¡Comparte!

Las familias de víctimas de feminicidios en Puebla como la pediatra Zyanya Figueroa Becerril, la abogada Minerva Calderón Hernández y la profesora Nazaria Iraís Simón Aguilar, se reunieron en el foro “Familias Rotas”, convocado en el Complejo Cultural Universitario (CCU) de la BUAP.

Para el relato de los tres casos expuestos dentro del ciclo “Otras Maternidades”, organizado por el área de Cultura y Librerías de la BUAP, participaron los padres de Minerva Calderón Hernández, Minerva Hernández Rodarte y Marcos Calderón Guzmán; la familia de Zyanya Figueroa Becerril, Martín Figueroa Torres y María Patricia Becerril Gómez, y la sobrina de Nazaria Iraís Simón Aguilar, Rocío Itzel Simón Aguilar.

Además, se abordó otro caso sin resolver por las autoridades poblanas. El de la joven veracruzana Diana Celina Gonzalez Hernández, cuyo feminicidio ocurrió hace más de 2 años. Así como el suicidio de su supuesto asesino, pues la Fiscalía General del Estado de Puebla ha dado carpetazo al asunto.

Además, estuvieron presentes los miembros del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), Carlos Humberto Olvera González y Mercedes Adriana Rubio Mendoza.

La organización ha apoyado a las familias de las víctimas y acompañado el caso de Zyanya Figueroa, quien desde hace 4 años ha sido bloqueado por la Fiscalía de Puebla para ser investigado como feminicidio en vez de suicidio.

Mara Castilla, un caso que marcó a las familias

Del diálogo entre las familias de víctimas de feminicidio, resaltó el hecho de que todos escucharon o fueron impactados por la historia de la estudiante de Derecho de la UPAEP, Mara Castilla Miranda, quien fue asesinada el 8 de septiembre del 2017 y cuyo feminicida, un chofer de Cabify, Ricardo Alexis N., fue sentenciado a 50 años de prisión.

La sentencia contra Ricardo Alexis es sólo una de las 14 sentencias en contra de feminicidas que existen en Puebla y las cuales fueron recordadas por la perito, Mercedes Adriana Rubio Mendoza del Observatorio.

Me puso en alerta sobre mi hija. Temía que algo pasara. No había pensado en que ella podía pasarle algo similar hasta que escuché de lo que pasó en Puebla con Mara Castilla”, recordó Patricia Becerril, la madre de Zyanya. “Hasta ese entonces todo era felicidad, mi hija era una profesional exitosa, estaba becada por la BUAP y hacía su especialidad en el Hospital del Niño Poblano”.

Unos días después del caso de Mara Castilla pasó el de mi tía. Fue el mismo mes”, recordó Rocío Simón. Aunque recientemente el caso de Nazaria Iraís tuvo un final medianamente satisfactorio para la familia porque dos de sus feminicidas fueron sentenciados a 60 años de prisión, la familia aún está intranquila.

Ellos todavía tienen un privilegio y pueden apelar. Estamos en eso esperando a la apelación. Pero pueden estar así cinco años. Nosotros podemos ya haber podido avanzar con nuestras vidas, pero si un día llega la apelación vamos a volver a esta situación… Sí fuimos un caso donde ha llegado la justicia, pero aún no estamos tranquilos”, relató Rocío Simón.

El caso del feminicidio de Nazaria Iraís se llevó casi 5 años exigiendo justicia. Rocío relató que toda la familia de la maestra de bachillerato en Cuautlancingo se unió y formó un solo bloque para moverse y tocar puertas. Además de estar detrás de funcionarios de Fiscalía y hacer ruido en medios de comunicación.

El juez Abelardo Gil impuso una pena de 60 años de prisión contra de Pablo N. y Juan Manuel N., dos de los tres señalados como feminicidas de Nazaria Irais Simón.

Foro “Familias Rotas”, en el CCU-BUAP.
Aspectos del foro “Familias Rotas”, en el Complejo Cultural Universitario (CCU) de la BUAP. Creditos: Especial

Las familias de Zyanya y Minerva, en pie de lucha

Junto con Patricia Becerril y Martín Figueroa, los miembros del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, Carlos Humberto y Mercedes Adriana, relataron lo complicado que se ha vuelto la relación con la Fiscalía General del Estado para que se investigue el asesinato de Zyanya como un suicidio.

Hoy 15 de mayo se cumplen 4 años que Zyanya fuera encontrada sin vida en la casa que rentaba con una compañera a unos pasos del Hospital del Niño Poblano donde ambas laboraban. La lucha de la familia Figueroa Becerril ha sido tener que recuperar toda la información valiosa y los indicios olvidados, perdidos, manipulados y desaparecidos, por los funcionarios de Fiscalía.

Incluso, durante el foro se recordó el penoso episodio ocurrido el 21 de mayo de 2021, cuando funcionarios de la Fiscalía de Puebla golpearon y gasearon a la familia de Zyanya, luego que se opusieran a la entrega de la casa donde fue encontrada la médico pediatra.

Una situación similar ocurre con los padres de Minerva Calderón, quienes recientemente estuvieron presentes en la apertura de la clínica jurídica que lleva el nombre de su hija en la Universidad Iberoamericana, y quienes se mantienen a la espera de conocer avances sobre la ubicación del paradero de su hija.

Mi hija es Minerva Calderón, la asesinaron el 21 de marzo del 2017. Era una joven bonita, estudiosa, trabajadora, no se metía con nadie. Su asesino, José Rodrigo está libre y viajando, lo han premiado sus padres, le han permitido y pagado una vida que no se merece. Y sus padres, médicos los dos y miembros de las familias de alcurnia de Puebla han permitido que escape”, relató Minerva Hernández, la madre de la abogada egresada de la Ibero.

A la familia originaria del estado de Durango se le complica dar seguimiento directo de las investigaciones por la lejanía. Recientemente pudieron recuperar la casa donde fue asesinada su hija en el fraccionamiento San José Vista Hermosa.

El asesino de mi hija, José Rodrigo, no tuvo piedad con ella, ella estaba en su casa. Se te pone chinita la piel de tan solo recordar cómo la dejó, después salió corriendo a pedir ayuda porque se había desgarrado la mano cuando la acuchilló. Lo atendieron médicos amigos de su papá en el Hospital Ángeles, nadie lo cuestionó. Su padre lo protegió. Lo identificamos ese mismo día, pero escapó con la complicidad de las autoridades”, relató doña Minerva.

El 23 de marzo de 2022, José Rodrigo cumplió 5 años prófugo. Durante esos cinco años sus padres, Minerva y Marcos y su hermano Othoniel, han exigido justicia, viajando cada que pueden de Durango para saber qué avance ha habido.

Pero no hay nada, nada nuevo. Quiero tener fe en las autoridades, en los fiscales. Pero no hay nada, no te dan avances, nos mandan con funcionarios que no tienen idea del caso, sabemos más nosotros, hemos conseguido más información a través de mi hijo. Es indescriptible este dolor de no tener justicia”.

El foro y transmisión en vivo, que también se distribuirá en los canales oficiales de Librerías BUAP, sirvió para el encuentro y aliento entre las familias de las víctimas de feminicidio en Puebla y recalcar el llamado de justicia para estos y otros tantos casos que se encuentran estancados entre los expedientes de la Fiscalía.

Foro “Familias Rotas” en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP
Hot Sale Estrella Roja
Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...