chueca, que el hígado se le retorcía, y apretaba los dientes del puritito coraje.

Todo porque ella anunció que sólo ella, su alma y su sombra, pintarían los pasos peatonales antes mencionados nuevamente de arcoíris, pero no contaba con que las históricas ONG's se le adelantarían en esta labor.

Guauuuuu, guauuuu, guauuuuuuu.

Y a esta muchacha no le quedó más remedio que decir una bola de disparates para no quedar en ridículo, a tal grado de decir que no era correcto armar una guerra de pintas y "pedir respeto a las autoridades" y todo porque le comieron el mandado.

¡Ay mi diosito perruno! No cabe duda que cuando el ego es tan grande, te hace caer por la boca.