25 de Junio del 2019

La Legislatura de Cuarta... Transformación

Por Viridiana Lozano / /
La Legislatura de Cuarta... Transformación
Foto: Central

Guiapara interior viri

En el sexenio de Mario Marín la Legislatura pasó a la historia, no solo por su protección al gobernador en medio del escándalo Lydia Cacho, sino por haber aprobado la "protección de la vida desde la concepción hasta la muerte natural", dejando fuera toda posibilidad de legislar sobre el aborto y la muerte asistida.

Luego, en la administración morenovallista, los diputados fueron usados decenas de veces para aprobar las disposiciones de Rafael Moreno Valle, desde la estrategia para apoderarse del PAN, los Proyectos para la Prestación de Servicios, hasta la privatización del servicio de agua potable.

Cuando por fin llegó Morena al poder, se esperaba que por primera vez Puebla tuviera un Congreso local progresista, con defensa de ideas de izquierda, que cambiara viejas leyes que ya no responden a la época actual.

Han pasado ya nueve meses y nada. Hemos visto a los diputados pelear por el poder de las bancadas, el control de los contratos y la nómina del Congreso, las promesas de campaña, como siempre, quedaron en los micrófonos donde las pronunciaron: ni cancelación de fotomulta ni mejora de los servicios de salud y transporte ni eliminación de PPS, mucho menos, revocación de la concesión del agua potable.

Lo más interesante en estos meses fue, primero, la recompensa a Gabriel Biestro y José Juan Espinosa por haber apoyado la "lucha contra el fraude" que emprendió Luis Miguel Barbosa, uno con la presidencia de la Gran Comisión y otro de la Mesa Directiva.

Luego, enojados por su supuesta traición, por haber buscado a Martha Erika en cuanto el Tribunal confirmó su triunfo, la estrategia fue defenestrar a José Juan, de ahí, ni una iniciativa de reforma o ley ha destacado.

Los medios nacionales se enteraron de nuestro Congreso liderado por Morena, cuando Héctor Alonso Granados declaró que, antes del aborto, las mujeres deberían pensar "antes de abrir las piernas". Hasta ese momento, el Congreso de Puebla dio la nota principal ¡qué pena!

La izquierda que elegimos para que nos gobernara, al menos en Puebla, no ha sido capaz de tan siquiera pelear por la despenalización del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo, es más ni siquiera para que los métodos anticonceptivos y la educación sexual estén en la ley.

Hay diputados de Morena "pro-vida", o sea, de derecha, y todo porque el partido de Andrés Manuel López Obrador reclutó cuadros de emergencia, sin pensar en si realmente convivían con sus ideales.

Vienen, prometió el virtual gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa, una serie de reformas estructurales para arrancar su gobierno, él sí promete cambios sustanciales que, seguramente serán aprobados sin chistar, pero ese será logro del gobernador, los diputados van a alzar la mano.

¡A favor! ¡A favor! se regodearán por "haber sido parte de ese cambio", pero que no se equivoquen, porque por ellos mismos no habrán hecho nada.

Na-da.

La LX Legislatura, lejos de luchar por trascender como la de la Cuarta Transformación, será  la de la Transformación de Cuarta.

ANTERIORES