Wednesday, 20 de November de 2019

Autocuidado post temblor

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

Posterior al sismo del 19 de septiembre, he recibido en el consultorio a personas con diferentes síntomas con los que probablemente, todos podamos relacionarnos: sensación de que está temblando de nuevo –con su respectivo disparo de adrenalina-, problemas para dormir, problemas para ir al baño, mareos o vértigo, ansiedad constante. Estos síntomas provienen de que ante un evento traumático como el que vivimos en Puebla, Morelos y la Ciudad de México, nuestro sistema más primitivo de supervivencia se activó y nos mantiene alertas con la finalidad de preservarnos ante alguna eventualidad de esta naturaleza.

Ninguno de nosotros puede predecir o prevenir un sismo o cualquier otra situación de emergencia, lo que sí podemos hacer, es utilizar herramientas de autocuidado para hacernos más fácil la vida cotidiana al mismo tiempo que disminuimos nuestros niveles de ansiedad y podemos recuperar poco a poco, la normalidad.

En esta ocasión, me pareció pertinente poner uno a uno los síntomas y la herramienta de autocuidado que puedes emplear para disminuir el malestar. Estos son los que se reportan con mayor frecuencia:

Sensación de que está temblando otra vez: percibes un movimiento en tus pies y la sensación de que nuevamente hay un sismo, esto hace que se segregue adrenalina, tu corazón late muy fuerte y sientes miedo.

Qué hacer: observa los objetos a tu alrededor, notarás que no se mueven, busca una idea tranquilizadora como “es sólo mi percepción” y lleva tu mano a tu pecho. Trata de regular tu respiración inhalando despacio, reteniendo el aire por unos segundos y exhalando lentamente. Hazlo hasta que tu ritmo cardiaco disminuya y sientas que la adrenalina ha desaparecido.

Problemas para dormir: este temor se debe a que no queremos estar “desprevenidos” en caso de que otro sismo ocurra. Desde el 19 de septiembre, muchas personas duermen con ropa e incluso, con los tenis puestos para poder salir en caso de otra eventualidad. Sin embargo, la espera del sismo podría prolongarse eternamente y los daños que sufre el cerebro por la falta de sueño son muy graves, así que hay que intentar dormir lo mejor posible.

Qué hacer: busca ideas conciliadoras y no te enganches en el miedo, los sismos ocurren a cualquier hora del día y no necesariamente durante la noche. Piensa que la amenaza real es el poco descanso y la falta de sueño pues en pocos días experimentas agotamiento y te es difícil concentrarte. Un buen tip para dormir es que hagas un poco de meditación para relajarte cuando ya estás en la cama. Te recomiendo ampliamente una aplicación llamada Insight Timer que tiene meditaciones diseñadas para conciliar un sueño profundo y tranquilo. Puedes también recurrir a la aromaterapia, música relajante, té relajante –como el de 7 azahares- o incluso remedios naturistas para el insomnio como el Plantival que está hecho de melisa y pasiflora.

Problemas para ir al baño: pensar en que ocurra un sismo mientras estás sentado/a en la taza del baño, con los pantalones abajo es una pesadilla. Al ir al baño nos sentimos vulnerables y muchas personas han tenido problemas más o menos graves de estreñimiento en estos días posteriores al sismo pues no quieren sentir que están “con la guardia baja” en ningún momento. Ahora, al igual que la falta de sueño, no ir al baño sí es una amenaza grave a tu vida, pues de no evacuar durante varios días puedes desarrollar peritonitis, apendicitis, divertículos, estallamiento de vísceras, entre otras condiciones que de verdad no quieres padecer.

Qué hacer: priorizar y relajarte. Como todo ser vivo, no sólo nos alimentamos sino que tenemos la necesidad de defecar y esto hace que nuestro sistema digestivo esté sano y nuestra vida se preserve. Lo que puedes hacer es consumir bastante fibra, agua suficiente o alimentos que sean ligeramente laxantes para evitar “tardarte” en el baño y que te sientas menos vulnerable. Si han pasado más de 72 horas y no has podido evacuar, es muy importante que visites a tu médico.

Algunas otras recomendaciones de autocuidado que puedo darte son las siguientes:

  1. Identifica que el miedo y la paranoia de un sismo son temores fundados en la realidad pero son ideas en las que NO DEBES engancharte. Es sano estar preparado/a en caso de que algo suceda pero no es sano estar pensando todo el tiempo en eso.
  2. Haz algo que disfrutes: ve películas, sal a comer o a tomar un café con amigos/as, juega con tu mascota o haz ejercicio. Esto te va a ayudar a relajarte y a disfrutar de la vida para ir soltando el miedo.
  3. No te maltrates. Si te asalta la sensación de que está temblando de nuevo y te das cuenta de que no es así, evita ideas como “qué tonto/a”, “ya estoy loco/a”, “esto es absurdo”. Lo que estás sintiendo lo están viviendo también muchas otras personas así que no hay necesidad de descalificar tu experiencia. Sé paciente contigo, el miedo irá pasando y tu vida podrá, poco a poco, ir volviendo a la normalidad.

Si tienes algún comentario o duda, estaré pendiente de leerte vía Twitter @betzalcoatl 

ANTERIORES