18 de Septiembre del 2019

La elección que el PAN y los morenovallistas quisieron perder

Por Viridiana Lozano / /
La elección que el PAN y los morenovallistas quisieron perder
Foto: Especial

Guiapara interior viri

Enrique Cárdenas resultó el peor candidato que el PAN y el grupo morenovallista pudieron haber lanzado para competir por mantener la silla que ganaron en la elección de 2018 con Martha Erika Alonso.

El académico, ex aspirante de Morena, ex aspirante a candidato ciudadano, que en esta elección representó a la alianza que desde 2010 mantuvo el poder en Puebla resultó una decepción.

Primero una decepción personal, la de alguien que se vendía como un ciudadano con causas justas y después como un candidato que llegó al discurso de oposición muy tarde. Que se quedó sin “calidad moral” por haber criticado un año antes al poder político que abanderó en esta elección.

El PAN y el morenovallismo se resquebrajaron más rápido de lo que se cayó el helicóptero en el que viajaban sus líderes Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, aquel trágico 25 de diciembre.

Y así, como si el  helicóptero no dejara de caer, el PAN y los morenovallistas siguen cayendo y tropiezan con enormes piedras de traiciones y malas decisiones.

Entre el cúmulo de decisiones traicioneras, está claramente la designación de Enrique Cárdenas como candidato de Morena,  impulsada desde la dirigencia nacional del partido.

¡Claro que fue traición! Cortés desdeñó la propuesta de tres aspirantes a candidatos panistas que bien pudieron haber defendido la “dignidad” del partido y de sus líderes muertos.

Designó por dedazo a Enrique Cárdenas, quien unos meses antes había criticado al partido, a Martha Erika Alonso y a la administración morenovallista.

En su arranque de campaña el acuerdo era evidente, Cárdenas se negó a criticar a Luis Miguel Barbosa y rechazó toda propuesta al interior de su equipo para atacar al candidato, fue hasta las últimas semanas que adoptó un discurso medianamente crítico que ya no logró permear en la opinión pública.

¿Cómo estaría feliz Cortés con su candidato, con su pésimo desempeño, desde los estándares del PAN, si no fuera su designación un acuerdo con Morena y su candidato?

Marko estuvo en varios de sus eventos y claro que vio lo evidente: un Cárdenas destinado a perder, que no junta ni 200  personas en sus mítines, y aun así viene  a Puebla y sonríe.

Se presenta con la sonrisa del que se vio beneficiado, porque gran parte de la propaganda y los recursos públicos para la pésima campaña de Cárdenas los maneja él desde la dirigencia nacional.

A la estrategia de la dirigencia nacional para colocar a Cárdenas y llevarlo a perder, se sumó la desbandada de morenovallistas que traicionaron a su partido y que llenos de incongruencia se fueron a apoyar a Miguel Barbosa.

Así el PAN, que ya no pide más justicia por el que acusan fue un “magnicidio” contra Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle entregarán este dos de junio Casa Puebla, el poder, el partido y a sus operadores más fuertes.

ANTERIORES

 

Informe

Selene Rios

Neoderma Clinica

final 32 fenali. 800 x 800