¡Comparte!

El coordinador de la bancada del PAN, en el Congreso local, Eduardo Alcántara Montiel, señaló que analizarán el sentido de su voto para prohibir las terapias de conversión en Puebla, pues excusó supuestos “errores” en la iniciativa.

En entrevista, refirió que uno de los problemas de la iniciativa del diputado de Morena, Carlos Evangelista Aniceto, es que se pretende castigar la discriminación y la violencia, cuando esto ya está tipificado como delito.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Al advertir eso, mencionó que habría una doble legislación sobre un tema que debe revisarse a nivel técnico, “más allá de las posiciones ideológicas o parciales” que podrían polarizar a la sociedad en torno a este tema, toda vez que ellos son un partido que representan un pensamiento de derecha.

Vayamos a la justa dimensión, atendamos el hecho y veamos si lo que se está proponiendo jurídicamente está bien o mal, luego si se vulneran o no los derechos humanos, es lo que habría que ver, lo que habría que sopesar, pero en su momento daremos nuestra posición en el Pleno.

Adelantó que el próximo martes se reunirá con los ocho diputados restantes de su bancada, quienes expondrán su punto de vista sobre la iniciativa. De ello, dependerá el sentido de su voto para prohibir las terapias de conversión en Puebla. Se espera que la reforma sea discutida en la Sesión Ordinaria del próximo 2 de junio.

Sin embargo, recordemos que la ideología del PAN es ultraconservadora, y que las terapias de conversión suceden porque existe la creencia que los homosexuales pueden “ser curados a través de una terapia”.

Resistencia del PAN, apegada a padres conservadores

Su excusa sobre los errores del dictamen es similar a la de la Asociación de Padres de Familia. Ellos indicaron que la reforma era ambigua en cuanto a la posible sanción. Toda vez que les preocupa ser enviados a prisión por influir en la orientación sexual de sus hijos.

Así como se está planteando tan abierta, nos ponen a los padres de familia en una condición donde tenemos una incertidumbre tan tremenda de responsabilidad con nuestros hijos. Es natural que cualquier padre quiera ayudar a sus hijos.

Y es que, la iniciativa plantea una pena de uno a tres años de cárcel contra las personas que realicen, promuevan o busquen alguna terapia de conversión en Puebla, como se le conoce a los mecanismos para cambiar la orientación sexual de una persona, a través de métodos que pueden implicar un maltrato físico o mental.

Te puede interesar: Panistas buscarán partida especial para combatir inseguridad en Puebla en 2023

BonoBus BUAP