¡Comparte!

Con la llegada de la Semana Santa, muchas personas se preparan para viajar en carretera, sin embargo es importante que a donde sea que vayas, revises tu auto antes de irte de vacaciones.

Quienes tienen la oportunidad de salir a otra ciudad, a la playa, un Pueblo Mágico u otros destinos, deben tener en cuenta una revisión básica del vehículo para asegurarse de que todo funciona correctamente.

Con ello, se logra evitar sorpresas que pueden causar inconvenientes mayores durante tu viaje en carretera. Este chequeo es básico y si sabes de autos, puedes hacerlo tú mismo.

Sin embargo, nunca está de más llevar tu vehículo a un taller mecánico donde lo revisarán de pies a cabeza y detectarán las necesidades más urgentes.

Échale un ojo a las recomendaciones que debes revisar si viajas por carretera para tener tu auto en óptimas condiciones antes de agarrar camino en estas vacaciones.

Neumáticos

Unos neumáticos en buen estado y con la presión correcta ofrecen un mejor rendimiento al frenar, ahorro de combustible y mayor seguridad. Además del chequeo a profundidad, se pide a los conductores no rebasar los límites de velocidad y de carga establecidos, ya que provocan desgaste a las llantas.

Al menos una vez al mes se debe realizar este chequeo para así mantener la presión de aire recomendada según las instrucciones del fabricante del vehículo.

Frenos

Asegúrate que el nivel del líquido de frenos esté entre el mínimo y el máximo marcado. Si la cantidad es más baja a lo recomendado es no solo rellenarlo, también llevarlo al taller para que limpien el sistema.

Es importante también verificar el correcto estado de los discos. Te puedes dar cuenta que algo no está bien con los frenos si existe una vibración al pisar el freno o se hunde más de la cuenta, por lo que debes llevar de inmediato al mecánico antes de que emprendas tu viaje.

Suspensión

Para checar si hay algún problema con la suspensión, debes empujar hacia abajo el vehículo encima de cada rueda. Si al soltar se siente un rebote, los amortiguadores pueden estar en mal estado y lo mejor es acudir al taller de confianza para la revisión del vehículo.

Aceite

Es necesario comprobar el nivel de aceite para que el funcionamiento del motor sea correcto, siempre con el motor en frío y el vehículo situado en plano. Lo ideal es hacerlo una vez al mes, o en este caso antes de emprender tu viaje.

Esta prueba se puede hacer de forma sencilla sacando la varilla del aceite y asegurándose de que el nivel esté entre las dos marcas que señalan el mínimo y el máximo.

Luces

En cualquier situación, pero especialmente si vas a emprender tu viaje de noche o durante la puesta de sol, es forzoso revisar las luces. Comprobar que los faros están alineados y que irradian la luz correcta es clave para evitar sustos y accidentes.

Si vas a lugares donde abunda la neblina, te recomendamos adquirir luces especiales.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Estos consejos básicos te pueden ayudar muchísimo para que tengas un excelente viaje y evites imprevistos y episodios trágicos que pueden arruinar tú traslado. Disfruta de la Semana Santa al máximo, al lado de tus seres queridos. ¡Buen viaje!