Tuesday, 31 de January de 2023

¿Quién es realmente Javier Duarte? Análisis de personalidad

Por Betzabé Vancini / /

Tú, yo y el Ello...

Seguramente estás de acuerdo con todo el país y Javier Duarte te parece el peor mequetrefe de la historia de México. Claro que para lograr eso tendríamos que desestimar algunos otros buenos villanos de nuestra historia. Pero ya saben, en México tenemos una pésima memoria y basta un sexenio para que se nos olvide lo nefasto que fue algún personaje. Decidí, a partir de la extradición y de las abundantes noticias que hay sobre este personaje, hacer un breve análisis de personalidad.

Javier Duarte de Ochoa nació en Veracruz, una tierra particularmente bella pero que nos ha dado algunos oscuros personajes y que ha sido cuna de grupos violentos como los Zetas. Javier Duarte tiene una personalidad antisocial y sociopática de manual, les explico a continuación:

En el trastorno antisocial de la personalidad, la persona que lo “padece” –porque usualmente lo disfrutan- usa a los demás para obtener beneficios y para cometer actos que van en contra del orden público, de la paz social o bien, que destruyen, denigran o demeritan a otros seres humanos. Una persona con trastorno antisocial difícilmente empatizará con alguien. De hecho, prácticamente todos los actos de corrupción se explicarían con este trastorno, pero el perfil de Duarte es todavía más complicado. Su evidente narcisismo lo hace ser un sociópata. Alguien sin escrúpulos o reparo alguno para herir, explotar, manipular o defraudar a todo aquel que esté a su alrededor. Ejemplos de esta conducta en el caso de Duarte tenemos miles, pero me parece que el más sobresaliente es el de las quimioterapias falsas. Solamente una persona sin el mínimo grado de humanidad podría poner en riesgo la vida de niños con cáncer a cambio de unos miles de pesos que, para él, no hacían la diferencia en su fortuna. Me atrevo a decir que actos como esos, no tenían como fondo la ambición sino el profundo placer de dañar a otros y salir impune.

Ahora, se preguntarán ¿de dónde viene la sociopatía? Usualmente, los sociópatas se forman en familias patológicas en las que uno de los miembros tiene todo el poder y la ventaja –padre o madre- y esta persona se regodea humillando al otro. Podría inferir, a partir de lo que he leído sobre Javier Duarte, que su padre pudo bien haber sido manipulador, autoritario y reforzador de conductas antisociales que pusieran a su hijo en ventaja sobre otros, incluso sus propios hermanos. En estos casos, normalmente la madre es sumisa, una figura totalmente desvalorizada y reforzadora también de estas conductas a través del miedo. Es muy probable que Javier haya crecido sabiéndose el centro de atención y siendo un abusador en la escuela, validado por el poder y el dinero que aumentaba a medida que iba creciendo en edad –y en peso-.

Y ¿quién podría amar a un monstruo como Javier Duarte? Una mujer con un trastorno dependiente, una autoestima diminuta y muchos problemas para relacionarse. ¿Se acuerdan de la famosa libreta de su esposa que tenía una serie de afirmaciones sobre lo que se merecía? Bueno, eso es obra de una persona que está en proceso de saberse merecedora de cosas buenas en su vida y que necesita, como muchas personas, algo de reconocimiento propio y de otros. Quizá en la libreta de afirmaciones debió haber escrito “merezco un hombre mejor que este cerdo sin escrúpulos”, pero tal vez su cabeza y su temor no le dieron para más.

La parte desalentadora es que perfiles psicológicos como el de Duarte tenemos muchos en este país. No sólo en la política –aunque es un semillero de sociópatas- sino también en otros campos donde la gente puede ser fácilmente defraudada y explotada, se me ocurren algunos empresarios poblanos, por ejemplo. 

ANTERIORES