¡Comparte!

Las detenciones de migrantes en Puebla incrementaron 743% sólo entre enero y agosto del 2021, en comparación con los 12 meses del 2020. El promedio de días detenidos fue de 38; sin embargo, se registró un caso de privación de la libertad de hasta 139 días.

Lo anterior de acuerdo con el informe “Vidas en contención: privación de la libertad y violaciones a derechos humanos en estaciones migratorias de Puebla y Tlaxcala, 2020-2021”, elaborado por el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, S.J. (Idhie) de la Universidad Iberoamericana Puebla.

La investigación detalló que en total, entre enero y agosto del año pasado, se registraron mil 79 detenciones de migrantes en Puebla por parte del Instituto Nacional de Migración (INM); el incremento del 743% se reflejó porque entre enero y diciembre del 2020, solo hubo 128 casos.

Las personas fueron blanco de abusos y violaciones de sus derechos humanos, pues las privaron de su libertad en celdas, oficinas, archivos, estaciones, estancias, estacionamientos, vehículos u otros espacios e instalaciones a cargo del INM. Estuvieron incomunicados y fueron violentados y víctimas de faltas al debido proceso.

El Idhie entrevistó a 45 detenidos, 11 mujeres y 34 hombres, 24 de Puebla y 21 de Tlaxcala. De los detenidos en la entidad poblana cinco eran mujeres y 19 hombres, de estos 11 provenían de Honduras, dos de Guatemala, uno del Salvador y 10 se clasificaron como otros.

La edad promedio de los detenidos fue de 29 años

La edad promedio de los migrantes detenidos en Pubela fue de 29 años, el 36% estaba soltero, el 29% en unión libre, el 9% eran casados, el 2% divorciados y el 24% no especificó.

Los motivos por los que decidieron salir de su país fueron: factores de violencia, económicos y ambientales. El 51% viajaban acompañados, el 24% solos, el 33% con familiares y el 11% con amistades.

Los entrevistados refirieron que su detención se dio en operativos, retenes carreteros o ferroviarios, a bordo de autobuses, en las inmediaciones centrales de las estaciones o en la calle.

Sólo uno manifestó que el agente del INM le mostró una identificación oficial, le explicó el motivo de la revisión y le enseñó la orden que autorizaba el operativo. Al ingresar a la estación migratoria, ninguno recibió información sobre sus derechos y obligaciones y solo uno tuvo la oportunidad de leer los documentos que firmó para su procedimiento administrativo migratorio.

La directora del Idhie, Rosario Arrambide González señaló que es evidente el endurecimiento de las medidas de detención de los extranjeros, hizo un llamado a las autoridades a acatar con seriedad el cumplimiento de violaciones a los derechos humanos, y dotar de políticas públicas para investigar y sancionar los abusos de poder por parte de los agentes.

Guillermo Yrizar Barbosa, responsable de Asuntos Migratorios del instituto, dijo que es importante considerar las alternativas de detención, a fin de que no se prive de la libertad a las personas por tiempos prolongados o que padezcan de condiciones dignas.

El equipo de la universidad Ibero, hizo un exhorto a las autoridades y sociedad civil a no criminalizar a las personas migrantes y a actuar en favor de los derechos humanos.