Amor sano en pareja

Llegó San Valentín y muy a pesar de que sabemos que es una fecha que pudiera pasar desapercibida para muchos, también es siempre un buen pretexto para hablar del amor, especialmente, del amor sano.

Hace poco leía en Twitter que nos clavamos tanto en la idea del amor romántico que cuando se nos presenta el amor sano, no lo reconocemos como tal. Estoy de acuerdo en eso. Durante décadas hemos normalizado el amor romántico con todo y su patología: drama, dependencia, celos, tragedia, apego, etc., que parece que se nos ha olvidado por completo lo que significa tener un “amor bonito.” Pero no te preocupes porque hoy te hablaré del amor sano en pareja paso a paso.

Entendemos como “amor sano” una relación en la que ambas personas pueden crecer, expresarse con libertad, mantener su individualidad y su autenticidad, así como tener muestras mutuas de cariño y cuidado. En este tipo de relaciones de pareja predomina la estabilidad y la paz, sin embargo, no se trata de una relación aburrida, sino de una relación divertida que carece de autodestrucción y de la intensidad del drama. Si crees que la estabilidad es aburrida, tal vez te convenga hablarlo en terapia (guiño-guiño).

CARACTERÍSTICAS DEL AMOR SANO:

  • Resuelven sus dificultades hablando y ambxs son capaces de pedir disculpas cuando la situación lo amerita.
  • No hay drama.
  • Pasan tiempo de calidad sin importar la actividad que realicen.
  • Cada quien tiene su espacio personal para su familia, su trabajo, sus amigxs o para descansar.
  • Conocen la forma de expresar amor del otrx y no exigen que toda expresión sea en los mismos términos.
  • No hay competencia entre ustedes, más bien, saben ser equipo.
  • No hay celos ni la necesidad de ser una absoluta prioridad en la vida de la pareja.
  • Ambxs mantienen su personalidad bien definida y no se han “amalgamado.”
  • Pueden hablar de todo: desde lo más trivial hasta lo más profundo.
  • Se muestran tal y como son.
  • Respetan las diferencias que pueden tener en gustos o actividades.
  • Tienen un plan de vida afín.
  • Tienen silencios cómodos y disfrutan el momento.
  • Si no están juntxs se extrañan, pero no dependen.
  • No se escriben o llaman todo el tiempo, sino que administran bien su tiempo juntxs o separadxs.
  • No se sienten obligadxs a cambiar u ocultar partes de su personalidad.

Uno de los criterios más importantes para tener una relación de pareja sana es entender que la relación de pareja es un PLUS POSITIVO en tu vida. Es decir, que tu vida debe ya estar estable y debes haber trabajado lo suficiente en ti como para poder compartir ese aprendizaje con otra persona. Escoger pareja por mera necesidad de compañía es como ir al supermercado con hambre: vas a agarrar cualquier cosa. Sin embargo, cuando encuentras comodidad y crecimiento en soledad, es factible que cuando sientas que es momento de tener pareja lo hagas desde una motivación más auténtica, que te permita saber qué tipo de relación estás buscando y cuáles son las aportaciones que tú puedes hacer para que esa relación se dé de la mejor manera posible. Por ejemplo, si buscas una relación estable y sin drama, pero no has trabajado tu problema de celos o inseguridad, lamento decirte que no la vas a encontrar. Cuando no estamos bien o no hemos sanado el daño emocional de las relaciones pasadas, no podemos contribuir de manera óptima para crear una relación sana. Suena repetitivo pero una relación sana comienza por ti.

Ahora, si bien el crecimiento personal de tu pareja es SU TAREA y no la tuya, hay cosas que puedes hacer por ti y por la relación para que vayan transitando hacia una relación sana que les permita sentir amor de manera libre y bonita.

QUÉ PUEDES HACER PARA MEJORAR TU RELACIÓN:

  • Trabaja en las cicatrices que te hayan dejado las relaciones de tu pasado. Recuerda: no le puedes cobrar los platos a quien no los rompió.
  • Observa tus patrones de conducta en las relaciones, ¿los repites? ¿Desconfías siempre, saboteas? Ojo ahí, eso es tuyo.
  • Checa tu autoestima y trabaja en ella porque mientras no te sientas bien contigo, cualquier cosa y cualquier persona será “una amenaza” para tu relación.
  • Aprende a expresarte de manera asertiva, sin chantaje ni manipulación. Expresa tus necesidades con claridad y con respeto por la perspectiva de tu pareja.
  • Evita los berrinches: obligar a la otra persona a darte lo que quieres ‘para que no te enojes’ no es una forma sana de relacionarte. Todo lo contrario.
  • No aceleres las cosas: tal como la buena comida, el amor lleva su tiempo y presionar para “avanzar” en la relación es contraproducente la mayoría de las veces.
  • Valora lo que tu pareja hace por ti y agradécele. Es importante reconocer los buenos gestos y hacerle saber que valoras su intención.
  • ¡Déjate querer! Tal vez seas -como yo- un gato arisco a quien le cuesta trabajo dejarse consentir y apapachar, pero aprender a recibir afecto también es parte de crecer como persona y de mejorar la relación.

El amor de pareja es bonito y te da paz. Si no es bonito y te quita la paz, entonces no es amor y ahí no es. No vinimos a este mundo a sufrir catástrofes amorosas sólo porque nos han hecho creer que eso es “lo normal.” Hay mucho por hacer para que cada vez más personas entiendan y experimenten un amor sano que les permita vivir en plenitud.

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas a través de mis redes sociales. Tanto en Instagram como en Twitter me encuentras como @psicobetza

BONOBUS
Betza Vancini

Betzabé Vancini

Psicoterapeuta con enfoque humanista existencial egresada de la Maestría en Psicoterapia y Psicología Clínica de la Universidad Iberoamericana Puebla. Tiene una especialidad en terapia basada en la...