Autocuidado para principiantes

Afortunadamente, a últimas fechas este concepto de autocuidado se ha vuelto viral y podemos encontrar tips para lograrlo en cualquier fuente: Instagram, TikTok, Facebook, etc. El autocuidado no es únicamente tener una rutina matutina que incluya meditación, un buen té o leer un libro. Tampoco se reduce únicamente a hacer ejercicio o a tener un buen cuidado de la piel. Estos son pasos valiosos pero un autocuidado integral va más allá, incluso a cosas que quizá no te imaginas. Aquí te cuento un poco al respecto.

Primero que nada: ¿CÓMO SABER SI EL AUTOCUIDADO ESTÁ FALLANDO?

Los síntomas de que dejamos de cuidarnos son a veces muy sutiles, por lo que es fácil dejarlos pasar o esconderlos tras excusas como “no tengo tiempo”, “he tenido mucho trabajo”, etc. Sin embargo, el autocuidado debe estar presente siempre, con más razón en tiempos de crisis. Aquí te menciono algunos síntomas de que no estás cuidando adecuadamente de ti:

  • Accedes a cosas, favores o situaciones cuando en realidad quisieras negarte.
  • No dices nada cuando las cosas te lastiman o te molestan y sólo las dejas pasar.
  • Tratas de complacer a las personas a tu alrededor: familia, amigos, pareja, compañeros.
  • Te preocupa mucho no caerle bien a otras personas.
  • Minimizas tus necesidades por atender las de los demás.
  • Dejas de lado tus valores y creencias en la vida para “no molestar” o no discutir.
  • Tu salud física y mental se ha deteriorado.

¿Te identificas con estos síntomas? Te platico un poco sobre la solución:

Llamamos autocuidado a una serie de herramientas que aplicamos en nuestra vida para salvaguardar nuestra salud física y mental, así como la salud de nuestras relaciones con otras personas. Estas herramientas pueden practicarse de manera cotidiana, pero están diseñadas también para prevenir, evitar o resolver crisis y hacerte la vida más fácil cuando estás pasando por una situación difícil en la vida.

Empezaré enlistando las herramientas de autocuidado más sencillas que puedes aplicar día con día, después iremos progresando hasta las más complejas y que quizá no habías pensado que necesitabas.

AUTOCUIDADO COTIDIANO:

  • Toma suficiente agua: parece lo más básico, pero la deshidratación está ligada al aumento en los niveles de ansiedad, a la falta de memoria a corto plazo y a la poca atención que puedes darle a algo. Una persona permanentemente deshidratada tendrá una capacidad intelectual y física disminuida.
  • Come por lo menos, tres veces al día: Sí, lo sé, el trabajo, la prisa, la rutina… Hay poco tiempo disponible, pero en tus prioridades siempre debe estar comer. El intestino es el “segundo cerebro” y su buen funcionamiento asegura la producción de neurotransmisores básicos para regular nuestro estado de ánimo como la serotonina, la dopamina y la oxitocina. Hay múltiples estudios que hablan del ayuno prologado o de una alimentación deficiente como causas frecuentes de depresión entre personas de 20 a 45 años. Date tiempo, sólo necesitas 20 minutos por comida, ese mismo tiempo se te puede ir viendo el celular.
  • Muévete: el cuerpo tiene necesidad de movimiento para mantenerse en funcionamiento óptimo. Si las articulaciones no se mueven o tenemos una vida sedentaria, se rigidizan causando dolor articular y muscular. No se trata de ir al gimnasio forzosamente, sino de idearte planes que te ayuden a moverte: bailar, caminar a tu escuela o trabajo, ve en bici, subir y bajar escaleras en lugar de usar elevadores, hacer estiramientos, nadar, correr, etc. Existen muchas aplicaciones que te ayudan a poder ejercitarte de manera segura en casa, muchas veces usando tu propio peso. Échale ojo a la de Nike+ que viene bastante completa. Por supuesto, si puedes incorporar el ejercicio a tu rutina al menos tres veces por semana, tendrás una vida mucho mejor.
  • Juega con tus mascotas: las personas que tienen mascotas suelen tener menor riesgo de deprimirse debido a que el contacto con ellas produce oxitocina. Los animales son verdaderamente, terapeutas en casa. Recomiendo muchísimo que, si tienes mascota, inviertas tiempo en el paseo, el juego, acariciándole, y verás que tu vida será mejor.
  • Apaga el teléfono: la vida actual nos ha hecho creer que debemos estar accesibles y disponibles todo el tiempo, esto no es verdad y tampoco es adecuado. Respeta tus horas de descanso dejando el teléfono de lado, especialmente en las noches, al menos media hora antes de dormir para que tu cerebro no esté sobrestimulado por la pantalla.
  • Haz algo que te divierta: puede ser ver una serie ligera -mis favoritas para esto son The Office, Brooklyn 99 o Parks and Recreation-, haz una lectura de algún tema que te interese, habla con un amigo/a con quien te rías mucho, etc. Reír diariamente ayuda a mantener nuestro corazón y nuestra mente sanos.
  • Ten una buena higiene del sueño: ve a dormir a la misma hora y despierta más o menos a la misma hora todos los días. Procura que tus horas de sueño sean al menos siete por noche.

AUTOCUIDADO INTERMEDIO

Una vez que has dominado el autocuidado diario podemos pasar al siguiente nivel que es muy importante, tanto para ser personas funcionales, como para cuidar de nosotros a largo plazo.

  • Ve al dentista: es primordial ir al dentista una vez cada seis meses a revisión o profilaxis, o al menos, una vez al año, SIEMPRE Y CUANDO no tengas problemas. Si se rompe alguna pieza dental, tienes dolor, escoriaciones o cualquier molestia: ve de inmediato. Los dientes y la salud de nuestra boca es fundamental para procesar nuestros alimentos y para tener calidad de vida a largo plazo.
  • No olvides tu chequeo médico anual: hay personas que no tienen la costumbre de asistir al doctor mientras no estén enfermos, sin embargo, un chequeo cotidiano puede ahorrarte muchas molestias. Cualquier enfermedad crónica diagnosticada y tratada a tiempo hace un mundo de diferencia en el pronóstico de esta y en tu calidad de vida. En la salud, la mejor inversión siempre es la prevención.
  • Haz un ahorro semanal: una forma de medir la autoestima de una persona es ver que ha sido capaz de generar un ahorro “por si algo pasa”. Esto quiere decir que estás previendo tener las posibilidades económicas de enfrentar cualquier adversidad o sorpresa que pudiera presentarse, ya sea este un desperfecto en casa, un problema de salud, algún gasto familiar excepcional, etc. Guardar dinero de manera cotidiana te ayudará a tener el hábito de ahorrar y también te ayudará a mejorar tus hábitos de consumo. No importa si tu ahorro semanal empieza siendo de $10, a la larga, lo irás incrementando según veas su funcionalidad. Cuida tu dinero, no lo odies deshaciéndote de él gastando en cosas que no necesitas.
  • Aprende a decir que NO: esto podría resultar evidente, pero muchas veces durante nuestra vida, nos dejamos controlar por las expectativas de los demás sobre nosotros, tratamos de quedar bien o pensamos que “nada nos cuesta” hacer ese favor. Una parte importante del autocuidado es aprender a decir que no cuando identificamos que no tenemos los recursos, el tiempo o la energía de llevar a cabo esas actividades extra que nos solicitan los demás, ya sea pasar a recoger algo, prestar dinero o asistir a cualquier evento o convivencia.
  • Cuida tu pila social: aprende a distinguir cuando la convivencia social te agota o drena tu energía. En esos momentos, lo importante es tomar un tiempo a solas para descansar, reordenar tus ideas o tus sentimientos y reagrupar fuerzas para volver a convivir. Quienes trabajamos en continuo contacto con personas debemos tener especial cuidado con el desgaste que las relaciones interpersonales nos producen, pues podemos llegar a una condición llamada “burn out por empatía.”

AUTOCUIDADO AVANZADO

Lo que viene en esta sección ya es un nivel pro de cuidado personal a mediano y largo plazo. Son cosas que usualmente no identificaríamos como autocuidado o que solemos postergar porque son la parte más difícil de llevar a cabo, pero créeme, vale la pena.

  • Adquiere un seguro de gastos médicos mayores: los seguros son esas cosas que uno compra deseando no utilizarlas, pero son más que necesarios. Yo tuve que aprenderlo a la mala a los 30 años, cuando una apendicitis me dejó en bancarrota. Hay muchas opciones que se pueden adecuar a tus necesidades. Investiga, infórmate y no dejes pasar más tiempo antes de adquirir un seguro que te dé tranquilidad de poder recibir la atención médica que necesites, especialmente, si eres profesional independiente -como yo- y no tienes acceso a los servicios públicos de salud.
  • Aprende sobre finanzas personales: no es lo mismo creer que estamos haciendo lo mejor que podemos con el dinero que recibimos a darte cuenta de que hay opciones más inteligentes de manejarlo. Cualquier ingreso se puede optimizar con las herramientas adecuadas. Nos han hecho creer que acumular billetes es una buena opción, cuando hay otras formas de que ese dinero sea más útil y no te quedes sin liquidez. Busca cursos o asesorías sobre finanzas. Esto ha sido de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, no te vas a arrepentir.
  • Planea tu retiro: para como va este país, trabajaremos hasta los 80 años, sin embargo, entre más joven comiences a trazar estrategias para tu retiro, éste puede volverse más digno aún si no recibirás una pensión. Cuando estamos jóvenes creemos que nunca lo vamos a necesitar, pero no es lo mismo empezar a planear tu retiro desde los 25 años que comenzar a los 45. Tómate el tiempo de revisar tus opciones y de ir construyendo el futuro que quieres para ti.
  • Divórciate: pero no necesariamente de tu pareja, sino de todas aquellas personas, vínculos y relaciones que te desgastan, te lastiman y te dañan. No estamos atados a vivir cerca de personas que nos hacen daño, incluso si son nuestra propia familia. Aprender a poner sana distancia en los vínculos te ayudará a ser libre, sentirte en plenitud y ser feliz. Aquí siempre aplica eso de “más vale solx, que mal acompañadx”, es regla de vida.

¿Cuántos de estos tips de autocuidado conocías? ¿Los aplicas?

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas a través de mis redes sociales públicas. Tanto en Instagram como en Twitter, me encuentras como @psicobetza

Betza Vancini

Betzabé Vancini

Psicoterapeuta con enfoque humanista existencial egresada de la Maestría en Psicoterapia y Psicología Clínica de la Universidad Iberoamericana Puebla. Tiene una especialidad en terapia basada en la...