¡Comparte!

Los árboles de jacarandas floreciendo en el mes enero, a la mitad de la temporada invernal, es un fenómeno que alertó a la población general en los últimos días. 

De acuerdo con especialistas, estos coloridos árboles que llegan a medir hasta 30 metros de altura, florecen dos veces al año: en primavera y en otoño. Por lo que ver a las jacarandas florecer en el mes de enero significa que están viviendo una primavera anticipada. 

Esto se debe a que la Ciudad de México vive un invierno cálido como consecuencia del calentamiento global. Este fenómeno, que se ha vuelto más frecuente en los últimos años, se caracteriza por tener inviernos con temperaturas más cálidas en lugar de tener fríos intensos. 

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM  

Además, ver florecer a las jacarandas en enero puede representar alteraciones importantes en todo el ecosistema. Debido a que el florecimiento es un aspecto crucial para las plantas y polinizadores.

Al florecer de manera prematura corren el riesgo de no coincidir con colibríes o abejas. Lo que resulta en la pérdida de néctar y fertilización para la obtención de cultivos. 

Asimismo, el florecimiento de las jacarandas en el mes de enero, también puede poner en riesgo a los árboles e incluso llegar a afectar las cadenas alimenticias de aves e insectos.

¿De dónde provienen los árboles de jacarandas de la Ciudad de México?

En los últimos años, se ha vuelto frecuente ver fotos de avenidas importantes de la Ciudad de México cubiertas con pintorescos árboles de jacaranda. Sin embargo, estos icónicos árboles no son oriundos de nuestro país, sino de sudamérica. 

Jacarandas floreciendo en enero, la primavera anticipada del calentamiento global
Árboles de jacaranda. Creditos: Agencia Enfoque

En los años treinta del siglo pasado, el presidente en turno pidió al jardinero Tatsugoro Matsumoto, que sembrara árboles de cerezos en las avenidas de la Ciudad de México. Pero el jardinero pronosticó que los cerezos no florecerían debido al clima de la ciudad.

Por tal motivo, Matsumoto se dio a la tarea de buscar otro tipo de árboles que embellecieran la capital del país. Después de revisar varias opciones que se acoplaran al clima, aprobaron plantar árboles de jacarandas.

Sin duda, las jacarandas, provenientes de Brasil, cambiaron el color de las principales avenidas y calles de la Ciudad de México hasta nuestros días. 

Te puede interesar:

BonoBus BUAP