Sunday, 25 de August de 2019

Los buenos, los malos y los feos del morenovallismo

Por Zeus Munive / /

Rafael Moreno Valle pasará a la historia como uno de los gobernadores más polémicos que ha tenido Puebla. Hay quien lo ama y admira. Hay quien lo critica y lo odia. Hay algo de cierto en todo esto: quienes lo odian solo son guerrilleros de redes sociales, ninis de sexenio. Muchos de sus críticos son desempleados o personajes que desde Mario Marín no cobran en una nómina.

Existen otros críticos más honestos, más equilibrados. No obstante, estos no gastan sus dedos en redes sociales. Saben cuándo cuestionar a la administración y no necesitan sacar sus odios furibundos en cuanto post de Facebook en comentarios de 140 caracteres en Twitter. No obstante, son sus críticos.

Están los otros: los que lo respetan de manera equilibrada y los que lo aman y lo admiran. Esta última especie es del panista que quiere chamba. Del panista que sube sus fotos en redes sociales hasta cuando suelta una flatulencia (los flatos son como fantasmas, no se ven pero están ahí) en un acto panista.

Si analizan los críticos y los que lo respetan son los menos escandalosos. El mundo se divide entre sus haters y sus lovers.

Ahora bien, a unos meses para que termine este sexenio, ¿quienes de sus seguidores fueron los que más dañaron la imagen del gobernador saliente? ¿quiénes fueron los que provocaron una desunión con los ciudadanos o con los grupos? ¿quiénes fueron los judas sentados a la mesa?

En Crónicas Marxianas, escrita por yo mero, proponemos esta lista de quienes fueron los peores funcionarios y políticos de Rafael Moreno Valle:

1.     Luis Maldonado Venegas. Tiene una suerte de rey midas al revés. Todo lo que toca no lo convierte en oro, al contrario, sus manos son directamente proporcionales a su tracto digestivo. Maldonado fue el promotor de la Ley Bala en Gobernación. Fue secretario de Educación Pública y de Gobernación a la vez. Una vez fuera del gobierno ha tratado de arrebatar el control del PRD con su grupo político, pero ha perdido todas frente al senador Barbosa, poniendo mal a su jefe. Él provocó que el partido del sol azteca no signara la alianza con Tony Gali en las elecciones recientes.

2.     Jorge Benito Cruz. Se acuerda usted de estos aditamentos que compra en un wall mart  y no sirven para nada. Bien, eso es lo que representa este funcionario que más bien sólo sirvió para cuidar la retaguardia y los negocios de Luis Maldonado. No hay mucho qué aportar porque fue como un té: ni hizo bien ni hizo mal.

3.     Facundo Rosas. Fue el responsable de la muerte del niño en Chalchihuapan porque no capacitó a sus policías para el uso de gases lacrimógenos y las famosas balas de goma que provocaron el lamentable deceso en el 2014. Además, fue dado de baja de la administración estatal una vez que se descubrió que era el huachicolero mayor en el estado. Y que, aprovechando su poder, presuntamente controló la mafia de los ladrones del hidrocarburo.

4.     Cabalán Macari. Su especialidad fue poner tubos de tamaño de un popote para que funcionaran como desazolve en las obras recien inauguradas, provocando grandes inundaciones y un sinfín de malas palabras, ajos y cebollas. Es el primer caso en el que, como candidato suplente, hizo campaña como propietario provocando una división interna en el PAN. Es un personaje de ornato.

5.     Fernando Alberto Crisanto. Su paso por la dirección de Comunicación Social fue la gota que derramó el vaso en la relación prensa-poder. Si de por si no fue muy buena al inicio, Crisanto llegó a hundirla más. Él fue el principal ejecutor del llamado tripack, que consistía en que si el gobierno estatal contrataba publicidad, el ayuntamiento y la BUAP también lo harían. El incidente en Chalchihuapan terminó con el tripack, pues sus participantes no supieron defender la imagen del gobernador en ese momento. La información los rebasó.

6.      Jorge Aguilar Chedraui. Como líder de la fracción panista en el Congreso del estado no ha hecho nada. Es más, no hay mucho qué escribir acerca de él porque no ha hecho nada destacable. Ahora se está asesorando de personajes de dudosa procedencia. En lo que sí es bueno es en generar muchos enemigos entre la administración saliente y la entrante. Y él sabe a quien nos referimos.

7.     Juan Pablo Piña. Experto en marranicidios. Fue otro gran promotor de la Ley bala. Mal funcionario. Mal político. Mal abogado. Todo mal. ¿Se acuerdan que dijo que él tenía comprometido un millón de votos para Tony Gali? ¿Y se acuerdan cuántos votos obtuvo el gobernador electo? Bien, pues de ese nivel es la ineficiencia de Piña. Nada que ver con su padre, a quien lo acusaron de corrupto pero no de tonto.

8.     Herberto Rodríguez. Este sólo sirvió para comprarlo y dividir el grupo de Eduardo Rivera. De ahí en fuera, sus declaraciones en los medios de comunicación son joyas de la corona. Digamos que como está muy alto: le tarda en subir el agua al tinaco.

9.     Mario Rincón. Ahora ya está integrado en el equipo de Tony Gali, pero su papel como candidato a diputado federal por el distrito de Tepeaca lo evidenció. Llegó a estar cercano a Moreno Valle, pero tras la derrota en el 2015 quedó fuera.

10. Ángel Trawitz. A diferencia de su hermano Roberto, Ángel demostró que él está peleado con todo lo que tiene que ver con la administración pública y la política. Lo perdimos. Eso definiría todo: lo perdimos.

Ahora bien, quienes son los que mejores resultados le han dado al gobernador y que incluso muchos de ellos manejan perfiles discretos.

1.     José Antonio Gali Fayad. Con él ganó dos elecciones. Ambas complicadas. Además, fue extremadamente leal al renunciar a la alcaldía de 4 años y 8 meses y a buscar la gubernatura por seis años. Si a alguien le deben los morenovallistas su permanencia en el poder es a Tony.

2.     Roberto Moya Clemente. Es el cerebro de esta administración. Inteligente. Brillante. De bajo perfil porque no le gustan los reflectores pero es quien ha logrado que los recursos se utilicen bien. Es la parte técnica. Moya será uno de los mejores funcionarios que ha tenido Puebla en mucho tiempo.

3.     Eukid Castañón Herrera. Sé que muchos me pueden criticar, pero si alguien sabe hacer su chamba (a veces no tan blanca) es Eukid. Es de los principales operadores de Moreno Valle. No es una persona que tenga muchos amigos. Muchos le temen. ¿Es cierto lo que se dice de él? Quizá sea más de lo que sabemos, pero nos guste o no, es quien ha entregado mejores resultados.

4.     Maximiliano Cortazar. Desactivó el conflicto prensa-poder en este sexenio. Al igual que Moya Clemente es alguien que mantiene un bajo perfil, pero ha sabido operar. Los conflictos que había dejado su antecesor los congeló dando paso a una mejor relación entre los medios de comunicación poblanos y el gobernador.

5.     Marcelo García Almaguer. Es un profesional en su área. De los hombres más inteligentes y más cercanos al gobernador. Sabe su materia y en las elecciones locales del 2013 y 2016 operó a favor de Tony Gali, entregando buenos resultados.

Nota al final.

Vamos a seguir analizando perfiles de los funcionarios que mejor hicieron su papel en este sexenio y quienes no.  Debemos otros cinco para equlibrar con los diez que consideramos no ayudaron a la imagen del mandatario.

Faltan personajes como Manuel Youshimatz que hicieron un pésimo papel o como Gerardo Islas quien fue uno de los más leales al gobernador y que desde su trinchera: Nueva Alianza, sí operó tanto por el gobernador saliente como el entrante.

Así que esta historia continuará…

 

ANTERIORES