26 de Mayo del 2019

Jiménez Merino, el candidato “precioso”

Por Viridiana Lozano / /
Jiménez Merino, el candidato “precioso”
Foto: Especial

 

Guiapara interior viri

El 31 de marzo, Alberto Jiménez Merino se convirtió en el priista-marinista más valiente de la historia, cuando invitó con todo orgullo al exgobernador de Puebla, Mario Marín a su arranque de campaña.

El “góber precioso” fue recibido como una estrella, los priistas se olvidaron de su oscuro pasado “porque ya la Corte lo exoneró” y no dejaron de tomarse selfies con él.

Fue presentado como uno de sus invitados especiales y por primera vez desde 2006, dio una declaración sobre el caso Lydia Cacho: “Yo ya fui exonerado”, dijo.

Sin tapujos, Alberto Jiménez Merino aceptó y hasta presumió el trabajo de Mario Marín en su campaña para convertirse en gobernador de Puebla.

Durante esos días ya habían fraguado el regreso político del exgobernador de Puebla y creado un plan para que el marinismo recuperara al partido.

Su idea era usarlo de refugio y levantarlo para remontar con su sólida estructura en los próximos comisiones electorales.

El primer paso: aparecer otra vez en la vida pública, conceder fotos y entrevistas a la prensa para poder “normalizar su presencia”.

El 7 de abril, Marín apareció otra vez en la capital de Puebla, estuvo en un evento en la junta auxiliar de La Resurrección, ahí fue invitado al pódium y se sentó al lado derecho del candidato.

Pocos días después, la “valentía” aplaudida a Jiménez Merino por desempolvar al “precioso” se convirtió en la lápida que hoy lo tiene sepultado como candidato.

El  “candidato precioso” lleva ya dos semanas sin invitar a la prensa a sus eventos de campaña, hace eventos a escondidas, su agenda es completamente privada.

Al inicio de la contienda se decía que con el pésimo trabajo de campaña que está haciendo Enrique Cárdenas, el priista podría ganarle y convertirse en el segundo lugar de la contienda frente a Luis Miguel Barbosa.

Pero después de que se dio a conocer la orden de aprehensión en contra de su mejor amigo, Mario Marín estas posibilidades quedaron en el olvido, más cuando ha decidido desaparecer de la prensa y solo enviar un comunicado algunos días.

Incluso, Javier López Díaz, en su noticiero “Buenos Días” ha evidenciado la falta de información sobre las actividades del priista, en su afán por otorgar el mismo espacio a los tres candidatos.

El PRI hoy tiene un “candidato precioso”. A ver si no quiere al final declinar por Cárdenas y ni eso le aceptan.

ANTERIORES